Saltar al contingut Saltar a la navegació Informació de contacte

El Ayuntamiento acompañará al vecindario en el cambio de nombre de la plaza Nova por plaza Neus Català i Pallejà El Consistorio asumirá la mayoría de las gestiones derivadas de este cambio de dirección, como la modificación del padrón o la notificación a las empresas de suministros https://www.rubi.cat/es/actualidad/noticias/el-ayuntamiento-acompanara-al-vecindario-en-el-cambio-de-nombre-de-la-plaza-nova-por-plaza-neus-catala-i-palleja/@@images/image/preview

El Ayuntamiento acompañará al vecindario en el cambio de nombre de la plaza Nova por plaza Neus Català i Pallejà

El Consistorio asumirá la mayoría de las gestiones derivadas de este cambio de dirección, como la modificación del padrón o la notificación a las empresas de suministros
Neus Català residió en esta plaza durante más de veinte años (foto: Ayuntamiento de Rubí - Localpres).
Neus Català residió en esta plaza durante más de veinte años (foto: Ayuntamiento de Rubí - Localpres)

El Ayuntamiento ya está trabajando para acompañar a los vecinos y vecinas en el proceso de cambio de nombre de la plaza Nova por plaza Neus Català i Pallejà. Está previsto que el rebautizo de esta zona del barrio de Les Torres se haga efectivo en abril, una vez sea aprobado de manera oficial por el Pleno municipal y coincidiendo con el segundo aniversario de la muerte de la superviviente de Ravensbrück.

Para garantizar que el cambio de nombre comporte las mínimas molestias al vecindario, el Ayuntamiento asumirá la mayoría de las gestiones asociadas. Estas incluyen la notificación de la nueva denominación, por parte del Consistorio, a todos los servicios municipales; a las administraciones supramunicipales, y, en particular, el Departamento de Salud para la actualización de los datos de la tarjeta sanitaria; al Catastro –a través del cual la información también llegará a la Agencia Tributaria–; a las agencias inmobiliarias; a las notarías; al Registro de la Propiedad, y a las diferentes empresas de suministros. Además, el Ayuntamiento también se encargará de actualizar la información que consta en Google para evitar que se produzcan problemas, por ejemplo, en el reparto de paquetería y pedidos a domicilio.

En cuanto al padrón municipal, el Ayuntamiento procederá al cambio automático de dirección. Los vecinos y vecinas podrán obtener el nuevo volante de empadronamiento de manera gratuita desde la Sede Electrónica del Ayuntamiento o bien solicitarlo en la Oficina de Atención a la Ciudadanía (OAC). Además, recibirán en su domicilio el certificado del acuerdo de Pleno sobre el cambio de nombre, que les podrá facilitar otras posibles gestiones.

El concejal de Memoria Histórica, Pablo Navarro Cano, ha explicado que todas estas medidas facilitarán el cumplimiento del compromiso adoptado por la Junta de Portavoces del Ayuntamiento el 25 de julio de 2019: "Rubí tendrá finalmente un espacio dedicado a la memoria de Neus Català i Pallejà y, por extensión, de todas las personas que sufrieron la deportación. Y no solo eso, porque nuestro deseo es que esta plaza sea pronto un referente pedagógico y cultural en materia de derechos humanos para las generaciones de la ciudad presentes y futuras". Con esta voluntad, la futura plaza Neus Català i Pallejà formará parte de las visitas guiadas organizadas por el Ayuntamiento para dar a conocer las Stolpersteine ​​que hay en la ciudad en recuerdo de los once rubinenses que fueron deportados a los campos de concentración nazis.

   

Personaje histórico

Al estallar la Guerra Civil, Neus Català i Pallejà organizó las Juventudes Socialistas Unificadas (JSU) de su pueblo natal, Els Guiamets, y se afilió al Partido Socialista Unificado de Cataluña (PSUC). En 1939 cruzó la frontera hacia Francia con unas 180 criaturas refugiadas de la Colonia infantil Les Acàcies de Premià de Dalt, donde trabajaba como jefa sanitaria. Una vez en el exilio, participó plenamente en actividades de la Resistencia.

El 1943 fue denunciada a los nazis, detenida y recluida en la cárcel de Limoges. En 1944 fue deportada a Ravensbrück, un campo de concentración situado a 90 km de Berlín y, posteriormente, trasladada a Flossenbürg, en la antigua Checoslovaquia. En total, fueron quince meses en los "campos de la muerte" hasta su liberación por soldados del ejército aliado, en mayo de 1945.

Desde entonces, Català estuvo comprometida con la memoria de las víctimas del nazismo y el fascismo; primero desde Francia, donde continuó la lucha clandestina contra el franquismo, y luego desde Rubí, donde vivió durante más de veinte años en el barrio de Les Torres. Los últimos años de su vida los pasó en Els Guiamets.