Saltar al contingut Saltar a la navegació Informació de contacte

Unas obras en la carretera de Terrassa obligan a desviar parte del tráfico de esta vía por la C-1413a Desde el mes de mayo, el Ayuntamiento está renovando varios tramos de acera en los polígonos industriales de la ciudad en el marco del Plan de inversiones https://www.rubi.cat/es/ayuntamiento/comunicacion/sala-de-prensa/notas/unas-obras-en-la-carretera-de-terrassa-obligan-a-desviar-parte-del-trafico-de-esta-via-por-la-c-1413a/@@images/image/preview

Unas obras en la carretera de Terrassa obligan a desviar parte del tráfico de esta vía por la C-1413a

Desde el mes de mayo, el Ayuntamiento está renovando varios tramos de acera en los polígonos industriales de la ciudad en el marco del Plan de inversiones

El Ayuntamiento de Rubí ha iniciado esta semana las obras para habilitar una nueva acera en el tramo de la carretera de Terrassa comprendido entre la rotonda que enlaza con el paseo de la Riera y la comisaría de la Policía Local. Esta es una de las actuaciones incluidas en el proyecto de adecuación de varias aceras ubicadas en los polígonos industriales de la ciudad que el Ayuntamiento puso en marcha en mayo en el marco del Plan de inversiones financieramente sostenible 2014-2015.

En la carretera de Terrassa, el consistorio tiene previsto arreglar dos tramos de acera, que en algunos puntos son discontinuas. La acera que viene de la rotonda que enlaza con el paseo de la Riera queda interrumpida en uno de sus lados ─el del otro lado de la comisaría de la Policía Local─, donde hay una franja de tierra y árboles que, a pesar de no ser una zona de estacionamiento, hasta ahora era utilizada para aparcar vehículos de forma discrecional. En el otro extremo, en la curva, la acera también queda interrumpida, provocando que los peatones tengan que circular unos metros por el arcén de la carretera.

En el primer caso, se quiere crear el tramo de acera inexistente, que tendrá una anchura variable de entre 3,70 y 4,78 m. Estas obras se han iniciado esta semana y comportarán que, a partir de este miércoles y durante unas tres semanas, los vehículos que circulen en dirección a Terrassa deban desviarse por la carretera de Sabadell (C-1413a). Los espacios sin pavimentar que hasta ahora eran utilizados de forma irregular como aparcamiento serán sustituidos por la nueva acera, sobre la que no se podrá estacionar.

En el caso de la zona de la curva, justo en el puente que pasa por encima del torrente, la nueva acera tendrá una anchura de entre 2,35 y 3 m, enlazando con la nueva alineación de la calle Avinyó, con una anchura de 1,35 m. Estos trabajos se ejecutarán más adelante.

Precisamente la de la calle Avinyó es otra de las aceras que se está arreglando en el marco de este proyecto. Hasta ahora, esta vía era de plataforma única, con doble sentido de circulación, sin franja de estacionamiento y con un volumen importante de circulación peatonal. Los trabajos permitirán elevar la acera actual (que tendrá 1,80 m de ancho) y crear una nueva en el otro lado (de 1,40 m) para que los peatones dispongan de pasos accesibles y seguros. Una vez finalicen las obras, la calle Avinyó se convertirá en una vía de un único sentido, en dirección al paseo de la Riera. Aparte de mejorar la conexión con la carretera de Terrassa, también se alinearán las aceras del cruce con el paseo de la Riera. Estos trabajos está previsto que finalicen a finales de esta semana.

Obras ejecutadas
Las otras dos actuaciones incluidas en este proyecto ─en la avenida Can Rosés y en la calle Schumann─ ya han finalizado.

Las obras en la avenida Can Rosés han consistido en mejorar el pavimento y construir los vados de los pasos de peatones para hacerlos accesibles, dando continuidad a los de la otra acera, que ya fue objeto de mejora en 2013 en el marco del Plan de choque en los polígonos. En aquella ocasión se renovó una de las aceras centrales (la norte), mientras que ahora se ha arreglado la otra (la sur), siguiendo los mismos criterios. También se han retirado los chopos que había actualmente, ya que sus raíces causaban muchos desperfectos en el pavimento, y se han colocado ejemplares de liquidámbares.

En el caso de la calle Schumann (PAE Can Jardí), donde recientemente ya se renovó una de las aceras, ahora se ha continuado aquella actuación arreglando la otra acera. Se ha ampliado sensiblemente su anchura, que ha pasado a tener 1,80 m, y se han creado los vados en los pasos de peatones.

Todos estos trabajos han sido adjudicados a la empresa Constraula Engineria i Obres SAU por importe de 282.519,35 euros.