Saltar al contingut Saltar a la navegació Informació de contacte

Salud Pública recuerda que las altas temperaturas pueden favorecer la aparición de brotes de toxiinfecciones alimentarias Los factores que más contribuyen son la falta de limpieza, la cocción insuficiente o la contaminación entre los alimentos crudos y los ya cocinados https://www.rubi.cat/@@site-logo/ajuntament-de-rubi.svg

Salud Pública recuerda que las altas temperaturas pueden favorecer la aparición de brotes de toxiinfecciones alimentarias

Los factores que más contribuyen son la falta de limpieza, la cocción insuficiente o la contaminación entre los alimentos crudos y los ya cocinados
Durante los meses de verano se crean las condiciones favorables para que aparezcan algunos tipos de toxiinfecciones alimentarias, unas enfermedades que se manifiestan sobre todo con síntomas digestivos, como los vómitos y las diarreas, y que se producen cuando una persona consume un alimento contaminado por bacterias, como la salmonela. Las altas temperaturas, unidas al cambio de hábitos y al hecho de preparar comidas para consumir fuera de casa, pueden aumentar los riesgos de contaminación alimentaria.

La Agència de Salut Pública de Catalunya (ASPCAT) destaca que los factores contribuyentes más habituales en las toxiinfecciones alimentarias, según los datos recogidos en los últimos años, son la falta de limpieza de los utensilios, manos y otras superficies de contacto con los alimentos, la cocción insuficiente de los alimentos, la contaminación cruzada entre los alimentos crudos y los ya cocinados y la temperatura inadecuada de conservación. Para corregir estos factores se recomienda seguir los diferentes consejos de seguridad en función de cada etapa por la que pasan los alimentos, desde la compra hasta el consumo.

En este sentido, la Agència de Salut Pública reitera que siempre hay que tener en cuenta las cuatro normas básicas de seguridad alimentaria: limpiar las manos, utensilios, superficies y alimentos; separar los alimentos crudos de los cocinados, así como también utilizar utensilios diferentes para manipular unos y otros; cocinar suficientemente los alimentos y recalentar correctamente la comida en caso de que se tenga que volver a consumir, y enfriar lo antes posible los alimentos cocinados, ya que no es recomendable mantenerlos a temperatura ambiente durante más de dos horas.