Saltar al contingut Saltar a la navegació Informació de contacte

La campaña de danzas tradicionales del Ayuntamiento de Rubí, al alcance de todos La propuesta, que se hace en las escuelas de la ciudad, ha sido incluida en la web de la Asociación Internacional de Ciudades Educadoras. https://www.rubi.cat/@@site-logo/ajuntament-de-rubi.svg

La campaña de danzas tradicionales del Ayuntamiento de Rubí, al alcance de todos

La propuesta, que se hace en las escuelas de la ciudad, ha sido incluida en la web de la Asociación Internacional de Ciudades Educadoras.
La Campaña de Danzas Tradicionales que el Ayuntamiento de Rubí realiza en los centros públicos de Educación Infantil y Primaria de la ciudad ha sido incluida en la web de la Asociación Internacional de Ciudad Educadoras como ejemplo de experiencia innovadora que se realiza en las escuelas.

La actividad consiste en diez sesiones de danza en los colegios, a lo largo del curso, que hacen los alumnos desde P-3 hasta 6 º de primaria en las que, conducidos por monitores del Esbart Dansaire de Rubí, los escolares trabajan la expresión corporal y artística y desarrollan la imaginación y la creatividad a partir de actividades complementarias. Además, a finales de abril, coincidiendo con la celebración del Día Internacional de la Danza, se organiza un baile colectivo de los alumnos de 2 º y 4 º de primaria, en el que este año han participado 850 escolares.

La experiencia, que nace en 1987, parte de un contexto en el que en Cataluña había muy poco conocimiento de la cultura tradicional catalana y, aprovechando el bagaje del Esbart Dansaire de Rubí, se propuso iniciar este proyecto con la idea de acercar la danza popular al alumnado de educación primaria de la ciudad.

Rubí, ciudad educadora

El proyecto Ciudades Educadoras, al que Rubí se encuentra adherida desde sus inicios y que este año celebrará su 11º Congreso, se inició como movimiento en 1990 con motivo del I Congreso Internacional de Ciudades Educadoras en Barcelona, cuando un grupo de ciudades representadas por sus gobiernos locales planteó el objetivo común de trabajar conjuntamente en proyectos y actividades para mejorar la calidad de vida de los habitantes, a partir de su implicación activa en el uso y la evolución de la propia ciudad y de acuerdo con la carta aprobada de Ciudades Educadoras. Posteriormente, en 1994 este movimiento se formaliza como Asociación Internacional en el III Congreso celebrado en Bolonia.