Saltar al contingut Saltar a la navegació Informació de contacte

El Ayuntamiento de Rubí espera abrir el Centro de danza coincidiendo con el inicio del nuevo curso La Junta de Gobierno Local aprobará el proyecto ejecutivo el lunes. https://www.rubi.cat/@@site-logo/ajuntament-de-rubi.svg

El Ayuntamiento de Rubí espera abrir el Centro de danza coincidiendo con el inicio del nuevo curso

La Junta de Gobierno Local aprobará el proyecto ejecutivo el lunes.
Una vez el consistorio haya aprobado el proyecto y se hayan licitado las obras, se iniciarán los trabajos de remodelación de la Espona para que este edificio pueda convertirse en la sede central del futuro Centro de la Danza Tradicional Catalana, una red de centros dedicados a la danza territorial repartidos por toda Cataluña.

El objetivo principal de esta red será crear circuitos, vínculos e intercambios, además de compartir experiencias, contenidos, material, estudios, producciones y actividades relacionadas con la danza tradicional catalana. Actualmente, en Cataluña no hay ningún centro de alcance nacional dedicado en exclusiva a la danza tradicional.

El nuevo Centro de la Danza Tradicional Catalana dispondrá de espacios de encuentro, de diferentes salas de ensayo insonorizadas y salas de trabajo, aparte de espacios destinados al archivo y almacenamiento del material del Esbart Dansaire de Rubí, que convertirá la Espona en su sede oficial.

El edificio cuenta con un espacio total de unos 1.000 m2 distribuidos en 4 plantas, dos de las cuales dispondrán de un altillo.

La planta baja (310 m2) acogerá una sala de ensayo para el Esbart Dansaire de Rubí, que incluirá una grada de madera con un aforo máximo de 39 personas. Las paredes se cubrirán con diferentes espejos y, además, se instalará un balcón para que el coreógrafo pueda visualizar a los bailarines desde una posición elevada. El suelo se cubrirá con un parquet de 4 cm de espesor, óptimo para el tipo de actividad que se realizará. Esta planta también dispondrá de un altillo (76 m2) con una sala de reuniones con capacidad para 20 personas, que se podrá dividir gracias a una mampara.

La primera planta (310 m2), que será ocupada por el Centro de la Danza Tradicional Catalana, contará con una sala polivalente para realizar calentamientos previos a los ensayos y actividades de preparación, una sala de ensayo y los vestuarios femeninos y masculinos, estos últimos ubicados en un nuevo altillo (97 m2).

La segunda planta (62 m2), situada en la torre del edificio, dispondrá de una pequeña sala de espera, así como del despacho de administración y dirección del centro.

Por último, el sótano (157 m2) se utilizará como almacén y vestuario para el Esbart Dansaire de Rubí.

La remodelación de la Espona supone la recuperación de un espacio industrial de la ciudad que, además, contribuirá a la democratización de la cultura. Este no es el único edificio industrial que el Ayuntamiento de Rubí está transformando y adaptando a nuevos usos. Otro ejemplo es el de la nueva Biblioteca, que se ha levantado la antigua fábrica Josa. Esto, según la alcaldesa Carme García Lores, responde a la voluntad del gobierno local de 'querer seguir siendo una ciudad industrial, pero adaptada al siglo XXI'.

García Lores también ha destacado la importancia de haber consensuado este proyecto tanto con el Esbart Dansaire de Rubí como con la Generalitat de Cataluña. Y ha agradecido la labor pedagógica realizada desde el Centro de Promoción de Cultura Popular y Tradicional Catalana para explicar al resto de grupos de esbarts del país, intentando no herir sensibilidades, por qué se había escogido Rubí para instalar la sede de este centro.

En este sentido, el secretario general de Cultura i Mitjans de Comunicació de la Generalitat, Lluís Noguera, ha destacado la apuesta del gobierno catalán por descentralizar los equipamientos culturales, ubicándolos fuera de Barcelona. De hecho, el caso del Centro de la Danza Tradicional Catalana no es único: el gobierno ha anunciado recientemente que el futuro Museo del Cómic se instalará en Badalona. Según Noguera, 'Catalunya es más que la capital y descentralizar estos equipamientos también es una manera de construir el país'. Por su parte, el concejal de Identidad y Proyección Exterior, Martí Pujol, se ha mostrado 'orgulloso de que este equipamiento, un proyecto de ámbito nacional, se haya proyectado en Rubí'.

El coste total de las obras es de 550.000 €. El Ayuntamiento de Rubí se hace cargo de buena parte del gasto de ejecución de los trabajos (400.000 €) y los 150.000 € restantes los asume la Generalitat de Catalunya.

Generalitat y Ayuntamiento se harán cargo a partes iguales del mantenimiento y funcionamiento anual del nuevo equipamiento. La voluntad es que los alumnos de la Escuela del Esbart ya puedan iniciar el nuevo curso en la Espona.