Saltar al contingut Saltar a la navegació Informació de contacte

Declaración institucional de rechazo a la supresión de servicios en el CAP de Rubí por el ERE previsto de Mutua de Terrassa La Alcaldesa y los portavoces han recibido una representación de trabajadores que han alertado sobre la futura desaparición de los servicios de reumatología, rehabilitación y endocrinología. https://www.rubi.cat/@@site-logo/ajuntament-de-rubi.svg

Declaración institucional de rechazo a la supresión de servicios en el CAP de Rubí por el ERE previsto de Mutua de Terrassa

La Alcaldesa y los portavoces han recibido una representación de trabajadores que han alertado sobre la futura desaparición de los servicios de reumatología, rehabilitación y endocrinología.
Una representación de trabajadores del Rubí gestionado por Mutua de Terrassa han informado a la alcaldesa, la concejala de Salud y los portavoces de todos los grupos municipales de cuál será la repercusión social que tendrá en Rubí el expediente de regulación de empleo (ERE) presentado por la empresa el pasado 30 de junio. En concreto, la ciudad de Rubí se quedaría sin los servicios de rehabilitación (que actualmente tiene una lista de espera de 900 personas), reumatología y el de endocrinología.

Son servicios que atienden, por ejemplo, a personas diabéticas que necesitan revisiones periódicas, a las que padecen de cáncer de tiroides o a las mujeres que periódicamente hacen revisiones para la prevención del cáncer de mama. De aprobarse el ERE, estas personas se quedarían sin este recurso gratuito sanitario porque, no sólo desaparecerían en Rubí sino en todo el resto de territorio. La alternativa para acceder a estos especialistas, a partir de finales de septiembre, fecha prevista por los trabajadores para el cierre de los servicios, sería la sanidad privada.

Más allá de los servicios concretos que se cierran al Rubí, los trabajadores han apuntado que los rubinenses también se verían afectados por la reducción de servicios en el Hospital Mutua de Terrassa, como el de hematología, radiología o hemodiálisis, así como por el cierre de plantas que podrían colapsar con camas los pasillos de urgencias al no disponer de suficientes camas en planta.

Ante esta situación, los representantes de los trabajadores del CAP Rubí han querido alertar al consistorio del que consideran que tendrá 'una repercusión brutal entre la población, retrotrayéndonos en el tiempo al sistema sanitario de hace 40 años'.
Por ello, han pedido apoyo institucional para presionar a la Generalitat y a la empresa para el ERE no se salga adelante.

La alcaldesa, Carme García, ha propuesto hacer una declaración institucional conjunta consensuada de apoyo a los trabajadores del CAP Rubí y de rechazo a la desaparición de los servicios que se ofrecen en la ciudad. El contenido del documento se haría público a principios de la próxima semana.

De forma paralela, y también como medida de presión, los trabajadores quieren hacer una convocatoria a la ciudadanía para manifestarse el próximo 13 de julio, a partir de las 20 h, partiendo de los diferentes CAP de la ciudad y siguiendo un itinerario que aún está por determinar.

El ERE presentado por Mutua de Terrassa afectará a 884 trabajadores, el 35,4% de la plantilla total (2.497 personas) de los cuales 146 serán despedidos.
Con la plantilla actual, Mutua de Terrassa da cobertura sanitaria gratuita, en concertación con la Generalitat, a una población que supera los 400.000 habitantes (Rubí, Terrassa, Sant Cugat, Matadepera, Castellbisbal, Viladecavalls, Vacarisses, Ullastresll, Sant Quirze y algún sector de Sabadell). La empresa argumenta que los recortes sanitarias anunciados por el gobierno autonómico les afectarán en cerca de 14 millones de euros que dejarán de percibir, que es el equivalente en prestaciones que dejarán de ofrecer y que plantean en el ERE.

Según datos facilitados por los trabajadores del CAP Rubí, a nivel de territorio de influencia de Mutua, durante el año 2010 el servicio de reumatología asistió a más de 16.000 pacientes mediante visitas médicas, de enfermería, exploraciones complementarias, seguimiento hospitalario y administración de tratamientos en los centros de día. El servicio de rehabilitación atendió un total de 28.998 visitas y ofreció cerca de 178.500 sesiones de tratamiento rehabilitador.


Encuentro con CATSalut por el cierre de Sant Genís agosto

Durante el encuentro con los representantes de los trabajadores del Rubí, la alcaldesa de Rubí, explicó que el martes tuvo un encuentro con representantes de CatSalut para conocer de primera mano los ajustes anunciados por la Generalitat a los centros sanitarios de Rubí para este verano, concretados en el cierre del CAP Sant Genís.
Entonces, según informó, 'pedí explícitamente si el cierre de los servicios del CAP Rubí se haría efectivo y me aseguraron que la Generalitat no permitiría su desaparición'.

A la espera de conocer la decisión real al respecto con los responsables de Mutua con quien la alcaldesa ha pedido un encuentro lo antes posible, las medidas que sí que ya se han concretado son las que afectarán al CAP Sant Genís.

Este Centro de Atención Primaria, según fue informada la alcaldesa por los representantes del CatSalut, se cerrará durante el mes de agosto. De hecho, las puertas del CAP se reabrirán el lunes 5 de septiembre.
La concejala de Salud, Ana María Martínez, también presente en la reunión, se ha puesto en contacto con representantes vecinales que habían manifestado preocupación por este hecho, para facilitar toda la información que recibieron el martes, en una reunión que podría celebrarse a mediados de este mes de julio.

Según informaron los representantes de CATSalut y del Consorcio Santiari, gestor de Sant Genís, todos los usuarios del CAP serán atendidos durante este periodo en el CAP Antón de Borja, situado en la calle Edison donde se mantendrán las mismas especialidades que hasta ahora, así como los programas que tienen cobertura en esta época del año, como la Consulta joven (que de hecho el año pasado ya no se ofreció en agosto en EL CAP San Genís), el servicio de atención a personas que acaban de salir de el hospital y que necesitan un seguimiento posterior de hasta 48 horas, así como el servicio de atención domiciliaria.

Como medida para mejorar la atención de las visitas espontáneas, los dos CAP han desplazado todas las visitas programadas en el mes de septiembre.
Los ajustes no afectarán en Rubí en ningún punto de atención continuada, lo que significa que una vez finalice el servicio de atención al CAP Antón de Borja a las 8 de la tarde se mantiene el servicio de urgencias a partir de esa hora en el CAP Mutua.
Según datos de los responsables de CatSalut, la actividad de atención mensual del año en el CAP Antón de Borja fue de 13.700 personas con un descenso del 40% en agosto, cuando se atendieron 10.000 personas. En cuanto al CAP Sant Genís, la cifra de usuarios es de 6.385 con un descenso de pacientes del 43% en agosto, cuando se atendieron 3.000 personas.