Saltar al contingut Saltar a la navegació Informació de contacte

Balance positivo de la zona peatonal durante los primeros 15 días de cierre El Ayuntamiento ha destinado una dotación presupuestaria de 200.000 € para cerrar la zona de forma permanente. https://www.rubi.cat/@@site-logo/ajuntament-de-rubi.svg

Balance positivo de la zona peatonal durante los primeros 15 días de cierre

El Ayuntamiento ha destinado una dotación presupuestaria de 200.000 € para cerrar la zona de forma permanente.
Los portavoces de los grupos municipales del gobierno local, Jordi Peiró (PSC) y Arés Tubau (ERC), han hecho un balance positivo de la zona de peatones durante los primeros quince días de funcionamiento. Así lo han explicado en rueda de prensa para valorar el inicio de su puesta en marcha. Jordi Peiró ha explicado que este balance positivo se debe a que se han cumplido los objetivos planteados desde el principio del proyecto. Por una parte, Peiró ha destacado que se han creado nuevos hábitos de movilidad, “la gente continuará acostumbrándose a coger otros itinerarios que no pasen por el centro”. Un segundo objetivo, según el regidor, responde a que “hemos recuperado una calle para la gente, para que la disfrute a la hora de hacer las compras o de pasear”. Y un tercer objetivo es el de haber logrado “una interlocución directa con los afectados por la zona: comerciantes, entidades, vecinos... para conocer su opinión y sus propuestas de mejora”.

Jordi Peiró ha explicado que este contacto directo ha servido para resolver los problemas que han ido surgiendo. “Cada día registramos menos quejas a través del número de teléfono que hemos puesto a disposición de todo el mundo”, ha señalado. En este sentido, ha explicado que se ha pasado de recibir una media de unas 25 o 30 llamadas durante los primeros días de la zona de peatones a recibir una o dos llamadas diarias. “Este descenso nos indica sin duda que cada vez hay un conocimiento más gran de este tema por parte de la ciudadanía”, ha dicho.

Por otra parte, Arés Tubau ha destacado que “lo más importante ha sido escuchar a la gente, a las asociaciones, a las entidades y a los ciudadanos a nivel particular, porque hemos tenido la capacidad de dar respuesta a sus preocupaciones para poder solucionarlas”. Tubau ha recordado la comisión de seguimiento de la zona de peatones que se reúne de forma periódica para estudiar todas las propuestas de mejora hasta la implementación definitiva de la zona de peatones. “Creo que nuestra decisión marca un antes y un después: nos encontramos con grandes defensores, pero también con grandes detractores con recogida de firmas incluida, pero la nuestra ha sido una decisión valiente y acertada”, ha explicado Arés Tubau.

El regidor del ámbito de Seguridad, Espacio Público y Movilidad, Francisco Rodríguez, ha explicado algunas de las acciones que se ha realizado hasta ahora para mejorar la zona de peatones y en este sentido ha apuntado que “actualmente no se registran las mismas aglomeraciones que se producían durante los primeros días”.

En tema de señalización, ha explicado que ya están colocadas casi todas las señales previstas, aunque todavía falta colocar un 25 % de señales para acceder al Mercado y a los aparcamientos más próximos a la zona. También se han modificado los horarios de carga y descarga de dentro de la zona y se han habilitado dos aparcamientos de motocicletas en las calles Balmes y Montserrat para evitar que obstaculicen el paso de los peatones. El regidor Jordi Peiró ha añadido en este punto que “para dar más rotación a los aparcamientos de vehículos próximos a la zona de peatones, se eberá hacer más zona azul en el centro para garantizar más movilidad y disminuir los problemas de aparcamiento de los ciudadanos que se acerquen en vehículo para hacer sus compras, porque actualmente estas plazas son insuficientes”.

Con respecto al tema de autobús urbano, Rodríguez ha señalado que se ha recuperado los horarios habituales hasta llegar a una frecuencia de paso de ± 5 minutos. Aún así, Peiró ha apuntado por su parte que “nos preocupa este tema ante del descenso de pasajeros que se registró durante la primera semana de la zona de peatones, estamos en alerta para ver cómo evoluciona y estudiar cómo recuperamos el número de usuarios del servicio”.

Los regidores también se han referido al proyecto de derribo de dos edificios situados en la calle Riera para ensanchar la calle y permitir el paso de camiones de más de 3,5 toneladas en doble sentido de circulación. Peiró ha explicado que las viviendas se encuentran en proceso judicial de expropiación desde hace unos 3 años aunque durante el mes de agosto se prevé realizar las tareas para retirar todas las instalaciones de los servicios para ir adelantando el proceso de remodelación una vez se resuelva el tema de la expropiación. “Esta actuación permitirá que los camiones puedan acceder al Escardívol y a la comarcal 1413 sin pasar por Maximí Fornés y Espoz y Mina y reducir así el tránsito por estas calles”, ha explicado. Aunque ha adelantado esta cuestión, Peiró ha explicado que la actuación en la calle Riera se enmarca en el proyecto de remodelación de la plaza Doctor Guardiet, “un proyecto del cual todavía no podemos adelantar detalles”.

Francisco Rodríguez ha aprovechado para recordar que todavía se continúan distribuyendo las acreditaciones de vehículos a los propietarios de vehículos con aparcamientos en la zona afectada desde la OAC de las Torres.

Por último, también ha hecho referencia a dos problemas de tránsito en concreto. Por un lado, ha explicado que se ha solucionado el problema con los clientes de la gasolinera Corral situada en la avenida de Barcelona. “Se trata de una quincena de camiones con caja alta, voluminosas, que no podían circular por la calle Cervantes, porque es demasiado estrecha y podía comportar algunos desperfectos en los balcones. Por este motivo se les ha facilitado un permiso exclusivo para que puedan salir de la gasolinera por la calle Llobateras”, ha explicado. Por el otro, se ha referido a un establecimiento de venta de piensos en la calle Méndez Núñez, que “para solucionar el problema de acceso finalmente se ha cambiado de sentido de circulación esta calle”.

El regidor Jordi Peiró ha explicado que el lunes, 14 de julio, en sesión de comité político, se acordó una dotación presupuestaria de 200.000 € para instalar los dispositivos necesarios para poder transformar el espacio en zona de peatones de forma definitiva y permanente, como por ejemplo pilonas, vallas, dispositivos específicos de seguridad, etc. Según ha explicado, esta modificación presupuestaria pasará a aprobación este pleno de julio para convocar el concurso público y adjudicar la empresa encargada de esta tarea lo antes posible, “hacia octubre o noviembre”, ha apuntado.