Saltar al contingut Saltar a la navegació Informació de contacte

El Ayuntamiento de Rubí certifica la eficiencia energética de 41 edificios municipales La Masía de Can Serra, que se rehabilitó siguiendo criterios sostenibles, es el único equipamiento que cuenta con una calificación A, la más elevada https://www.rubi.cat/es/actualidad/noticias/el-ayuntamiento-de-rubi-certifica-la-eficiencia-energetica-de-41-edificios-municipales/@@images/image/preview

El Ayuntamiento de Rubí certifica la eficiencia energética de 41 edificios municipales

La Masía de Can Serra, que se rehabilitó siguiendo criterios sostenibles, es el único equipamiento que cuenta con una calificación A, la más elevada
La Biblioteca Municipal Mestre Martí Tauler es uno de los dos equipamientos en que se aplicarán mejoras en 2016.
La Biblioteca Municipal Mestre Martí Tauler es uno de los dos equipamientos en que se aplicarán mejoras en 2016

El Ayuntamiento de Rubí, cumpliendo el Real Decreto 235/2013, de 5 de abril, ha certificado la eficiencia energética de una cuarentena de edificios municipales. La mitad de estos equipamientos cuentan con una calificación energética C, mientras que sólo un ─la Masía de Can Serra─ ha sido valorado con una A, la puntuación más elevada. Durante el año 2016, el consistorio, en el marco del proyecto Rubí Brilla, aplicará diversas mejoras en dos de estas instalaciones municipales para incrementar su clasificación energética.

La certificación energética de los edificios proporciona información útil en relación a las características energéticas de los mismos. Entre los aspectos que se tienen en cuenta a la hora de calcular la calificación está la normativa edificatoria aplicable, la zona climática donde se ubica el edificio ─este es un factor que influye mucho para determinar la demanda energética del edificio y, por tanto, su consumo y su calificación final─, la piel del edificio ─fachada, cubierta, ventanas, puertas, protecciones solares, etc─ y sus instalaciones ─sistemas de climatización y generación de agua caliente sanitaria. En el caso del sector terciario también se tiene en cuenta la iluminación─.

La etiqueta de calificación energética de un edificio proporciona una clasificación en letras (la A es la más eficiente, mientras que la G es la menos eficiente), atendiendo a dos conceptos: el consumo de energía primaria y las emisiones de CO2.

Edificios con 'buena nota' energética
De los 41 equipamientos municipales analizados, 21 cuentan con una certificación energética C (el 51%). Entre ellos hay centros educativos como el Mossèn Cinto Verdaguer o el Rivo Rubeo, el complejo cultural del Escardívol, la zona deportiva de Can Rosés o el edificio que ocupa el mismo Ayuntamiento.

Sólo la Masía de Can Serra, que fue rehabilitada en 2012 siguiendo criterios sostenibles, ha obtenido la clasificación A.

Hay un total de ocho edificios (cerca de un 20%) que cuentan con una certificación B ─entre los que se encuentra el Centro Cívico del Pinar - La Cruïlla, la Guardería Municipal La Bruna, la Biblioteca Mestre Martí Tauler, el Escuela 25 de Setembre o los pabellones deportivos de La Llana y de Can Rosés─. Hay siete más que han sido calificados con una D ─entre ellos, las Escuelas Pau Casals y Montessori, el edificio Rubí+D y el campo de fútbol de Can Fatjó─ y sólo cuatro que han recibido la certificación E ─los Juzgados, el edificio que alberga las oficinas del Área de Servicios Territoriales, el Mercado Municipal y la pista Francesc Calvo─.

El Ayuntamiento de Rubí ha ido más allá de la aplicación del Real Decreto y también ha propuesto mejoras para obtener un comportamiento energético más eficiente de estos equipamientos, lo que permitirá aumentar el confort de los edificios y, al mismo tiempo, reducir el gasto energético. Así, durante el 2016 se prevé aplicar una serie de mejoras en dos de estos edificios analizados: la Biblioteca Meestre Martí Tauler y el Mercado Municipal.

En el caso de la biblioteca se llevarán a cabo mejoras en el aislamiento térmico y se incorporarán paneles fotovoltaicos en la cubierta, lo que permitirá reducir un 13,6% las emisiones globales y mejorar la calificación energética del equipamiento, pasando de la categoría B actual a la A.

En cuanto al Mercado Municipal, se aplicarán mejoras en el ámbito del aislamiento térmico ─se sustituirán algunos de los cristales actuales por acristalamiento doble con cámara de aire interna─ y se adecuará el aislamiento térmico de la cubierta. Todo ello posibilitará una reducción del 16% de las emisiones globales y pasar de la clasificación energética E de que disfruta ahora mismo este edificio a la D. Además, el consistorio propone otro conjunto de mejoras, que se llevarán a cabo más adelante, que permitirían alcanzar la calificación C.

El Real Decreto establece que las certificaciones energéticas de edificios son de obligado cumplimiento desde el 1 de junio de 2013 en el caso de los edificios públicos de más de 500 m2; desde el 9 de julio de este año en el caso de los que tienen entre 500 y 250 m2, y a partir del 31 de diciembre de 2015 con respecto a los edificios públicos alquilados de menos de 250 m2.

Mapa de certificaciones energéticas
El Institut Català de l'Energia (ICAEN) está elaborando un mapa donde se recoge información del consumo energético de toda la ciudad. Esta herramienta, que se presentará en el 2º Congreso nacional Rubí Brilla por el cambio de modelo energético ─en el bloque temático de rehabilitación energética─, será muy útil para el consistorio a la hora de priorizar acciones para mejorar el rendimiento de los diferentes edificios.

El 2º Congreso nacional Rubí Brilla se celebrará este viernes en la Biblioteca Mestre Martí Tauler.

Publicado en