Saltar al contingut Saltar a la navegació Informació de contacte

Se reanudan las Mesas de seguridad y convivencia del proyecto Compromís de barri La alcaldesa y la concejala de Educació se reúnen este martes con Ensenyament para abordar el futuro del transporte escolar, una de las principales preocupaciones de los vecinos de la Zona 1 https://www.rubi.cat/@@site-logo/ajuntament-de-rubi.svg

Se reanudan las Mesas de seguridad y convivencia del proyecto Compromís de barri

La alcaldesa y la concejala de Educació se reúnen este martes con Ensenyament para abordar el futuro del transporte escolar, una de las principales preocupaciones de los vecinos de la Zona 1
Este lunes se han retomado las Mesas de convivencia y seguridad organizadas por el Ayuntamiento de Rubí dentro del proyecto Compromís de barri. La primera reunión de este año, celebrada en la zona 1 (Font de la Via, Can Fatjó, Sant Jordi Parc y urbanizaciones), ha servido para hacer una nueva diagnosis de las problemáticas que afectan a este punto de la ciudad en materia de seguridad y convivencia, con el objetivo de que los cuerpos de seguridad y el servicio de Ciutadania i Civisme puedan trabajar en su resolución.

El año pasado ya se celebraron dos Mesas de seguridad y convivencia en la zona 1: la III, que fue también de diagnosis, y la IV, donde se hizo un retorno de las actuaciones realizadas. La de este lunes (V), que ha contado con más de una veintena de asistentes, ha servido para alcanzar un consenso sobre un número reducido de problemáticas prioritarias, con el objetivo de agilizar la respuesta por parte de los cuerpos policiales y el Ayuntamiento.

Los participantes se han dividido en dos grupos de trabajo, en función de su lugar de residencia. El primero, formado por aquellos vecinos más cercanos al núcleo urbano, ha acordado como cuestiones más preocupantes la falta de civismo, que quieren combatir con charlas de sensibilización, y los problemas de seguridad vial que se generan en las entradas y salidas de los centros educativos Ramon Llull y Duc de Montblanc. En cuanto al grupo que reunía las personas residentes en las urbanizaciones, ha habido consenso absoluto en señalar como tema prioritario la posible supresión por parte de la Generalitat de Catalunya del servicio de transporte escolar que utilizan actualmente los alumnos de la Escuela Joan Maragall y el Instituto JV Foix. Por detrás de esta cuestión, los vecinos y vecinas de las urbanizaciones han situado el riesgo de incendios, ya que consideran que tiene una importante afectación sobre toda la zona.

En cuanto a la problemática del transporte escolar, los asistentes al encuentro se han mostrado muy preocupados por los efectos que puede llegar a tener tanto a nivel de seguridad, por la consiguiente acumulación de vehículos privados en el Camí d'Ullastrell, como educativo, ya que temen que la incertidumbre en torno a este tema acabe traduciéndose en una disminución de las preinscripciones en los centros educativos afectados. Ante estas inquietudes, expresadas en las conclusiones de la Mesa de seguridad y convivencia de este lunes, el concejal de Planificació, Ecologia Urbana i Seguretat, Manuel Velasco, ha recordado que este mismo martes se tratará esta problemática en una reunión que mantendrán la alcaldesa, Carme García, y la concejala de Educació, Arés Tubau, con el director de los Serveis Territorials d'Ensenyament, Lluís Baulenas. Velasco ha añadido que el Ayuntamiento luchará para que la Escuela Joan Maragall y el Instituto JV Foix sigan teniendo transporte escolar, entendiendo siempre que la administración autonómica es quien está obligada a asumir este servicio. Por su parte, el jefe del Área Básica Policial de Rubí de los Mossos, Jesús Requena, se ha comprometido a elaborar un informe que demuestre a la Generalitat la situación de inseguridad y 'tensión' que puede generar en la ciudad la supresión de este transporte.

Aparte de estos temas prioritarios, la dinámica de trabajo de esta primera Mesa de seguridad y convivencia ha permitido señalar otras problemáticas de la zona 1, que también serán tenidas en cuentas por los cuerpos policiales y el servicio de Gobernança i Ciutadania. Así, se han arrancado varios compromisos, tales como controles temporales específicos para evitar determinadas conductas delictivas en puntos concretos de la ciudad. Por otra parte, desde el Ayuntamiento se ha invitado a las entidades vecinales a plantearse la formación de agentes cívicos voluntarios.

En los próximos meses se llevarán a cabo las reuniones correspondientes a las cuatro zonas en que se ha dividido la ciudad. Después del verano, se volverán a convocar las cuatro mesas para hacer un retorno de las actuaciones realizadas sobre cada problemática y para volver a identificar las nuevas prioridades en las que hay que trabajar. Con independencia de este calendario, el concejal Manuel Velasco ha instado a los asistentes a que acudan a la Policía Local, los Mossos y el servicio de Gobernança i Ciutadania siempre que detecten un problema, sin necesidad de esperar a la próxima reunión.

Acercar el Ayuntamiento a los barrios

El Ayuntamiento puso en marcha el proyecto Compromís de barri en 2012 con el objetivo de acercar la gestión de la administración local a los ciudadanos y trabajar por la cohesión social en los barrios. Las Mesas de seguridad y convivencia son uno de los cuatro canales estables que se fijaron para favorecer la interacción entre el consistorio y la ciudadanía, junto con los Plenarios vecinales, las mesas de seguimiento de la acción de gobierno y los Encuentros con la alcaldesa.

Mediante grupos de trabajo, formados por miembros de entidades vecinales, AMPA, escuelas, asociaciones de comerciantes y representantes de establecimientos de ocio y restauración, se elabora un diagnóstico sobre las problemáticas y las prioridades en materia de seguridad y convivencia de cada zona. Con toda la información recavada, la Policía Local y los Mossos diseñan el operativo necesario para cada territorio, mientras que el servicio de Ciutadania i Civisme también adapta su plan de actuación.

El año pasado, las personas participantes en las diferentes mesas hicieron una muy buena valoración de la experiencia. Una encuesta realizada entre estos ciudadanos evidenció, entre otras cosas, que la totalidad de ellos consideraban que su participación en las reuniones mejoraba su conocimiento sobre la seguridad y la convivencia, tanto en su zona como en el resto de la ciudad, y que un 94% creía que su implicación en las mesas ayudaba a mejorar estos mismos aspectos.

En esta nueva edición de las Mesas de seguridad y convivencia, como ya ocurrió el año pasado, las aportaciones que hagan los ciudadanos relacionadas con el mantenimiento y la mejora del espacio público serán derivadas al proceso de participación del proyecto Barris al dia.