Saltar al contingut Saltar a la navegació Informació de contacte

Rubí recuperará la zona deportiva de Can Mir con inversión del FEOSL El Fondo Estatal para el Empleo y la Sostenibilidad Local subvenciona 5 proyectos de mejora en los centros deportivos de la ciudad que se han adjudicado por 470.755 euros. https://www.rubi.cat/@@site-logo/ajuntament-de-rubi.svg

Rubí recuperará la zona deportiva de Can Mir con inversión del FEOSL

El Fondo Estatal para el Empleo y la Sostenibilidad Local subvenciona 5 proyectos de mejora en los centros deportivos de la ciudad que se han adjudicado por 470.755 euros.
Una parte del Fondo Estatal de Empleo y Sostenibilidad Local (FEOSL) permitirá llevar a cabo diversas obras de mejora en algunas instalaciones deportivas del municipio. Concretamente, se harán actuaciones en Can Mir, en los vestuarios de los campos de fútbol del 25 de Septiembre y de Can Fatjó, se instalará calefacción en el complejo deportivo de La Llana y se sustituirá el sistema de riego en el campo de fútbol de Can Rosés. Todos los trabajos, a excepción de los vestuarios del 25 de septiembre, estarán en marcha la semana próxima.

El proyecto que cuenta con un presupuesto de adjudicación más elevado (202,236.61 €) es el de adecuación y mejora de la zona deportiva de Can Mir. El proyecto, que ejecutará la empresa rubinense Construcciones Rubicast 2005 SL, contempla el acondicionamiento de la pista polideportiva ya existente y la construcción de un nuevo campo de fútbol 7, con acabado de tierra. El consistorio prevé que, en un futuro, esta isla urbana se convierta en una zona de equipamientos deportivos.

La zona deportiva de Can Mir está delimitada por las calles Albiol, Aiguafreda, por la avenida de Can Mir y por el camino del Racó. Está ubicada en una pequeña explanada dividida en dos plataformas. En una de ellas está la pista polideportiva y una de baloncesto. En la otra plataforma hay una piscina en desuso, así como una zona pavimentada a su alrededor, los antiguos vestuarios del equipamiento y una zona arbolada utilizada como zona de picnic cuando el equipamiento estaba en funcionamiento.

El proyecto contempla el derribo de todas las edificaciones existentes y del pavimento de la segunda plataforma alrededor de la antigua piscina, así como la reforma de la pista polideportiva existente (para ampliarla hasta las medidas reglamentarias de 22x44 metros), y la construcción del campo de fútbol 7 (que se ubicará en la segunda plataforma). La creación de este nuevo campo de fútbol 7 requerirá la ampliación de las dimensiones de la segunda plataforma, por lo que se tendrá que desplazar el talud existente y acondicionarlo.

Una vez terminadas las obras, se volverán a colocar las porterías de fútbol sala existentes. Además, también se instalarán porterías en el campo de fútbol 7 y se colocarán barandillas para delimitar las zonas de espectadores.

El FEOSL también subvenciona la instalación de calefacción en el complejo deportivo de La Llana. Estas obras han sido adjudicadas a la empresa GEA 21 SA por un importe de 96.649,05 euros. Este proyecto permitirá dotar a la pista de calefacción por techo radiante.

Este sistema permitirá que la temperatura no sea inferior a 14 º C y que se mantenga uniforme en todos los espacios. Se trata de un sistema de mantenimiento más reducido que otros tipos de climatización y el ahorro de combustible es de un 25%.

Otro de los proyectos que ha recibido el apoyo económico del Fondo Estatal para el Empleo y la Sostenibilidad Local es el de sustitución del sistema de riego en el campo de fútbol de Can Rosés, con el objetivo de mantener correctamente el césped artificial de última generación de la instalación. Los trabajos han sido adjudicados a la empresa Profesional Sportsverd Fútbol SL por un importe de 66.554 euros.

Actualmente, el sistema de riego está enterrado y consta de 6 aspersores: 4 de emergentes, situados en la línea de corner, y 2 de desmontables, que se colocan ante el punto de lanzamiento de penalti. El nuevo sistema de riego solucionará los dos problemas que plantea la actual. Por un lado el riego desigual del terreno de juego provocado por fugas internas de difícil reparación. Esto provoca un desgaste desigual del césped. El segundo problema deriva del sobrecoste en mantenimiento que provocan estas fugas, que incrementan el consumo de agua.

El nuevo sistema solucionará estos desequilibrios a través de un sistema de expulsión de gran potencia, con un radio estratégico que abarque todo el campo. El proyecto también prevé la ampliación del actual depósito de reserva de agua (de 2.000 litros) hasta los 15.000 litros, para cubrir las necesidades del nuevo sistema.

Por último, el FEOSL también financiará la reforma y adecuación de los vestuarios de dos campos de fútbol de la ciudad: los de Can Fatjó y el 25 de Septiembre. Ambas obras irán a cargo de la empresa rubinense Nueva Dinámica SL.
Los trabajos en la zona deportiva Can Fatjó, con un presupuesto de adjudicación de 60.971,56 euros, se realizarán los vestuarios ubicados bajo las gradas del campo de futbol, que no han sido reformados recientemente con dinero del FEIL.

La actuación será integral, ya que se renovarán tanto los acabados (pavimentos, baldosas, pintura, cerramientos, etc.) Como las instalaciones (agua, electricidad, etc.). La primera fase del proyecto de remodelación contempla la retirada de todos los elementos afectados por la reforma (el pavimento, los alicatados, las viejas instalaciones y el mobiliario) para poder instalar sus nuevos. En una fase posterior se llevará a cabo la instalación eléctrica individual a cada uno de los vestuarios reformados, así como también del agua fría y caliente sanitaria. Las duchas contarán con mecanismos de accionamiento por presión y temporizados, con el objetivo de evitar malgastar agua.

El nuevo pavimento que se colocará, unas baldosas cerámicas de gres rústico, será antideslizante y no tendrá juntas. Antes de instalar las nuevas baldosas de la pared, que serán similares a las que hay actualmente, se llevará a cabo un trabajo de saneamiento en toda la superficie contra las humedades provocadas por posibles filtraciones de agua. Las zonas que no estén revestidas con ladrillo, como el techo, se pintarán con pintura plástica.

En cuanto a la carpintería, se sustituirán dos ventanas de aluminio que ahora están bastante deterioradas por dos nuevas del mismo material. También se cambiarán las actuales puertas metálicas interiores de acceso a cada uno de los vestuarios por otras de madera. Paralelamente, se realizará un sistema de evacuación para las duchas de obra y se impermeabilizará el suelo y las paredes hasta una altura de 60 cm. También se construirán tabiques divisorios y se realizarán aperturas de ventilación para que circule el aire.

Por último, se analizará el mobiliario actual de los vestuarios para determinar qué se puede restaurar. Todo lo que ya no se pueda utilizar será retirado y renovado. En ese sentido, se instalarán nuevos bancos (formados por listones de madera de pino) y colgadores individuales adosados a la pared. Los bancos y colgadores que no hayan quedado obsoletos aprovecharán y restaurarán y se volverán a colocar en los vestuarios.

En el caso del 25 de Septiembre, el proyecto ha sido adjudicado por un importe de 44.344,28 euros y contempla la mejora interior a los vestuarios del campo de fútbol, ubicados en 4 módulos prefabricados alimentados por un calentador eléctrico, que incluyen lavabos colectivos y 4 duchas cada uno.

Actualmente, estas instalaciones, utilizadas por diferentes equipos amateurs, presentan importantes deficiencias en las instalaciones de las duchas y en los revestimientos del suelo y los elementos de separación.

Además, las duchas de estos 4 módulos prefabricados no son temporizados, lo que provoca que el agua caliente se agote con el primer uso. La poca capacidad del sistema para volver a calentar el agua en poco tiempo hace que no se disponga de agua caliente en el segundo entrenamiento o partido. Los módulos son poco confortables y el pavimento no dispone del suficiente pendiente para poder canalizar correctamente el agua de las duchas, que a menudo sobresale de los platos e invade la zona destinada al cambio de ropa.

Para solucionar todas estas deficiencias, se modificarán los pendientes, desviando el agua de ducha a través de un pequeño canal para evitar las inundaciones actuales. Además, también se instalarán duchas temporizadas y se modificará la capacidad de los calentadores, además de sustituir el pavimento actual por uno nuevo. También se sellarán las ventanas para evitar la entrada de aire y se realizará una nueva distribución de los módulos, más adecuada a su uso.