Saltar al contingut Saltar a la navegació Informació de contacte

Los efectos de la ventisca en Rubí El Ayuntamiento abre una oficina para atender y tramitar las reclamaciones de los vecinos afectados por el temporal del sábado pasado. https://www.rubi.cat/@@site-logo/ajuntament-de-rubi.svg

Los efectos de la ventisca en Rubí

El Ayuntamiento abre una oficina para atender y tramitar las reclamaciones de los vecinos afectados por el temporal del sábado pasado.
Los fuertes vientos que el sábado llegaron a una velocidad de 96 km/h en Rubí entre las 11 de la mañana y la 1 del mediodía han dejado más de 400 árboles caídos (unos cincuenta de ellos en el casco urbano y el resto en las urbanizaciones) y desperfectos en el mobiliario urbano y fincas particulares. Esta cifra podría incrementarse en los próximos días porque ahora se están valorando los árboles de zonas sin afectación en la vía pública e instalaciones, según ha explicado la alcaldesa de Rubí, Carme García, en rueda de prensa. García ha deseado “que ahora no aparezca la lluvia o nuevos episodios de vientos fuertes porque tenemos muchos árboles tocados que podrían caerse con inclemencias meteorológicas mucho menos adversas que las del sábado”. La alcaldesa también ha informado que se están evaluando los daños que el temporal ha provocado en el municipio y ha adelantado que “tardaremos más de 1 mes en volver a la normalidad en toda la ciudad”.

Una de las consecuencias directas que esta mañana ha alterado la relativa “normalidad' posterior al temporal, ha sido la suspensión de las clases en el colegio Rivo Rubeo después de que la ventisca haya provocado la rotura de los vidrios de la estructura metálica de 32 metros cuadrados que hace de separación entre el CEIP y la guardería situadas en el mismo recinto. Además, como medida de precaución, el Ayuntamiento ha recomendado a todos los centros escolares de primaria que los alumnos no salgan hoy al patio y que todos los equipamientos deportivos municipales no se abran hoy para poder revisar su estado tras el temporal por si han resultado afectados.

García ha explicado que el Ayuntamiento ha trabajado este fin de semana con un dispositivo de emergencias formado por un centener de personas, entre agentes de la policía local, operarios de la brigada y parques y jardines, así como empresas externas y personal de información, para ir solucionando las diferentes incidencias que se han registrado en la ciudad.

Durante el fin de semana, la policía local ha realizado más de 600 intervenciones, los Bomberos han recibido más de 100 avisos y los Mossos han actuado en un total de 51 incidencias. Mayoritariamente estas actuaciones han estado relacionadas con la caída de árboles, cables eléctricos y postes de telefonía, y en menor proporción, por caídas de elementos de algunas fachadas.

El suministro eléctrico se cortó durante todo el día del sábado en buena parte de las urbanizaciones y algunas viviendas del casco urbano. Hoy el servicio llega con normalidad y sólo se detectan pequeños problemas de suministro que afectan de forma muy puntual a algunas viviendas.

Otro efecto del temporal fue el corte, el sábado, de un total de 47 calles en las urbanizaciones y 6 más en el casco urbano. Hoy todavía quedan dos calles que no permiten la circulación fluida de vehículos pero se prevé que a lo largo de esta mañana se restablezca la normalidad.

“Afortunadamente no hemos tenido que lamentar desgracias personales”, ha dicho la alcaldesa. Con todo, los desperfectos materiales son cuantiosos. Carme García ha enumerado algunos de los incidentes más destacables. Ha hecho referencia a la rotura del globo de la Piscina Municipal, la caída de un pino encima del tejado de una casa de la calle Alcover que ha hecho que sus propietarios hayan dormido el fin de semana fuera de casa o el hundimiento del falso techo en otro vivienda de la carretera de Terrassa. En este caso, el Ayuntamiento ha proporcionado un hotel a la familia para que pasara la noche.

Muy espectacular ha sido la caída de 40 pinos en la calle Espígol que finalmente se pudo abrir al tránsito ayer domingo, o la caída de los 25 m de longitud de un muro del colegio Maristes que ha destrozado los vehículos aparcados a su lado. También ha caído la torre donde se encontraba la antena de Radio Rubí y la emisora no podrá emitir hasta el viernes.

El temporal también ha afectado algunas empresas de los polígonos industriales de la ciudad. Si bien se están acabando de evaluar los daños, hay constancia del hundimiento de una parte del techo de la antigua fábrica Pascuali y de desperfectos en Hiperlamp.

Información y atención a los vecinos afectados

De forma paralela a las actuaciones de emergencia en la calle, se montó un dispositivo de información ciudadana que el sábado se puso en contacto con todos los representantes de las asociaciones de vecinos de la ciudad para recibir y facilitar información sobre el estado de su barrio y para informarles de la apertura de una oficina para atender y tramitar las reclamaciones de los vecinos afectados por el temporal. Este servicio se ofrece desde esta mañana en la OAC (Oficina de Atención al Ciudadano) de Las Torres (Rambleta de Joan Miró) y estará abierta de 8.30 a 14 h y de 16 a 18 h hasta mediados del mes de febrero, en función de las demandas de los ciudadanos.

Todos los actos deportivos programados para el sábado se suspendieron como medida de precaución ante el temporal y tampoco se pudo hacer el Cross programado para ayer domingo ante la imposibilidad de volver a montar todas las señalizaciones del circuito que la ventisca estropeó.