Saltar al contingut Saltar a la navegació Informació de contacte

Los cambios en las líneas de autobús no perjudican el número de usuarios Casi seis meses después de la puesta en funcionamiento de los nuevos recorridos, el número de viajeros prácticamente se mantiene https://www.rubi.cat/@@site-logo/ajuntament-de-rubi.svg

Los cambios en las líneas de autobús no perjudican el número de usuarios

Casi seis meses después de la puesta en funcionamiento de los nuevos recorridos, el número de viajeros prácticamente se mantiene
La ciudadanía ha respondido positivamente a los cambios implementados hace casi seis meses en la red de autobús urbano de Rubí. Así lo indica el hecho de que la cifra de viajeros se haya mantenido prácticamente respecto al mismo periodo del 2012, con una bajada de usuarios de sólo un 1,77%, en buena parte atribuible a los meses de verano.

Los datos facilitados por RubíBus, la empresa concesionaria del servicio de transporte urbano, demuestran que las modificaciones de recorrido que entraron en vigor en julio no se han traducido en una pérdida significativa de viajeros, sino en una redistribución de usuarios. Así, las líneas L1 (El Pinar-Can Serrafossà) y L4 (Estació Rubí+D-Can Rosés), que antes pasaban por la illa de vianants y eran las más utilizadas, han perdido pasajeros en beneficio de las líneas L2 (El Pinar/Can Rosés-Can Vallhonrat), L3 (Estació Rubí+D-Castellnou) y L5 (Estació Rubí+D-Can Rosés), que han visto incrementado notablemente el número de usuarios. Según los datos registrados entre los meses de julio y octubre, la línea L2 es ahora la más frecuentada, con 86.049 viajeros frente a los 80.688 del mismo período del año pasado. La línea L5, una de las que se han desviado para aproximarse a la zona del Mercado, es la que ha registrado un aumento más significativo de viajeros, pasando de los 63.764 anteriores a los 78.358 actuales. La otra línea que ha sumado usuarios es la L3, que actualmente cuenta con 79.095 viajeros frente a los 73.001 del mismo período del año pasado.

Los cambios de recorrido se pusieron en marcha en julio, justo después de la Fiesta Mayor, con el principal objetivo de desviar las dos líneas que circulaban por la illa de vianants y, de esta manera, pacificar un eje por el que transitan diariamente más de 9.000 personas, según el borrador del Plan de Movilidad Urbana (PMU). Para minimizar el impacto de esta medida, que significó el desplazamiento de tres paradas entre Estació Rubí+D y CAP Mútua, el Ayuntamiento también decidió desviar las líneas L4 y L5 hacia el Mercado Municipal, una zona de especial centralidad.

El Ayuntamiento hace una buena valoración de estos primeros meses de reorganización de la red de transporte urbano. Según ha destacado la concejala de Mobilitat, Belén Meneses, 'se ha mantenido prácticamente el número de usuarios del bus y se ha demostrado que el acercamiento de las líneas L4 y L5 a la zona del Mercado ha proporcionado buenas alternativas a los viajeros'. Con los datos actuales en la mano, el consistorio espera que, una vez se fidelicen los nuevos recorridos, el número de viajeros se equiparará totalmente a las cifras registradas con anterioridad.

Por su parte, la concejala de Comerç, Arés Tubau, ha defendido una vez más la decisión de desviar las líneas de la illa de vianants. Una medida impulsada por el equipo de gobierno, formado por el Partit dels Socialistes de Catalunya (PSC) y Esquerra Republicana de Catalunya (ERC), y que fue validada en sesión plenaria con los votos favorables de Convergència i Unió (CIU) y Iniciativa por Catalunya Verds-Esquerra Unida i Alternativa (ICV- EUIA), la abstención de Alternativa Ciutadana de Rubí (ACR) y el único voto en contra del Partido Popular (PP). Según Tubau, 'los datos confirman lo que ya preveíamos. La propuesta debía adaptarse a las necesidades de los usuarios y ha quedado demostrado que era positiva. La prueba son las riadas de gente que pasa cada día por la illa. Esto beneficia de rebote el comercio'.

Mejoras en las paradas

En el marco de las negociaciones para la confección del presupuesto municipal del 2014, el equipo de gobierno ha propuesto a los grupos de la oposición la inclusión de una partida para mejorar la accesibilidad de algunas paradas de autobús de la ciudad. Esta aportación, aún por concretar, se incluiría en el capítulo de inversiones.

La diagnosis incluida en el borrador del Plan de Movilidad Urbana (PMU) recoge las paradas de autobús que presentan actualmente problemas de accesibilidad. Partiendo de estos datos, los técnicos municipales estudian ahora cuáles de éstas son las más utilizadas por la ciudadanía. Para determinar dónde se actuará finalmente, el Ayuntamiento tendrá en cuenta no sólo la estructura de la parada, sino también su entorno.