Saltar al contingut Saltar a la navegació Informació de contacte

Los agentes energéticos proponen diversas medidas que permitirían un ahorro de 97.000 euros al Ayuntamiento El consistorio ya ha incorporado algunas de estas propuestas al presupuesto municipal de este año. https://www.rubi.cat/@@site-logo/ajuntament-de-rubi.svg

Los agentes energéticos proponen diversas medidas que permitirían un ahorro de 97.000 euros al Ayuntamiento

El consistorio ya ha incorporado algunas de estas propuestas al presupuesto municipal de este año.
El Ayuntamiento de Rubí implementará medidas de eficiencia energética que supondrán un ahorro anual de unos 170.000 euros, en buena parte gracias al trabajo realizado por los 3 agentes energéticos que el consistorio contrató durante 6 meses en el marco del Plan de empleo de agentes energéticos de edificios, impulsado por el Servei d’Ocupació de Catalunya (SOC). El concejal de Planificación Estratégica y Gobierno, Jaume Buscallà, ha explicado que este plan de empleo 'ha tenido mucho éxito'. Según Buscallà, 'este trabajo se puede enmarcar en dos de las acciones del Plan de reactivación económica, como son la creación de nuevos perfiles profesionales, lo que permite al Ayuntamiento liderar proyectos para reducir el paro, y la reducción del gasto a través del ahorro energético'. 'Es una satisfacción muy grande haber podido conseguir estos dos objetivos', ha asegurado el concejal.

Durante 6 meses, estos tres profesionales han llevado a cabo tareas de contabilidad energética en todos los suministros municipales y han realizado auditorías energéticas en 6 edificios municipales. También han sensibilizado a los usuarios y usuarias de los centros auditados sobre eficiencia energética. Así, si el Ayuntamiento de Rubí implementara todas las propuestas hechas por los agentes energéticos, con una inversión de 41.752 euros se conseguiría un ahorro energético de 400.000 kwh, una reducción de 72,5 toneladas de CO2 y un ahorro económico anual de 97.655 euros.

De momento, sin embargo, el consistorio sólo ha previsto incorporar al presupuesto de este año las propuestas que hacen referencia a la contabilidad energética, que supondrán un ahorro de 36.236 euros, con una inversión inicial muy baja, de sólo 4.531 euros. Esto, junto con el proyecto de instalación
de baterías de condensadores para eliminar la energía reactiva y, de esta manera, evitar su penalización en la factura, que el consistorio ya tenía previsto en el marco del Plan de Acción para la Energía Sostenible ( PAES), supondrá un ahorro total anual de unos 170.000 euros.

Las propuestas de los agentes energéticos
En el ámbito de la contabilidad energética, los agentes han hecho varias propuestas, como optimizar la tarificación; cancelar pólizas de consumo cero y modificar la potencia contratada de los suministros de todas las dependencias municipales, ya que en algunos casos es superior a la necesaria, entre otros.

En cuanto a las auditorías energéticas, han analizado la situación actual de 6 edificios municipales (Rubí+D, comisaría de la Policía Local, edificios APEUS y las escuelas 25 de Setembre, Joan Maragall y Mossèn Cinto Verdaguer). Los agentes energéticos han recogido la documentación técnica de cada edificio, el histórico de consumos, han hecho un inventario de las instalaciones y han hecho una medición de parámetros. Posteriormente, han analizado estos datos y han definido la distribución de consumos, la determinación de indicadores y la localización de potenciales de ahorro.

Después de realizar este análisis exhaustivo, los agentes energéticos han hecho varias propuestas de mejora, como la desconexión de los consumos 'stand by', la eliminación de varios puntos de luz poco operativos (por ejemplo, aquellos que están ubicados justo al lado de una ventana), la sustitución de determinadas bombillas por otras más eficientes y la temporización del encendido y apagado de las calderas, entre otros. Los agentes también han propuesto diversos protocolos y buenas prácticas que, si se aplican, pueden suponer un ahorro de unos 30.000 euros anuales. Entre otros, plantean el aprovechamiento de la luz natural, optimizar los horarios de encendido de la calefacción, utilizar de manera responsable la climatización, apagar los equipos cuando no se utilicen en períodos de más de 15 minutos y desconectar las máquinas de vending cuando no hay nadie en el edificio. Todas estas medidas supondrían un ahorro económico de 61.418,49 euros anuales y la inversión requerida para ello sería de 37.221,89 euros, además de la contratación de un agente energético, con un sueldo de 20.000 euros anuales, que garantizaría la aplicación de estos protocolos y buenas prácticas.

Marta Morera, técnica del área de Planificación Estratégica y Gobierno, ha destacado la importancia de la creación de este nuevo perfil profesional, ya que 'potencial de ahorro hay en todas partes'. Morera también ha explicado que, 'en parte gracias a la crisis, ahora hay mucho más interés en intentar ahorrar a nivel energético, lo que conlleva un ahorro económico'.

En la rueda de prensa de presentación de todas estas propuestas, han estado presentes dos de los tres agentes energéticos. El tercero no ha podido asistir porque ya ha encontrado trabajo. Antonio Quesada, uno de estos profesionales, ha explicado que él proviene del sector de la electricidad y que le ha parecido 'muy interesante ampliar sus conocimientos en el campo de la eficiencia energética'. Del mismo modo se ha expresado el otro agente energético, Jordi Gabàs, muy vinculado hasta ahora al sector del automóvil, quien ha explicado que consideró 'una muy buena oportunidad el poder formarse en otro sector, innovador y muy interesante'.

Hace unos días, los agentes energéticos ya presentaron el trabajo que han hecho en el marco de este plan de empleo a los empresarios que asistieron a la primera reunión de trabajo del proyecto Rubí Brilla. El objetivo es que las empresas cuenten con este nuevo perfil profesional y que lo incorporen a sus plantillas para ser más eficientes a nivel energético y, a la vez, más competitivas. Y es que, según Jaume Buscallà, 'no tendría sentido que desde el Ayuntamiento se formaran profesionales en este nuevo perfil y que, posteriormente, todo este trabajo no tuviera continuidad en el sector industrial y empresarial'.