Saltar al contingut Saltar a la navegació Informació de contacte

La Generalitat publica el avance de un nuevo Plan Especial Urbanístico que incluye un vertedero de residuos no especiales en Can Balasc El Ayuntamiento lo quiere restringir a un depósito de balas inertizadas y que cierre Can Carreras a partir de la apertura de la nueva instalación. https://www.rubi.cat/@@site-logo/ajuntament-de-rubi.svg

La Generalitat publica el avance de un nuevo Plan Especial Urbanístico que incluye un vertedero de residuos no especiales en Can Balasc

El Ayuntamiento lo quiere restringir a un depósito de balas inertizadas y que cierre Can Carreras a partir de la apertura de la nueva instalación.
El Ayuntamiento solicitará a la Generalitat que el nuevo Plan Especial Urbanístico (PEU) que regulará la gestión de residuos de Can Carreras y Can Balasc ponga fecha de cierre al primer vertedero y que restrinja al máximo los tipos de residuos no especiales que irán a parar al segundo. El concejal de Planificación, Ecología Urbana y Seguridad, Manuel Velasco, explicó a los representantes de las entidades vecinales de Can Serrafossà, La Perla, els Avets y a las agrupadas en la CAVUNO las últimas novedades en cuanto a estos dos espacios.

En rueda de prensa, Velasco ha informado de que las empresas Vertispània y Arrins han solicitado a la Generalitat las determinaciones ambientales de un Plan Especial Urbanístico (PEU) que establezca los parámetros para desarrollar la actividad de depósito controlado de residuos en las zonas de Can Carreras (42,30 ha) y Can Balasc (15,2 ha). Este Plan debe definir y regular las condiciones técnicas y ambientales que las empresas deben cumplir, cómo se restaurará la zona una vez termine la actividad extractiva y qué medidas preventivas y de corrección medioambiental deberá aplicar durante todo el proceso.

La Oficina territorial de Acción y Evaluación Ambiental de la Generalitat ha pedido al consistorio que fije los condicionantes ambientales que crea oportunos en este sentido y que los haga llegar, como muy tarde, el 17 de noviembre.

El concejal ha informado que en los próximos días el Ayuntamiento hará llegar un informe detallado con los condicionantes que quieren que se incorporen al PEU. Por un lado, que se fije la fecha de cierre del vertedero de Can Carreras a partir de la puesta en marcha de la actividad de relleno de Can Balasc. Una segunda condición pasa por restringir los residuos que se verterán en este nuevo vertedero, 'que queremos que sean única y exclusivamente balas tratadas previamente y inertizadas'. El último condicionante, según ha explicado Velasco, es que se haga una adecuación del entorno: que se mejoren los accesos (que no se harían por zona urbana, sino única y exclusivamente por zona industrial), que se mejore la vegetación de la zona para evitar el impacto visual y que se establezcan garantías de control y gestión de estas infraestructuras.

El concejal ha dicho que 'si la Generalitat o las empresas no aceptan estos condicionantes nos desmarcaremos de este PEU y emprenderemos las acciones legales que consideremos oportunas, a pesar de ser conscientes de que la ubicación de un depósito en el Vallès Occidental, según el Plan territorial Sectorial de Infraestructuras de Gestión de Residuos Municipales de Catalunya, nos podría obligar a aceptar este depósito de balas supervisado desde la Generalitat y sin control municipal. Y eso es lo que no queremos que vuelva a suceder'.

Encuentro con los vecinos y los grupos municipales
El concejal, acompañado por los representantes de las diferentes formaciones políticas con representación municipal, informó a los vecinos sobre las intenciones del consistorio ante esta nueva situación.

La mayoría se manifestaron de forma unánime, tal y como ha explicado hoy Velasco en rueda de prensa, en el sentido que el Ayuntamiento tome la iniciativa para evitar situaciones pasadas y que se puedan dar las máximas garantías a los vecinos.

Paralelamente, Velasco también se reunió con el director de la Agencia de Residuos de Catalunya, Josep Maria Tost, que se comprometió a trabajar conjuntamente con el Ayuntamiento. Y es que, según ha explicado el concejal, la Generalitat comprende la posición del consistorio en esta cuestión.