Saltar al contingut Saltar a la navegació Informació de contacte

La ciudadanía decidirá cómo se remodela la plaza del Dr. Guardiet A mediados de enero se iniciará un proceso participativo que se cerrará con una votación popular vinculante. https://www.rubi.cat/@@site-logo/ajuntament-de-rubi.svg

La ciudadanía decidirá cómo se remodela la plaza del Dr. Guardiet

A mediados de enero se iniciará un proceso participativo que se cerrará con una votación popular vinculante.
Las entidades y asociaciones más directamente implicadas en los usos actuales de la plaza del Dr. Guardiet y aquellas que tienen una influencia directa porque se encuentran en su entorno más inmediato, ya han sido informadas de la voluntad del Gobierno Local de remodelar el espacio contando con sus aportaciones. Es el paso previo al inicio del proceso participativo abierto a toda la ciudadanía que ha presentado la alcaldesa, Carme García, acompañada de la tenienta de alcaldía, Arés Tubau.

Un proceso que se desarrolla entre los meses de diciembre de 2008 y marzo de 2009, y que dará como resultado una plaza remodelada que habrá sido diseñada teniendo en cuenta los deseos de la ciudadanía. El estreno del nuevo espacio se ha previsto para finales del año 2010 ó principios del 2011 . La Alcaldesa ha explicado que “la ciudadanía reclama la remodelación de esta plaza en cuanto que espacio central de la ciudad” y ha añadido que esto es así porque “la última remodelación que se hizo no da el juego social que el espacio se merece”.

Por su parte, la tenienta de alcaldía, Arés Tubau, ha mostrado satisfacción ante el incio del proceso participativo que considera “el inicio de la reforma de la plaza”, un espacio que ha calificado de “emblemático”. La también regidora ha destacado como “hecho histórico en nuestra ciudad” que la remodelación sea determinada por una votación final “popular, universal y vinculante”.

Los trabajos previos a la puesta en marcha del proceso participativo se iniciaron en noviembre y a lo largo de este mes de diciembre se cerrará el estudio actual de la Plaza con un mapa de usos y encuestas telefónicas y presenciales que quieren recopilar la opinión y las sensaciones de la ciudadanía sobre el espacio a remodelar.

En este mes de diciembre se comienza la fase de comunicación e información para que todos los ciudadanos y ciudadanas conozcan la existencia del proceso participativo y se puedan adherir haciendo llegar sus sugerencias y reflexiones sobre lo que debe ser el nuevo espacio. La voluntad del gobierno es que estas aportaciones se hagan mayoritariamente de forma presencial, participando en las dos sesiones programadas para el mes de enero. Toda la información de la evolución del proceso, así como cualquier duda sobre su funcionamiento se puede consultar a partir del 5 de diciembre en el apartado web www.rubi.cat/guardiet . El Ayuntamiento también prevé poner en marcha a partir del 20 de diciembre un blog y una comunidad virtual en Facebook abiertos a la participación de todo el mundo pero pensados especialmente para las aportaciones de los jóvenes.

Una vez finalizada la fase de trabajo y deliberación se hará una exposición final con diferentes anteproyectos elaborados por gabinetes de arquitectos externos bajo la supervisión del Comisionado de Urbanismo, que deberán reflejar las sugerencias hechas por los ciudadanos en los talleres y avalados por una Comisión Cívica formada por entidades, formaciones políticas y asociaciones representativas de la ciudad. A lo largo de todo el proceso, una Comisión Técnica, formada por representantes de diferentes servicios municipales, lo apoyará. La ciudadanía votará el proyecto que considere más adecuado para aquel espacio y el anteproyecto con mayor número de votos será el que finalmente se ejecutará en el año 2010.

Sin posibilidad de aparcamiento soterrado

La votación de los ciudadanos será la que determine qué tipo de remodelación y con qué elementos contará el nuevo espacio. Con todo, hay algunos condicionantes técnicos que se tendrán en cuenta durante todo el proceso participativo y que limitarán las posibilidades de la nueva plaza. Las limitaciones más significativas afectan el subsuelo de la plaza y harán imposible la construcción de un aparcamiento soterrado.

Hay dos condicionados que harán inviable este parking. Por un lado, la distancia de construcción que hay que mantener respecto a la fundamentación de la iglesia de Sant Pere para no poner en peligro su seguridad. Por el otro, los muchos servicios existentes en el subsuelo (gas, luz, agua) y especialmente un colector de aguas residuales de la calle Riera. Por esto, en el proceso de debate ciudadano se descartará desde el inicio esta posibilidad.

La plaza del Dr. Guardiet

Su origen data del 1516, según el historiador Josep Serra y Roselló. Fue entonces cuando el rector Baltasar Carballo dio la pieza de tierra situada delante de la Iglesia para usarla como plaza pública con tal que se urbanizara la zona y se cubriera la acequia de agua que entonces pasaba por allí. Estas obras son parte del origen urbano de Rubí.

A partir de aquí, este espacio ha experimentado varios cambios a lo largo de la historia reciente y no tanto reciente, tanto de nombre como de usos. La única cosa que no ha cambiado ha sido su condición de Plaza de la Vila como referente del centro histórico de la ciudad.

En la segunda mitad del siglo XIX pasó de ser la Plaza de la Constitución, a la Plaza de la República y, a partir del año 1875, con el primer Plan General de Rubí, adopta el nombre de Plaza Mayor. Un nombre que vuelve a cambiar en el año 1914 por el de Plaza Mossen Jacint Verdaguer. Posteriormente, en el año 1920, se convertirá en la plaza de Josep Palet Riba. Será en el año 1939 cuando las autoridades franquistas le otorgan el nombre de plaza del Dr. Guardiet, con el que hoy la conocemos.

Por lo que respecta a su fisonomía y los usos de la plaza, el primer cambio importante se produjo a finales del siglo XIX cuando el cementerio que hasta entonces había sido flanqueado el portal de entrada de la iglesia de Sant Pere se trasladó a la actual Plaza de la Sardana. Esto, acompañado de unas obras de ampliación de la iglesia (1884) con un nuevo portal sur y el derribo de algunas casas que ocupaban el espacio central, dieron como resultado un espacio liberado que recibió el nombre de Plaza Mayor. Fue entonces cuando en esta plaza, delante del nuevo portal de la iglesia, se instalaron paradas cubiertas por los vendedores del mercado y con posterioridad (1915) un quiosco circular para la venta del pescado.

En la década de los 30 se construyó en esta plaza el primer mercado cubierto de Rubí para cubrir las necesidades de una población en crecimiento. Este equipamiento se tubo que ampliar con una segunda planta en 1957.

La inauguración, en 1980, del actual Mercado Municipal dejó en desuso el antiguo equipamiento que se mantuvo vacío como espacio polivalente, hasta que fue derrocado en 1986. Fue en la década de los 90, y después de unas extensivas excavaciones arqueológicas, cuando se construyó el actual anfiteatro.