Saltar al contingut Saltar a la navegació Informació de contacte

La ampliación del cementerio municipal permitirá garantizar el espacio para los servicios funerarios de los próximos 30 años La primera fase de las obras, que está previsto que se inicie a principios de junio, tiene una duración prevista de 5 meses. https://www.rubi.cat/@@site-logo/ajuntament-de-rubi.svg

La ampliación del cementerio municipal permitirá garantizar el espacio para los servicios funerarios de los próximos 30 años

La primera fase de las obras, que está previsto que se inicie a principios de junio, tiene una duración prevista de 5 meses.
A principios de junio se iniciará la primera fase de las obras de ampliación del cementerio municipal. Estos trabajos supondrán la ampliación del cementerio hacia el este, es decir, entre las instalaciones actuales y el nuevo vial de El Pinar. De esta manera, el recinto crecerá 457 m2, que es la superficie de la parcela donde se prevén construir los primeros 170 nuevos nichos. Esta primera fase cubrirá las necesidades de espacio funerario de entre dos años y dos años y medio, según el desarrollo demográfico.

Las obras, que han sido adjudicadas a la empresa Construccions Oliva y Masó (COYMA) por un importe de 255.626 euros, tienen una duración prevista de unos cinco meses. Durante el pleno ordinario del mes de septiembre de 2010 se aprobó una modificación presupuestaria que incluía una partida económica para llevar a cabo esta primera fase.

Una ampliación por fases
Actualmente, el cementerio municipal ocupa una parcela de 6.000 m2. La ampliación global, que consta de un total de once fases, supondrá cuadruplicar esta superficie, llegando a los 26.000 m2. Esto permitirá cubrir las necesidades de la población durante los próximos 20 años, gracias a la construcción de 3.092 nichos y 2.132 columbarios.

El número de incineraciones (una alternativa funeraria que consume menos espacio), junto con los movimientos de población, determinarán la duración de las instalaciones. De esta manera, se han estudiado diferentes escenarios de crecimiento demográfico y de niveles de uso del sistema de cremación. Con la combinación más desfavorable de los dos factores, el anteproyecto garantiza veinte años de servicio. En este caso, se activaría una duodécima fase que, con la construcción de 600 nuevos nichos, alargaría la vida del cementerio hasta los 30 años. Si la situación evoluciona de una manera más favorable, la ampliación proyectada del cementerio podría dar servicio durante más de 50 años.

65 nuevos nichos
Para cubrir las necesidades de espacio funerario en Rubí, y teniendo en cuenta que las obras de ampliación comenzarían más adelante, el consistorio ya construyó 65 nuevos nichos el pasado mes de febrero. Las obras fueron adjudicadas a la empresa Conste 3.0 SL por un importe de 63.712,42 euros y estuvieron listas en el plazo de un mes.