Saltar al contingut Saltar a la navegació Informació de contacte

La alcaldesa valora muy positivamente los diferentes espacios de participación del proyecto Compromiso de barrio El 91% de los participantes que han evaluado las mesas de seguridad y convivencia aseguran que volverían a asistir a una nueva sesión. https://www.rubi.cat/@@site-logo/ajuntament-de-rubi.svg

La alcaldesa valora muy positivamente los diferentes espacios de participación del proyecto Compromiso de barrio

El 91% de los participantes que han evaluado las mesas de seguridad y convivencia aseguran que volverían a asistir a una nueva sesión.
El consistorio rubinense apuesta por trabajar con la ciudadanía y las entidades de Rubí con proximidad, colaboración y co-responsabilidad. Esta es la filosofía del proyecto Compromiso de barrio, que la alcaldesa, Carme García, presentó en sociedad hace un año. Precisamente para poder acercar la administración a la ciudadanía de una forma más directa y especializada, al iniciar el proyecto se dividió la ciudad en 4 zonas: urbanizaciones, Can Fatjó, Sant Jordi Parc y Font de la Via (zona 1 ), Ca n'Oriol, El Pinar, Zona Norte y Can Rosés (zona 2), Las Torres, Can Vallhonrat, Ca n'Alzamora y 25 de Septiembre (zona 3) y Plana del Castell, Centro, Plana de Can Bertran, Rubí 2000 y Siglo XXI (zona 4).

El proyecto Compromiso de barrio prevé cuatro espacios de encuentro diferentes en cada zona: las mesas de seguridad y convivencia, los encuentros de la alcaldesa con colectivos de diferentes perfiles, los plenarios de barrio y las mesas de seguimiento de la acción de gobierno, que todavía no se han iniciado. Como ha explicado la alcaldesa, Compromiso de barrio ha sido una 'apuesta política de profundizar en el diálogo y la participación ciudadana y, por tanto, de acercar el Ayuntamiento a los barrios, pero también una manera de tener un intercambio y colaboración con los vecinos y vecinas de Rubí'. Según Carme García, 'en un momento de desencanto de la política, esta es la segunda preocupación de los ciudadanos. Desde el Ayuntamiento hemos apostado por hacer fórmulas de participación y democracia más directas, más de tú a tú con los ciudadanos, porque nos conozcan y para poder llegar a descubrir qué preocupaciones tienen los rubinenses'.

La alcaldesa ha avanzado que 'este 2013 continuaremos con esta política de proximidad, una de nuestras prioridades, empezando además otras propuestas en el marco del Compromiso de barrio y otros espacios de participación directa, como el Plan de movilidad o el Plan de juventud. Estos procesos se llevarán a cabo desde las diferentes áreas, con la colaboración del área de Gobernanza y Ciudadanía'. García también ha explicado que se destinarán más recursos a las políticas de proximidad. Sin ir más lejos, ha recordado que recientemente se ha reforzado esta área con un cambio de delegación política y con la dotación de más recursos técnicos. 'Hacer participación ciudadana significa tiempo y dedicación. La muestra de esta apuesta política es el refuerzo de esta área'.

Balance del primer año del proyecto
Durante el año 2012 se llevaron a cabo 8 meses de seguridad y convivencia (2 en cada zona). Este año ya se ha empezado a trabajar con la zona 4 y está previsto celebrar todas las mesas entre los meses de marzo y abril. En la primera reunión, las diferentes entidades participantes (asociaciones de vecinos, representantes de centros educativos, AMPAs, profesionales del mundo del ocio y la restauración, comerciantes...) hicieron un diagnóstico de los principales problemas detectados en materia de seguridad y convivencia en sus respectivos barrios y, en la segunda, Policía Local, Mossos d'Esquadra y el servicio de Civismo del consistorio les explicaron qué actuaciones se habían llevado a cabo para solucionar estas problemáticas.

En cuanto a los encuentros de la alcaldesa con diferentes colectivos, García se reunió con amas de casa, profesionales liberales, gente mayor y profesionales de la restauración.

Y durante el último semestre de 2012 se realizó un plenario vecinal en cada zona. Durante estos encuentros, se propuso a los ciudadanos que expusieran la visión que tienen de la movilidad en la zona donde viven y/o de la ciudad. Las conclusiones que se extraigan se tendrán en cuenta en la elaboración del diagnóstico del futuro Plan de Movilidad Urbana de Rubí (PMU).

Valoración muy positiva
La hasta ahora concejala de Gobernanza, Belén Meneses, ha explicado que las opiniones que ha recibido el Ayuntamiento por parte de los participantes en las diferentes acciones del proyecto son 'altamente positivas, hasta el punto que la mayoría de ellos reconoce que volvería a repetir la experiencia'. Esto, según Meneses, 'no hace más que reforzar los objetivos con los que hace un año iniciamos este proyecto tan ilusionante'. Como ha explicado la concejala, 'los ciudadanos han podido sentirse útiles, han colaborado en la mejora de su entorno y nosotros hemos generado dinámicas en las que podemos abordar, desde diversos puntos de vista, la resolución de los problemas que afectan a los ciudadanos'.

A principios de año se pidió a los participantes en las diferentes mesas de seguridad y convivencia que hicieran una evaluación de diversos aspectos de estas sesiones de trabajo. Un 65% de los participantes han respondido el cuestionario. Entre los aspectos mejor valorados de las reuniones destacan el interés que despiertan los temas tratados durante los encuentros, el incremento del conocimiento sobre seguridad y convivencia por parte de los ciudadanos, la posibilidad de dar a conocer de primera mano a los cuerpos policiales las diferentes problemáticas y el hecho de poder compartir la opinión con otros vecinos de la zona. De hecho, el 91% ha respondido que volvería a asistir a una nueva mesa de seguridad y convivencia.

Aparte de esta evaluación genérica, también se han recogido varias sugerencias, la mayoría de las cuales está previsto implementarlas este 2013. Entre otros, los participantes han propuesto dividir el grupo en dos subgrupos para fomentar la dinámica participativa y que esta división responda a criterios de proximidad entre los diferentes barrios, que las soluciones propuestas sean más concretas y que se adelanten los temas que se tratarán previamente a la sesión, entre otros.

Tanto la Policía Local como los Mossos d'Esquadra han considerado que la información resultante de estos grupos de trabajo ha sido muy valiosa para poder enfocar mejor su actuación en los barrios. Fuera de Rubí, esta iniciativa se ha considerado una experiencia novedosa que merecía ser reconocida y que posiblemente se exportará a otros municipios. El proyecto, que ha recibido una subvención de la Diputación de Barcelona, cuenta con la colaboración de dos estudiantes de la facultad de Derecho de la UAB, que están estudiando esta experiencia. Además, se ha hecho difusión de esta iniciativa en diversos foros sobre seguridad y actuación policial.

Según Meneses, 'gracias a las mesas de seguridad y convivencia, ha mejorado la sensación de seguridad de los participantes. Ellos mismos han sido los encargados de alertarnos de las mejoras que había que hacer y, a la vez, han visto cómo desde el Ayuntamiento se tomaban las medidas para resolver estos problemas'.

Desde el Ayuntamiento también se valora muy positivamente los encuentros que la alcaldesa ha mantenido con diferentes colectivos. Estas reuniones han sido una buena oportunidad para que Carme García pudiera conversar con estas personas en el marco de un clima de confianza, cercano e informal y, así, conocer su opinión sobre diferentes temas. Próximamente se convocarán nuevos encuentros de la alcaldesa con diversos colectivos de cada zona.

Por último, el consistorio destaca la utilidad de los plenarios vecinales, que han permitido captar una fotografía de la movilidad en cada zona y, en general, de la ciudad. Hay que tener en cuenta que la elaboración del Plan de Movilidad Urbana (PMU) debe seguir varias fases. En primer lugar, se debe recoger la información y llevar a cabo un trabajo de campo, así como hacer un análisis territorial y socioeconómica. La segunda fase consiste en analizar la oferta y la demanda existente del sistema de movilidad, fijándose también en las externalidades del sistema de transporte. Posteriormente se llevará a cabo una diagnosis participativa de la situación actual y futura. Una cuarta fase consiste en establecer los objetivos y llevar a cabo un estudio de alternativas, presentar las propuestas participadas y elaborar un programa de actuaciones y un cálculo de indicadores. Y, finalmente, tramitar el documento y hacer las modificaciones oportunas. La aprobación definitiva del Plan de Movilidad Urbana recaerá en el Ayuntamiento y en la Generalitat de Cataluña.

Además, al ser un espacio abierto a toda la ciudadanía, a diferencia de los otros espacios participativos, que se dirigen a colectivos específicos representativos del territorio, permite que los ciudadanos a título individual puedan inscribirse y participar en estos otros espacios.

Barrios al día
La concejala de Gobernanza y Civismo, Neus Muñoz, ha explicado que 'actualmente hay una fuerte apuesta por el espacio público como lugar de convivencia basado en la libertad, el respeto y el compromiso colectivo. En este marco se encuentra el proyecto Compromiso de barrio, que inicia una nueva etapa con la que queremos dar más fuerza a los temas relacionados con el civismo y la convivencia'. Como ha destacado Muñoz, 'cambiamos las personas pero no el proyecto técnico y político. Continuamos con este proyecto y seguimos apostando por la proximidad a través del diálogo y la participación'.

La concejala ha adelantado que en el marco del proyecto Compromiso de barrio, el Ayuntamiento también quiere hacer un trabajo colaborativo con representantes de cada territorio para poder gestionar la partida presupuestaria de la acción 'Barrios al día', dotada con 400.000 euros, incluida en el paquete de medidas extraordinarias de lucha contra la crisis de este año 2013.

La alcaldesa ya esbozó esta nueva acción en la presentación del paquete de medidas anticrisis ante los medios de comunicación. El objetivo es que sean los propios ciudadanos los que prioricen aquellos pequeños proyectos de mejora urbana y del espacio público que se deben realizar en los barrios.