Saltar al contingut Saltar a la navegació Informació de contacte

Empieza la construcción de un nuevo parque en la antigua bóbila Saltó El FEIL subvenciona los 2 millones de euros que cuestan las obras. https://www.rubi.cat/@@site-logo/ajuntament-de-rubi.svg

Empieza la construcción de un nuevo parque en la antigua bóbila Saltó

El FEIL subvenciona los 2 millones de euros que cuestan las obras.
El nuevo parque que se construirá en los terrenos de la antigua bóbila Saltó es el proyecto que cuenta con una mayor financiación de los 31 subvencionados por el Plan Zapatero en Rubí, con un presupuesto de adjudicación de 2.002.000 euros. Este solar está delimitado al norte, por la calle de Santa Fe; al oeste, por la calle del general Castaños; al sur, por la fachada posterior de las viviendas de la calle de Las Basses.

Esta semana se han iniciado los trabajos de construcción del parque. La empresa que hará las obras es ROGASA y las obras deberán estar finalizadas en diciembre de este año.

El parque de la bóbila Saltó tendrá 8000 m2 con un desnivel máximo de 8 metros entre el nivel más alto y el más bajo. Es esta pendiente, que actualmente tiene el terreno, la que ha condicionado el diseño del nuevo parque.

El proyecto contempla la creación de 3 plataformas relacionadas entre ellas por un sistema de escaleras y rampas-escalera con pendientes inferiores al 2 %.

En la plataforma inferior, a la altura de la calle General Castaños, estará la parte más enjardinada, con caminos y espacios de estancia donde se combinan piezas de sauló, parterres y pavimento. También es el espacio destinado a la plantación de arbolado. Se ha previsto la creación de sistemas de riego por microaspersión y goteo.

La plataforma intermedia es un espacio de transición que funcionará como balcón del nivel inferior del parque. Dará acceso a la calle Eivissa a partir de una media rampa y un plan inclinado.

La plataforma superior se sitúa a la altura de la calle Santa Fe e integra esta vía dentro la urbanización del parque eliminando las aceras, hecho que favorecerá que la velocidad del tránsito disminuya. Es el espacio más propicio para hacer actividades públicas, por esto, la superficie se cubrirá con pavimento mixto y de hormigón.

La alcaldesa, Carme García, ha explicado en rueda de prensa que el Ayuntamiento tenía previsto hacer la plaza en el año 2010 “e íbamos muy justos para poner en funcionamiento la guardería en el 2011. Dependíamos de la financiación. El Plan Zapatero ha solucionado este tema y hemos podido adelantar el proyecto empezando este año por la plaza”.

A parte de la urbanización y ajardinamiento de las superficies, las obras prevén la actualización de los servicios existentes en la zona (agua, luz, teléfono y alcantarillado), así como la colocación de mobiliario urbano.

Mientras duren las obras, se cortará al tráfico la calle Santa Fe, en el tramo comprendido entre las calles Eivissa y General Castaños, puesto que el proyecto prevé integrar este tramo a la futura zona verde como zona de peatones. La calle General Castaños, entre las calles Sant Jordi y Santa Fe, se convierte en único sentido de circulación; así como en la calle Santa Fe, entre las calles General Castaños y Sabadell. También se amplía la acera de la calle Eivissa, por este motivo, se elimina el estacionamiento en esta calle mientras se llevan a término las obras.

Otros proyectos de zonas verdes

Por otra parte, ya se han iniciado las obras de rehabilitación del parque de Ca n’Alzamora, situado en la calle Antoni Sedó. La actuación va a cargo de la empresa Obras y servicios Roig S.A, con un presupuesto de 437.000 euros. Estas consisten en varias actuaciones para mejorar este espacio que actualmente se encuentra deteriorado: solucionar la recogida y canalización de las aguas pluviales, la pavimentación de viales interiores, definir las plantaciones y el riego del parque. También se habilitará una zona de juegos infantiles y se instalarán bancos. Esta actuación tendrá una duración aproximada de 3 meses.

Ligado a este proyecto está el derribo de las naves de la antigua fábrica de Can Sedó, que irá a cargo de la empresa Proyectos y Excavaciones Rubí S.L., con un presupuesto de 110.000 euros. El plazo previsto de las obras es de un mes.

Otro proyecto en marcha es la zona verde próxima a la guardería “La Lluna” ubicada en la avenida de las Olimpiadas. Se trata de unos terrenos posteriores a la escuela que se urbanizarán como zona verde y de juegos infantiles. Con la intervención se solucionará los problemas de drenaje del agua de lluvia que provoca la erosión y el arrastre de tierras en los patios de la escuela y de su alrededor. Se proyectan diferentes plataformas y muros de contención, camiones interiores para peatones, canalización soterrada y superficial de aguas, pavimentos, ajardinamiento de los parterres y taludes, arbolado, mobiliario urbano, alumbrado público y juegos infantiles.

Las obras tienen un presupuesto de 318.500 euros e irán a cargo de Aquacia Obras s. XXI. La duración prevista de las obras es de 5 meses.

Con el inicio de las obras del parque de la bóbila Saltó, los 31 proyectos financiados por el FEIL ya están en marcha. La alcaldesa ha manifestado “satisfacción porque todas las obras están empezadas” y ha recordado que son 770 las personas que trabajarán en estas obras. “Han pasado un centenar de personas por el IMPES y una cincuentena de rubinenses que estaban parados ya tienen contrato y están trabajando”, ha apuntado. Además, la alcaldesa ha informado que las empresas adjudicatarias de las obras que no son de la ciudad, se han comprometido a subcontratar empresas de Rubí.

Con la puesta en marcha de todas las obras y con la perspectiva que después de verano se pongan en marcha otros proyectos que están previstos en las inversiones municipales para este año, Carme García ha explicado que tiene previsto hacer encuentros con vecinos en diferentes barrios de la ciudad a partir del mes de mayo para explicar todas las actuaciones que se están haciendo en el municipio.

La alcaldesa ha adelantado que el Ayuntamiento de Rubí ya se prepara para poder dar respuesta a un hipotético segundo FEIL “con otra forma de trabajar y favoreciendo que más empresas locales puedan acceder a los proyectos que se aprueben”. García ha añadido que “nunca acontentaremos a todo el mundo porque siempre habrá empresas que se queden fuera pero creemos que la apuesta del gobierno estatal para la obra pública local es un apoyo importante”.

Para la alcaldesa “la obra pública es la que puede tirar en estos momentos de la economía aunque no es la solución del futuro económico del país que hay que repensar. Basar la economía en el ladrillo y el suelo es una planificación económica del país que nació en época franquista y que ahora ya es una vía agotada”.