Saltar al contingut Saltar a la navegació Informació de contacte

El gobierno prioriza las inversiones y las políticas sociales y económicas en la propuesta de presupuesto para el 2009 La reconstrucción del Celler y la remodelación de la Plaza Dr. Guardiet son dos de las inversiones previstas. https://www.rubi.cat/@@site-logo/ajuntament-de-rubi.svg

El gobierno prioriza las inversiones y las políticas sociales y económicas en la propuesta de presupuesto para el 2009

La reconstrucción del Celler y la remodelación de la Plaza Dr. Guardiet son dos de las inversiones previstas.
La propuesta de presupuesto que el equipo de gobierno presentará a aprobación en el Pleno del 27 de noviembre prevé unos ingresos y unos gastos de 87,6 millones de euros, lo que supone un incremento del 10,9 % respecto al presupuesto de este año.

La alcaldesa, Carme García, ha explicado en rueda de prensa que se trata de unos presupuestos “que vienen más que nunca condicionados por el entorno marcado por una crisis económica, por este motivo hemos elaborado unos presupuestos austeros, pero esto no quiere decir que no den respuesta a las necesidades ciudadanas”.

Ante esta situación, el gobierno local ha apostado por reforzar las políticas sociales y económicas, así como la inversión pública. En este sentido, García ha dicho que “se ha aumentado la inversión respecto al 2008 porque la ciudad no se puede parar, tiene déficits de infraestructura y hay que incrementar así los puestos de trabajo, reforzar la economía productiva y por este motivo apostamos por la gente en situación de paro o con dificultades para encontrar trabajo. Ahora tenemos un 14 % de parados y hace un año la cifra era del 8%, el aumento es importante”.

La alcaldesa ha informado que “es la primera vez en mucho tiempo que la situación económica general hace que sea necesario replantear las prioridades del gasto municipal”. Para conseguirlo, se ha propuesto una serie de medidas que se han aplicado a la propuesta de presupuesto para el año próximo. Medidas que pasan por la racionalización y mejora de la gestión, la reducción del gasto corriente (sobre todo en publicidad, horas extras y funcionamiento interno municipal) y la periodificación de las inversiones en obras públicas y equipamientos sociales y comunitarios.

La situación global de crisis se traduce en cifras con un descenso del 0,5 % (casi 360 mil euros) de los ingresos corrientes como consecuencia de los 3,6 millones de euros que el Ayuntamiento deja de recaudar por los impuestos de Plusvalía, de Construcciones (ICIO) y por las tasas vinculadas a licencias urbanísticas. Este descenso queda compensado en parte con un incremento del 11,3 % (2,4 millones de euros) de las subvenciones y ayudas tanto de la Diputación de Barcelona como de la Generalitat.

Los capítulos de gasto son el reflejo de las políticas municipales de apoyo a las personas, a la promoción económica y a las inversiones públicas que el gobierno se ha planteado para el próximo año. Así, crece el gasto para poner en marcha nuevos equipamientos y servicios como la Biblioteca, la guardería de la calle Calderón de la Barca o la Ley de la Dependencia, y para reforzar los servicios de ocupación y promoción económica.

También se incrementa en un 13 % el conjunto de transferencias corrientes destinado a subvencionar servicios que repercuten directamente en estos ámbitos de actuación, como por ejemplo las guarderías (15 %), las políticas de género (8%), las políticas de inserción laboral (8%), los servicios a las personas (52 %) y las políticas de promoción económica (15%). Mientras que los gastos relacionados a conceptos no atados a la prestación de servicios sociales y promoción económica se reducen un 11 % en el capítulo II.

Las inversiones experimentan un incremento del 120,5 % respecto al presupuesto actual, pasando de 6,8 millones de euros a aproximadamente 15,1 millones. La alcaldesa ha manifestado que “la inversión es una de las grandes apuestas de este año, hemos aumentado un 25 % de gasto en comparación con el presupuesto modificado”.

Entre los nuevos proyectos que se incluyen en esta partida presupuestaria está la ampliación de la calle Riera y la remodelación de la plaza del Dr. Guardiet, la construcción de un arboretum en el parque del Castillo, la remodelación del Celler y de la Masía Can Serra, así como la reforma de una parte de las calles Bartrina y Abad Escarré. También se asigna dotación presupuestaria para proyectos que ya están en marcha como el aparcamiento y la nueva plaza del Mercado Municipal, el pabellón de La Llana, la retirada de las líneas eléctricas de Can Fatjó o la remodelación del barrio del Pinar.

García ha añadido que “garantizaremos los servicios a los ciudadanos y los contratos para que la ciudad funcione en términos de mantenimiento y aumentaremos las partidas dirigidas a servicios sociales, educación y trabajo”.

Por su parte, la 3a tenienta de alcaldía, Arés Tubau, ha manifestado que “desde el primer momento había directrices claras y concretas que debíamos ajustar el gasto a las necesidades reales de la ciudad”. Por este motivo ha afirmado que el compromiso del equipo de gobierno ha sido priorizar, por una parte, el gasto social por el hecho de que hay más ciudadanos afectados por deslocalizaciones, paro, etc. y, por la otra, el fomento del tejido económico. Dos ejes, según la regidora, en los cuales se han destinado más esfuerzos y recursos. En relación ha esto, ha destacado que “el 32 % de gasto social del gasto corriente es un porcentaje muy bueno, importante y necesario para hacer frente a las necesidades reales”.

Para acabar, la alcaldesa, Carme García, ha adelantado que el equipo de gobierno está negociando con todos los grupos políticos la aprobación de un documento que marque los criterios a tener en cuenta para la elaboración de los presupuestos. Según la alcaldesa, el pasado miércoles se les entregó un documento para analizarlo e incluir sus propuestas. “Creemos que en momentos de crisis es importante el consenso y que los presupuestos sean de nuestra ciudad, no sólo del equipo de gobierno”, ha afirmado la alcaldesa.