Saltar al contingut Saltar a la navegació Informació de contacte

El Espona, centro de la danza tradicional catalana, se presenta el domingo coincidiendo con la celebración de Rubifolk Las obras de adecuación del espacio se iniciarán en otoño y se prevé su inauguración en primavera. https://www.rubi.cat/@@site-logo/ajuntament-de-rubi.svg

El Espona, centro de la danza tradicional catalana, se presenta el domingo coincidiendo con la celebración de Rubifolk

Las obras de adecuación del espacio se iniciarán en otoño y se prevé su inauguración en primavera.
La alcaldesa, Carme García, y el regidor de Identidad y Proyección Exterior, Martí Pujol, han presentado la jornada que el domingo acogerá la Espona bajo el título El futuro centro de la danza catalana. Un encuentro que servirá para hacer público el proyecto del que será la sede central de la red de centros de danza tradicional. La jornada se desarrollará a lo largo de la mañana del domingo, 12 de julio, y va dirigida a cualquier particular, entidad y asociación vinculada a la danza tradicional catalana.

La jornada se articulará en tres partes: la presentación, a cargo de la alcaldesa, donde también se aprovechará para presentar el último número de la revista Caramella; una segunda parte en forma de mesa redonda concebida como un espacio de diálogo donde los asistentes, con sus aportaciones, podrán dar su visión sobre el proyecto de Rubí; y un último apartado donde se expondrán las conclusiones de la mesa redonda y donde hará público el proyecto de red de centros de danza tradicional catalana y más concretamente el de la Espona, Centro de la Danza Tradicional Catalana.

Los Antecedentes

Las líneas básicas del futuro de este proyecto que consiste en una red de centros relacionados con la danza tradicional catalana tendrá una sede central ubicada en el municipio de Rubí, en la antigua fábrica Espona.

Durante 7 meses, entre el noviembre de 2007 y el mayo de 2008, una Comisión Técnica de Expertos se reunió en varias sesiones de trabajo para debatir sobre cómo debía ser el futuro centro de la danza de Rubí. En estas comisiones se definieron las bases principales del proyecto Espona (los cuatro ámbitos de actuación: formación, creación, búsqueda y difusión). En verano del año pasado se hacía oficial que la sede de la red de centros de danza tradicional catalana se instalaria en Rubí.

El día 1 de Noviembre de 2008, dentro de la 11ª Feria de la Mediterránea de Manresa tuvo lugar la primera Jornada Cómo querríamos un centro de la danza tradicional catalana? con la participación, a las cuatro mesas de debate, de unos setenta agentes implicados en el sector. Los asistentes a la jornada dieron su opinión sobre la posible creación de un centro. A la vez, se hizo público que en breve Rubí proyectaría un centro ubicado en la antigua fábrica Espona.

El regidor Martí Pujol ha destacado “la importancia que para Rubí tiene que haya en la ciudad un espacio de ámbito nacional que sitúa la ciudad en el mapa cultural de Catalunya”.

La sede central en Rubí

La Espona, Centro de la Danza Tradicional Catalana, será la sede central de una futura red de centros dedicados a la danza territorial repartidos por todo el territorio catalán. El objetivo principal de esta red era crear circuitos, vínculos e intercambios, a parte de compartir experiencias, contenidos, material, estudios producciones y actividades relacionadas con la danza tradicional catalana. Actualmente en Catalunya no hay ningún centro de alcance nacional dedicado en exclusiva a la danza tradicional.

La razón por la cual se ha escogido Rubi para acoger la sede central de la red es, según ha explicado la alcaldesa, “la actitud positiva con qué Rubí ha perseguido que así sea, a parte de la existencia en la localidad del Esbart Dansaire de Rubí, uno de los más consolidados y con más prestigio del país”. Otra razón apuntada por García es la buena situación geográfica de la ciudad.

La Espona se constituirá como un organismo público autónomo y su inauguración se ha previsto para la primavera próxima. Las obras de adecuación del espacio se iniciarían durante el otoño.

El edificio cuenta con un espacio total de 925 m2 distribuido en 6 plantas: la torre de 25 m2, el altillo de la primera planta con 120 m2, la primera planta de 307 m2, un altillo en la planta baja de 58 m2, la planta baja con 307 m2 y un sótano de 109 m2. El nuevo centro dispondrá de espacios de encuentro, un centro de documentación, diferentes salas de ensayo insonorizadas, salas de trabajo y un espacio de exposiciones temporales, a parte de espacios para archivo y almacenamiento del material del Esbart Dansaire de Rubí “que convertirá la Espona en su sede oficial”, ha destacado la alcaldesa. De hecho, según ha añadido García, el 50 % de la Espona será de uso exclusivo del Esbart y el resto será Centro de Danza Tradicional Catalana, “sin perjuicio que en momentos determinados se fusione todo en un único espacio pudiéndose utilizar de forma indistinta en función de los proyectos que se lleven a término”, ha puntualizado Martí Pujol.

La Espona, Centro de Danza Tradicional Catalana, nace con el fin de promover la búsqueda, la formación y la difusión de esta actividad y por esto ofrecerá servicios dirigidos a hacer realidad estos objetivos. Objetivos que, además, pasan por contribuir a los valores positivos que la cultura popular y la danza aportan a la sociedad.

El coste total de las obras es de 550.000 €, de los cuales 400.000 € es el gasto de ejecución de los trabajos, que corre a cargo del Ayuntamiento de Rubí, y el resto es asumida por la Generalitat de Catalunya para “llenar el edificio con el material necesario”, ha puntualizado García. Generalitat y Ayuntamiento se harán cargo por mitades del mantenimiento anual de funcionamiento del nuevo equipamiento.

Tanto la alcaldesa como el regidor de Identidad y Proyección Exterior han adelantado que una vez cerrado el capítulo de dotar el Esbart con un espacio para que pueda crecer, adelantarán en la creación de un espacio que substituya el escenario natural del Esbart que hasta este año es la plaza del Dr. Guardiet para que se pueda incrementar el público asistente a los espectáculos tanto de Fiesta Mayor como del Rubifolk. Carme García ha recordado que el actual aforo máximo es de 1200 asientos en la Plaza del Dr. Guardiet y que “ya hace tiempo que estamos trabajando para ofrecer una mayor cabida”. Pujol ha añadido que “en estos momentos el Esbart no puede hacer una amplia difusión de sus actividades porque no disponemos de un espacio capaz de acoger los visitantes que vendrían a ver el espectáculo”. El regidor ha dado la cifra de 4 ó 5000 personas como la que podría albergar el nuevo espacio en el que trabaja el consistorio.