Saltar al contingut Saltar a la navegació Informació de contacte

El Celler de Rubí, un nuevo equipamiento de referencia en el mundo del vino El espacio también acogerá una programación cultural de calidad https://www.rubi.cat/@@site-logo/ajuntament-de-rubi.svg

El Celler de Rubí, un nuevo equipamiento de referencia en el mundo del vino

El espacio también acogerá una programación cultural de calidad
Hacer del Celler un equipamiento de referencia en el mundo del vino en reconocimiento a su pasado vitivinícola y con vistas a darle una proyección exterior en este campo es el objetivo de la propuesta de modelo de gestión que este viernes ha presentado el equipo de gobierno al resto de fuerzas políticas de la ciudad.

El consistorio confía en que, con este modelo, el Celler se convierta, además de un equipamiento arquitectónicamente singular, un referente en el mundo del vino que también refleje su tradición cooperativista, un hecho que permitiría integrar este espacio municipal en los principales circuitos y rutas turísticas relacionadas con la viticultura. Pero, sobre todo, la intención del equipo de gobierno es que, una vez remodelado, el Celler se convierta un punto de referencia para la población rubinense.

Para conseguir estos objetivos, el Ayuntamiento de Rubí propone un modelo de gestión que integre un operador externo especializado. Según el consistorio, sólo de esta manera se puede dar respuesta al alto grado de especialización en el mundo del vino que requieren los objetivos marcados. Así, el modelo de gestión propuesto permitiría optimizar recursos y a la vez presentar una oferta especializada de actividades que pudiera tener un amplio eco exterior en colaboración con otras bodegas, productores, enólogos y expertos del vino de Cataluña y del conjunto del Estado. Paralelamente, todo este conocimiento relacionado con el mundo del vino se trasladaría al conjunto de la ciudadanía mediante una agenda cultural de calidad y la apertura al público del equipamiento.

El operador externo debería cumplir con una serie de requisitos, tales como garantizar un horario mínimo de apertura al público, dinamizar el equipamiento a través de una agenda de actividades de alta calidad que responda a las necesidades de la población rubinense y a las inquietudes de un sector especializado, promover a través de la participación el contacto con las redes de equipamientos del mundo del vino, la reserva de espacios interiores y exteriores, la oferta complementaria tanto del servicio de restauración como el espacio comercial y, por último, el mantenimiento general del edificio. Para asegurar un correcto servicio, el Ayuntamiento ha propuesto la creación de un espacio de relación permanente que tratará cuestiones que puedan surgir de la gestión y explotación del Celler.

Sobre el consistorio recaerá el peso principal del programa de actividades dirigido a la ciudadanía, dejando sólo al operador externo aquellas tareas vinculadas con la especialización relacionada con el mundo del vino, debido a su conocimiento profundo del sector. Por esta razón, el Ayuntamiento será el responsable de ofrecer una programación cultural de calidad, abierta a la ciudadanía, que englobe diferentes formatos, con una especial mirada a la tradición que conservan las paredes de este equipamiento, pero también permitiendo la entrada de nuevos y atrevidos formatos culturales. Paralelamente se buscarán dinámicas de colaboración con otros equipamientos similares de toda Cataluña.

Distribución de espacios

La propuesta de modelo de gestión presentada por el equipo de gobierno identifica los diferentes espacios de uso de el Celler: nave lateral, edificio de acceso (planta 1), nave principal (planta 0) y nave principal (planta -1). A todos estos espacios internos se suma la zona externa que rodea el equipamiento.

La nave lateral tiene una superficie de 339m2. Debido a su historia, así como a sus características, el espacio se quiere vincular al mundo asociativo rubinense mediante una explotación pública. Así, acogería actividades propias de las artes escénicas, como teatro y auditorio, además de funcionar como sala de conferencias, de arte o cinematografía. Este espacio contempla pequeñas áreas de servicio o almacén.

El edificio de acceso (planta 1) tiene una superficie de 407m2. Este espacio se considera adecuado para la explotación privada de actividades comerciales, bar, restaurante y celebraciones de grupos cerrados.

La nave principal (planta 0) tiene una superficie de 625m2. Para este espacio, que alberga las tinas de vino originales del edificio, se propone un régimen de explotación mixto público- privado.

Sería el mismo caso de la nave principal (planta -1), con una superficie de 365m2. Este planta subterránea de paredes cóncavas también tendría un régimen de explotación público-privado. En estos dos espacios, la parte de actividad pública podría incluir exposiciones temporales relacionadas con el vino o la arquitectura, conferencias, presentaciones de libros, audiciones, audiovisuales y actos institucionales. La parte de actividad privada se limitaría a eventos sujetos a la ordenanza fiscal del equipamiento.