Saltar al contingut Saltar a la navegació Informació de contacte

El Celler Cooperatiu de Rubí abre las puertas para acoger la final de los Premios Vinari, el concurso de los vinos catalanes Tras su rehabilitación, que ha durado 4 años, este edificio se convertirá en un nuevo centro sociocultural para la ciudadanía. https://www.rubi.cat/@@site-logo/ajuntament-de-rubi.svg

El Celler Cooperatiu de Rubí abre las puertas para acoger la final de los Premios Vinari, el concurso de los vinos catalanes

Tras su rehabilitación, que ha durado 4 años, este edificio se convertirá en un nuevo centro sociocultural para la ciudadanía.
La cata final de los Premios Vinari, el concurso de vinos de Cataluña, ha sido el acto de apertura del Celler Cooperatiu de Rubí, tras las obras de rehabilitación que han devuelto a este edificio el aspecto original después de cuatro años, con una actividad relacionada con su historia que, además, escogerá los mejores vinos catalanes por primera vez. La final, en la que han participado treinta catadores profesionales, ha permitido elegir los mejores entre los doscientos vinos clasificados para los Premios Vinari, que recibirán 9 galardones para cada una de las 12 categorías en que se han clasificado. También los mejores vinos procedentes de la producción ecológica tendrán sus ganadores, que se entregarán durante la Gala de los Premios Vinari que se celebrará en Vilafranca del Penedès el viernes 11 de octubre. En el concurso han participado un total de 730 vinos, entre los que entre junio y julio una cincuentena de catadores, han seleccionado los 200 vinos catados en la final.

Posteriormente, la alcaldesa de Rubí, Carme García, y los portavoces del consistorio, acompañados del grupo de catadores, pudieron visitar las instalaciones rehabilitadas, que el próximo mes se abrirán a toda la ciudadanía.

Una rehabilitación integral

En 2009, el Ayuntamiento de Rubí comenzó las obras de rehabilitación del Celler Cooperatiu, uno de los edificios modernistas de referencia de nuestra ciudad, obra del arquitecto Cèsar Martinell, que pronto se convertirá en un nuevo referente sociocultural para la ciudadanía.

La rehabilitación completa del Celler ha permitido adecuar también el espacio exterior del edificio, creando tres nuevos espacios diferenciados a su alrededor en cada uno de los nuevos accesos al equipamiento: en la entrada norte (c /Pintor Murillo), por donde se accede al primer piso, hay una plaza que comunica con el porche de acceso a la bodega, y en las otras dos entradas (c /Pintor Coello y c /Federico García Lorca) se han ubicado dos plazas más con árboles y bancos. Esta tercera fase de las obras ha dado por terminada la rehabilitación del Celler, que ha tenido un coste aproximado de 2 millones de euros, con las otras dos fases en las que se han rehabilitado, por un lado, la cubierta y los cimientos de los muros perimetrales, con otros elementos estructurales para incorporar un ascensor y nuevas escaleras interiores, y, por otro, los elementos arquitectónicos que faltaban en el edificio, según el proyecto original de César Martinell, y el arreglo interior del Celler para adaptarlo a su nuevo uso como centro cultural. El proyecto ha contado con una subvención del Ministerio de Fomento de 697.000 euros y otra de 500.000 euros otorgada por los fondos FEDER.


Un celler cooperatiu

El Celler Cooperatiu de Rubí fue fundado como institución en diciembre de 1919 , dependiendo de la Cámara Agrícola Oficial, mientras que el edificio, obra del arquitecto tarraconense Cèsar Martinell i Brunet, discípulo de Gaudí y gran especialista en edificaciones agrarias, se edificó entre 1919 y 1921. Esta bodega modernista funcionó como tal entre los años 1920 y 1988, fecha en que pasa a ser propiedad del Ayuntamiento y se empiezan a organizar actividades culturales, principalmente.

El edificio tiene una estructura de seis entradas y cuatro ámbitos, conectados entre ellos por muros compartidos que constituyen un único edificio: el primero de ellos es la nave principal con forma de ele de 1920, donde se encontraban 20 tinas en la planta baja y 20 tinas más en el sótano. Una segunda nave, más pequeña y construida en 1958 era el espacio donde se elaboraba, se almacenaba y se vendía el vino; el otro ámbito conlleva las dependencias destinadas a la recogida y el tratamiento de la uva y, en último lugar, está el espacio destinado a las oficinas.