Saltar al contingut Saltar a la navegació Informació de contacte

El Ayuntamiento realiza un centenar de controles de tráfico en el camino de Ullastrell y sólo detecta una única infracción El Pleno del Ayuntamiento de Rubí ha aprobado recientemente una moción en relación a la tramitación del Plan Especial Urbanístico de Can Carreras y Can Balasc. https://www.rubi.cat/@@site-logo/ajuntament-de-rubi.svg

El Ayuntamiento realiza un centenar de controles de tráfico en el camino de Ullastrell y sólo detecta una única infracción

El Pleno del Ayuntamiento de Rubí ha aprobado recientemente una moción en relación a la tramitación del Plan Especial Urbanístico de Can Carreras y Can Balasc.
Desde finales de julio, cuando entró en vigor la restricción del paso de camiones con una longitud superior a los 12 metros por el camino de Ullastrell, la Policía Local de Rubí ha sancionado a un único vehículo que incumplía esta medida. El concejal de Planificación, Ecología Urbana y Seguridad, Manuel Velasco, ha celebrado esta cifra, ya que significa que 'los conductores respetan la restricción y, por tanto, ahora esta vía es más segura, uno de los objetivos que nos habíamos marcado cuando decidimos implantar esta medida'.

El 16 de julio, una vez colocada la nueva señalización viaria, el consistorio inició una campaña informativa para comunicar a los conductores de los vehículos que sobrepasaban la longitud mencionada la existencia de la nueva señalización y de la entrada en vigor de la medida adoptada. Después de este periodo informativo, agentes de la Policía Local iniciaron una campaña de disciplina viaria para verificar el grado de cumplimiento de la señalización y, en caso de incumplirlo, denunciar las infracciones detectadas. Desde entonces se han llevado a cabo un centenar de controles de tráfico en diferentes franjas horarias, establecidos aleatoriamente. El resultado de estos controles ha sido una única infracción detectada y denunciada.

Para atender ciertas excepciones de suministro y de servicios a las urbanizaciones de la zona oeste de la ciudad y a las empresas ubicadas en el camino de Ullastrell, se ha mantenido una línea de autorizaciones para la circulación de vehículos que superen los 12 metros de longitud. Estas autorizaciones tienen un carácter de excepcionalidad y deben ser justificadas, siempre que no se pueda llevar a cabo este tipo de transporte en un camión de dimensiones inferiores. Desde que entró en vigor la restricción, el Ayuntamiento ha emitido un total de 11 autorizaciones, para uno o varios vehículos y para uno o varios días, que la Policía Local ha tenido en cuenta a la hora de llevar a cabo los controles. Las autorizaciones de paso se pueden solicitar en la Oficina de ocupaciones del espacio público, de 9:00h a 13:00h. Fuera del horario de atención al público pueden dirigirse a la Policía Local.

Con esta medida, el consistorio pretende regular y equilibrar el uso que los diferentes usuarios (turismos, autocares escolares, autobuses urbanos y vehículos de gran tonelaje) hacen del camino de Ullastrell y, de este modo, prevenir accidentes. Y es que el consistorio había detectado un volumen muy intenso de tráfico pesado con destino u origen a los vertederos de la zona: Puigfel y Can Carreras.

Moción
El Pleno ordinario correspondiente al mes de octubre aprobó, con los únicos votos en contra del Partido Popular (PP), una moción que presentaban PSC, ICV-EUiA, ERC y ACR en relación a la tramitación del Plan Especial Urbanístico de Can Carreras y Can Balasc.

Entre otros, se aprobó pedir a la Generalitat la suspensión provisional de la actividad en el vertedero de Can Carreras y el inicio de una investigación en relación a la tipología de residuos que se han vertido. También se acordó pedir a la administración autonómica la suspensión de la autorización ambiental, otorgada el 9 de enero de 2012, por la incorrecta gestión del vertedero y las repercusiones ambientales que esta actividad tiene sobre los vecinos, los centros educativos cercanos y la ciudadanía de Rubí en general.

Paralelamente, también se acordó pedir a la Generalitat que incluya una serie de medidas correctoras en el marco del trámite de aprobación del Plan Especial Urbanístico de Can Carreras y Can Balasc. Por un lado, que el Gobierno catalán redacte un nuevo proyecto técnico para Can Balasch validado por el Ayuntamiento de Rubí que conlleve todas las garantías ambientales de inicio y de gestión para los vecinos más cercanos y la ciudadanía en general. Y es que el consistorio encontraría inaceptable que Can Balasch se convirtiera en un 'Can Carreras II', tanto desde el punto de vista de la gestión como de los residuos admitidos y su tratamiento. En segundo lugar, la Generalitat también debería especificar, según el Ayuntamiento de Rubí, que cualquier actividad que se pueda realizar dentro del sector del PEU se limite al perímetro actual de extracción de las actividades extractivas existentes y no permitir futuras ampliaciones. Y, por último, que la empresa Grupo FSM Vertispania SL renuncie a la autorización ambiental para la adecuación de la actividad de depósito controlado de residuos no peligrosos en Can Carreras. Según el Pleno municipal, 'a no ser que una investigación sobre las últimas irregularidades detectadas en la gestión del vertedero fijen un planteamiento diferente, es necesario que el Plan Especial establezca un régimen transitorio adecuado que conlleve el cierre de Can Carreras como depósito controlado de residuos en el plazo máximo de un año'.

Otro de los acuerdos que adoptó el Pleno fue exigir la clausura del vertedero de Can Carreras con las máximas garantías ambientales y minimizando el impacto paisajístico. Esto conllevaría, entre otros, concretar en el Plan Especial el estado topográfico final de los terrenos una vez restaurados; garantizar que el tipo de material de relleno admitido en Can Carreras, para su restauración, sean únicamente tierras limpias; trasladar las actividades de ensacado de tierras y abonos y la planta de tratamiento de palets a un suelo industrial y, en consecuencia, cesar estas actividades en el entorno de Can Carreras; y valorar el impacto de la movilidad generada sobre el tejido cercano (residencial, escuelas, institutos) y, como medidas obligatorias, prohibir la circulación de vehículos hacia el vertedero de Can Balasch por zona residencial y regular y adecuar el Camino Viejo de Ullastrell en el proceso de cierre de Can Carreras.