Saltar al contingut Saltar a la navegació Informació de contacte

El Ayuntamiento de Rubí presenta alegaciones al Plan Especial Urbanístico de Can Carreras y Can Balasc El consistorio rubinense se opone al PEU porque, entre otras cosas, se ha comprobado que la actividad genera muchas molestias odoríferas en la zona. https://www.rubi.cat/@@site-logo/ajuntament-de-rubi.svg

El Ayuntamiento de Rubí presenta alegaciones al Plan Especial Urbanístico de Can Carreras y Can Balasc

El consistorio rubinense se opone al PEU porque, entre otras cosas, se ha comprobado que la actividad genera muchas molestias odoríferas en la zona.
El Ayuntamiento de Rubí ha presentado alegaciones al Plan Especial Urbanístico (PEU) de Can Carreras y Can Balasc, aprobado inicialmente por la Generalitat de Cataluña el 13 de diciembre de 2012. El consistorio rubinense pide que se deniegue la aprobación definitiva de este plan, presentado por las empresas Arrins SA y Grupo FSM Vertispania SL, ya que el PEU incumple la normativa urbanística tanto en lo referente a cuestiones formales como de fondo.

Uno de estos incumplimientos es que el Plan Especial Urbanístico no justifica el emplazamiento escogido para ubicar la instalación propuesta ni presenta ninguna alternativa, tal como exige la ley. Manuel Velasco, concejal de Planificación, Ecología Urbana y Seguridad, ha apuntado que 'hay que tener en cuenta que Rubí soporta el 31% de vertederos y depósitos controlados en la comarca y que ocupa el primer lugar de vertederos por superficie en relación al término municipal, aparte de que la proximidad del emplazamiento propuesto a zonas residenciales y educativas es 14 veces inferior a la media de Cataluña en el caso de Can Carreras y 4 veces inferior en el caso de Can Balasc'. Además, como ha explicado Velasco, el PEU tampoco justifica la necesidad de esta infraestructura.

Paralelamente, el consistorio considera que debe tenerse en cuenta la gravedad de las afecciones que causan las actividades preexistentes sobre las personas y el medio ambiente, fundamentalmente las generadas por olores derivados de la actividad de vertedero de Can Carreras, como consecuencia de su inadecuada gestión. Estas afectaciones se han incrementado notoriamente a raíz de la autorización ambiental otorgada en enero de 2012, mediante resolución del Conseller de Territorio y Sostenibilidad. Y, en el supuesto de que se aprobara definitivamente el PEU, aumentarían hasta niveles intolerables y peligrosos para la salud y el medio ambiente, tanto por el incremento del volumen de las actividades como por su prolongación prevista en el tiempo.

Estas molestias han sido de tal magnitud que han provocado que tanto la Dirección General de Calidad Ambiental de la Generalitat de Cataluña como el Ayuntamiento de Rubí llevaran a cabo diversas campañas durante el año 2012 para analizar el origen de las molestias odoríferas, unos análisis que han dejado constancia de la existencia de estas molestias. Esta circunstancia provocó que el consistorio rubinense también encargara a la empresa especializada 'Socioenginyeria SL' varias campañas sobre contaminación odorífera y un estudio basado en técnicas sensoriales. El 45,75% de las mediciones efectuadas (1154) dieron resultado positivo, por encima del 10% de referencia, y también evidenciaron la presencia de compuestos químicos provenientes del depósito, incompatibles con la actividad de depósito de residuos inertes y no peligrosos.

El Ayuntamiento también es contrario al plan por varias razones de legalidad y oportunidad. Existe un procedimiento judicial contra la resolución de 9 de enero de 2012, en virtud de la cual se otorgó la autorización ambiental para ejercer la actividad de vertedero de residuos inertes y no peligrosos en Can Carreras. Este procedimiento judicial podría afectar de manera directa el contenido del PEU. También existen dos expedientes abiertos, tanto en la Fiscalía General del Estado en materia de Medio Ambiente como en la Sindicatura de Greuges, como consecuencia de las molestias generadas por la actividad del vertedero de Can Carreras. Y, por último, el consistorio también esgrime que el texto refundido del POUM, previo a su aprobación definitiva, incidirá directamente en la ordenación del territorio en el ámbito que abarca el PEU.

Según el consistorio rubinense, todo el PEU es inviable porque propone una ordenación que no tiene en cuenta principios medioambientales importantes, como la existencia de hábitats de interés comunitario, el área de extracción minera autorizada por la Dirección General de Energía y Minas, el área de explotación propuesta y los vasos de los vertederos, la existencia de elementos que integran el Catálogo y Plan especial del patrimonio arquitectónico, arqueológico y natural de Rubí (Masía de Can Carreras y su entorno de protección), el paso de la línea ferroviaria de alta velocidad, la ubicación de las balsas de lixiviados, las dos líneas de alta tensión existentes en la zona de construcciones prevista por el PEU en Can Balasc y la de morfología final prevista en el PEU para los dos ámbitos, partiendo del volumen de residuos propuestos y su impacto paisajístico. 'En el caso de Can Balasc, el volumen de residuos previsto en la morfología final propuesta sería equiparable a un edificio de 7 pisos de altura', ha explicaco el concejal.

Según las alegaciones presentadas por el Ayuntamiento de Rubí, el PEU aporta un estudio de movilidad y una valoración económica del impacto de la implantación de esta actividad en el entorno que no cumplen los requisitos que necesita la ciudad. 'Entre otras cosas, las previsiones que hace el Estudio de evaluación de la movilidad generada son en base a la movilidad actual, en vez de ser en base a la previsión que podría tener'.

El consistorio también considera que el Informe de sostenibilidad ambiental (ISA) no evalúa correctamente la incidencia real del plan propuesto, ni los efectos sobre el medio ambiente y la población, ni el grado de cumplimiento de los objetivos ambientales. Según el consistorio, es del todo inaceptable el grado de valoración que hace el ISA de cumplimiento de los objetivos ambientales del plan en un porcentaje del 86%. Según Velasco, 'este informe no tiene en cuenta la distancia de la actividad en relación a los usos que se hacen alrededor ni su repercusión. Hablamos de usos residencial, educativo e industrial'.

Y, en cuanto al Anteproyecto de depósito controlado de Can Balasc, el Ayuntamiento también considera que presenta varias deficiencias: falta proyecto sobre impacto acústico, falta proyecto de prevención de la contaminación lumínica, no especifica las características de los residuos que han sido admitidos y no se concreta la cota de fondo del depósito, de manera que sea superior a la máxima cota de aguas freáticas, entre otros.

Las alegaciones ya han sido presentadas
El Ayuntamiento de Rubí ya ha hecho llegar sus alegaciones a la Generalitat de Cataluña. En primer lugar, el consistorio reclama un informe previo al departamento competente y a la Comisión de Política Territorial y de Urbanismo de Cataluña para que pondere los intereses públicos concurrentes. En segundo lugar, solicita que se deniegue la aprobación definitiva del PEU y, en caso de que se acabe aprobando, reclama que se acuerde la suspensión de la tramitación del expediente de aprobación del PEU como consecuencia de las carencias a las que hace referencia el Ayuntamiento.

El equipo de gobierno ha hecho extensivas estas alegaciones al resto de grupos municipales con el objetivo de que se puedan adherir.