Saltar al contingut Saltar a la navegació Informació de contacte

Dos jornadas lúdicas darán a conocer el nuevo Celler de Rubí este fin de semana La rehabilitación integral de toda la zona ha permitido recuperar un nuevo espacio para la ciudadanía. https://www.rubi.cat/@@site-logo/ajuntament-de-rubi.svg

Dos jornadas lúdicas darán a conocer el nuevo Celler de Rubí este fin de semana

La rehabilitación integral de toda la zona ha permitido recuperar un nuevo espacio para la ciudadanía.
El Celler de Rubí abrirá sus puertas a la ciudadanía, el próximo fin de semana, para mostrar la rehabilitación, tanto del entorno como de su interior, después de más de cuatro años de obras que han supuesto una regeneración de la zona, con un nuevo equipamiento para la ciudad. La jornada de inauguración contará con múltiples actividades, como por ejemplo las visitas teatralizadas que se harán sábado y domingo a lo largo de todo el día, para conocer de cerca la reforma del espacio.

“La gente descubrirá una espacio que desde fuera no se imagina” – ha dicho la alcaldesa de Rubí, Carme Garcia, durante la presentación de las actividades que se harán en el nuevo Celler durante los días 26 y 27 de octubre. Para Garcia, la inauguración de este espacio, que por fin “el Ayuntamiento puede recuperar para la ciudad, desde 1998, es un orgullo, así como que la ciudadanía pueda descubrir este espacio arquitectónico tan emblemático”. Respeto a los usos del equipamiento, la alcaldesa ha asegurado que “hay entidades de la ciudad que se han interesado por el espacio pero que una comisión técnica está preparando un proyecto definitivo”.
De hecho, el regidor de Identidad y Proyección Exterior, Martí Pujol, ha afirmado que, dado el interés de entidades relacionadas con el mundo del vino, se está estudiando la posibilidad de que “una parte de las actividades que se organicen puedan estar relacionadas con los orígenes de este edificio y su historia vinícola”. Así mismo, el regidor ha recordado que muchas de las actividades que se podrán disfrutar este fin de semana están relacionadas con el vino, como es el caso de los talleres de catas, de los cuales se harán cinco (3 el sábado y 2 el domingo); la Feria de vinos en la que se podrán probar algunos de los mejores vinos de Cataluña, ganadores de los Premios Vinari 2013, talleres familiares para redescubrir El Celler y el mundo de la viña; y visitas teatralizadas para conocer como funcionaba allá por la década de los 50, cuando se encontraba en pleno funcionamiento.

Tapas, vinos, música y talleres familiares

La inauguración de la rehabilitación del Celler, que empezará el sábado 26 a partir de las 10 h, ha previsto la organización de actividades tanto dentro del edificio, como en los tres nuevos espacios exteriores que hay alrededor. La inauguración oficial, que tendrá lugar a las 12 h, en el exterior, contará con la participación del Esbart Dansaire que dará la bienvenida al nuevo Celler, así como de la alcaldesa y los arquitectos promotores de la rehabilitación y reforma de toda la zona. La jornada del sábado será de 10 a 23 h y la de domingo de 10 a 16 h.

Además de las catas de vinos y de tapas elaboradas por los propietarios de paradas del Mercado Municipal, que ya se pueden comprar así como inscribirse a los Talleres de catas, habrá espectáculos musicales, con swing y jazz, con la actuación del Obrador Coral, la Orquestrina Mediterránea, la Escuela de Música de Rubí, y otras entidades de la ciudad que aún están acabando de confirmar su colaboración puesto que se ha querido hacer una inauguración participativa con toda la ciudadanía.

Un espacio arquitectónico único

Las obras del Celler empezaron a mediados de 2009 con la rehabilitación del tejado y han continuado a lo largo de estos cuatro años hasta la reforma total del edificio y su entorno en la que ha sido una de las obras emblemáticas de la ciudad durante este periodo.

Según el arquitecto Joan-Albert Adell, responsable de la rehabilitación interior del Celler, el proyecto “ha respetado al máximo las condiciones del edificio de Cèsar Martinell, uno de los primeros que este arquitecto proyecta en Cataluña, y con, la reforma, se ha ganado un espacio arquitectónico único que ningun otra bodega de Cataluña puede utilizar, ni siquiera visitar, como es el sótano de la sala de las tinas”.

En cuanto a la renovación del entorno y la fachada del edificio, el arquitecto Marc Obradó ha dicho que se ha dividido “la fachada en dos espacios diferenciados, uno metálico, por donde hay la entrada principal, y un jardín vertical en el edificio anexo, para delimitar los antiguos usos que tenían las dos partes diferenciadas del Celler, y para ganar más espacio para la ciudad, al no tener que incluir ajardinamiento horizontal, pero respetando la inclusión de zona verde para oxigenar el entorno”. De hecho, con esta fachada verde, Rubí se convierte en una de las primeras ciudades de Cataluña en tener un jardín vertical que permite ganar espacio sin tener que renunciar a los beneficios de las zonas ajardinadas. La fachada vertical del Celler incluye plantas como por ejemplo carex, asparagus, ajuga, tulbaghia y ophiopogon plantadas en una base de musgo spagnum.

Actualmente El Celler consta de tres ámbitos: la nave principal, de 1920, donde se encuentran las tinas; la planta sotano, el espacio que se gana al haber retirado las tinas, y el anexo, del año 1958 en la parte oeste, donde se hacía la venta de vino y derivados.
El proyecto original de Cèsar Martinell, iniciado en 1920, constaba de dos naves paralelas y contiguas para ubicar las tinas, pero finalmente sólo se construyó una, y la sala de máquinas, en la parte de atrás.
En la fachada sur, hay detalles arquitectónicos bastante interesantes, como el doble muro de ladrillo macizo, las ventanas semicirculares divididas en pilares de ladrillo macizo en un espacio comprendido entre dos paredes maestras (crujía), los detalles de los cambios de sección de los pilares y una especie de vigas que hacían de trabas longitudinales de ladrillo (riostes).