Saltar al contingut Saltar a la navegació Informació de contacte

Rubí se suma a la celebración del Día Internacional de Concienciación en relación al Ruido El consistorio difunde una serie de consejos para prevenir la contaminación acústica en el municipio https://www.rubi.cat/es/actualidad/noticias/rubi-se-suma-a-la-celebracion-del-dia-internacional-de-concienciacion-en-relacion-al-ruido/@@images/image/preview

Rubí se suma a la celebración del Día Internacional de Concienciación en relación al Ruido

El consistorio difunde una serie de consejos para prevenir la contaminación acústica en el municipio
Una de las acciones más básicas para reducir la contaminación acústica es evitar chillar y hablar en un tono de voz bajo.
Una de las acciones más básicas para reducir la contaminación acústica es evitar chillar y hablar en un tono de voz bajo

Este miércoles, 26 de abril, se conmemora el Día Internacional de Concienciación en relación al Ruido, una jornada que pretende sensibilizar a la ciudadanía sobre los problemas derivados de la contaminación acústica. El Ayuntamiento de Rubí, en el marco de la celebración de este día, ha difundido una serie de consejos para poder reducirla.

Vivimos en un entorno ruidoso. A menudo no somos conscientes de los ruidos que nos rodean porque, en la mayoría de los casos, los producimos nosotros mismos al desplazarnos en coche, al hacer obras públicas para mejorar el estado de las calles o al realizar actividades de ocio, entre otros. El exceso de ruido es un tipo de contaminación invisible pero la exposición continuada por parte de las personas a este tipo de contaminación puede tener efectos negativos sobre la salud. También la exposición a ruidos de alta intensidad y alta frecuencia pueden ser perjudiciales.

La contaminación acústica es el ruido que provoca sensaciones desagradables, efectos negativos sobre la salud ─pérdida de oído, trastornos del sueño, dolor de cabeza, cansancio, alteración de la presión arterial y del ritmo cardíaco, irritabilidad, disminución de la capacidad de concentración , etc.─ y dificulta la convivencia de las personas. El grado de molestia al oír un ruido es muy variable en función de la persona que lo siente: un mismo ruido puede ser molesto para una persona y no para otra.

Recomendaciones
Muchas de las acciones de nuestro día a día generan un exceso de ruido: el uso de la aspiradora, del secador de pelo, los desplazamientos en coche o hablar demasiado fuerte son algunos de los ejemplos cotidianos que convierten nuestro entorno en un espacio ruidoso.

La mejora de la calidad acústica de la ciudad ayudaría a transformar el entorno en un ambiente más sostenible y confortable para las personas. Para conseguirlo, hay que aplicar buenas prácticas de prevenció en nuestros hábitos cotidianos, tales como:

  • No gritar por la calle, ni en casa ni en la escuela
  • Bajar el volumen de la televisión y la radio, sobre todo durante las horas de descanso
  • Caminar, ir en bicicleta o patines en los desplazamientos cortos
  • Viajar en transporte público para reducir el número de coches
  • Utilizar vehículos eléctricos
  • Utilizar el claxon sólo cuando sea imprescindible
  • Conducir evitando frenadas y cambios bruscos de velocidad
  • Elegir electrodomésticos más silenciosos y sostenibles con el medio ambiente
  • Si tenemos que hacer pequeñas obras en casa, evitar hacerlas en horas de descanso
  • No jugar a la pelota o a otros juegos ruidosos dentro de casa
  • No arrastrar muebles
  • No poner música fuerte si hacemos un picnic o un encuentro en el medio natural
  • Educar a los perros para que no ladren en casa, ni en la calle ni durante las actividades al aire libre
  • En el caso de los establecimientos comerciales, cumplir los horarios de apertura indicados en la ordenanza

Este año, por primera vez, se ha organizado la 1ª Semana Sin Ruido, que lleva por lema Silencio por favor. Esta iniciativa está organizada por el Congreso Acústico de Catalunya (acusti.cat), con la coordinación del Departamento de Territorio y Sostenibilidad de la Generalitat de Catalunya. Entre los objetivos de esta primera edición de la Semana Sin Ruido destacan concienciar a la ciudadanía del problema de la contaminación acústica ─especialmente en el ámbito urbano─, de sus efectos y sus posibles soluciones; y trabajar con colectivos específicos, como los centros escolares, donde el ruido puede dificultar el aprendizaje, entre otros.

Publicado en