Saltar al contingut Saltar a la navegació Informació de contacte

Rubí se incorpora al proyecto Recooperem con cinco escuelas que garantizarán el aprovechamiento alimentario Los centros educativos Torre de la Llebre, Montessori, 25 de Setembre, Mossèn Cinto Verdaguer y Nostra Senyora de Montserrat ya destinan las comidas sobrantes a familias necesitadas https://www.rubi.cat/es/actualidad/noticias/rubi-se-incorpora-al-proyecto-recooperem-con-cinco-escuelas-que-garantizaran-el-aprovechamiento-alimentario/@@images/image/preview

Rubí se incorpora al proyecto Recooperem con cinco escuelas que garantizarán el aprovechamiento alimentario

Los centros educativos Torre de la Llebre, Montessori, 25 de Setembre, Mossèn Cinto Verdaguer y Nostra Senyora de Montserrat ya destinan las comidas sobrantes a familias necesitadas
La alcaldesa, el presidente del Consejo Comarcal y el vicepresidente del Consorcio de Gestión de Residuos, hablando con las cocineras de la Escuela Montessori (foto: Localpres).
La alcaldesa, el presidente del Consejo Comarcal y el vicepresidente del Consorcio de Gestión de Residuos, hablando con las cocineras de la Escuela Montessori (foto: Localpres)

Rubí se ha incorporado al proyecto de aprovechamiento alimentario Recooperem con cinco escuelas, siendo la ciudad más grande de la comarca en implementar esta iniciativa liderada por el Consejo Comarcal y el Consorcio para la Gestión de Residuos del Vallès Occidental con el apoyo y la implicación los ayuntamientos, los centros educativos y las empresas que ofrecen el servicio de comedor escolar.

El Recooperem tiene dos vertientes: la social y la ambiental. Con este proyecto se da cobertura a familias que se encuentran en situación de vulnerabilidad ─ya sea por dependencia como por su situación económica─, que gracias a él pueden disponer de comidas cocinadas en las escuelas y con las máximas garantías sanitarias, y se evita la generación de residuos y el desperdicio alimentario. "En los hogares españoles, el 18% de los alimentos que compramos se tiran a la basura. Este es un dato que demuestra que tenemos un problema grave", ha alertado el presidente del Consejo Comarcal del Vallès Occidental, Ignasi Giménez.

Los cinco centros educativos de Rubí que participan en el proyecto son: Torre de la Llebre, Montessori, 25 de Setembre, Mossèn Cinto Verdaguer y Nostra Senyora de Montserrat. "Las escuelas son un canal importantísimo para llegar a las familias, lo que aprenden los niños en la escuela lo trasladan a casa", ha destacado Marc Armengol, vicepresidente del Consorcio de Gestión de Residuos del Vallès Occidental. Un argumento compartido por Martí García, gerente de Campos Estela, la empresa que ofrece el servicio de comedor a todos los centros participantes: "Los niños pueden entender el proyecto como un espacio educativo, esto nos ayudará a hacer una sociedad mejor". En esta misma línea se ha pronunciado la directora de la Escuela Montessori, Conxita Gimeno, quien ha explicado que "el hecho de que nuestra escuela forme parte del proyecto no sólo nos hace ilusión sino que también nos cohesiona y consolida".

Para la alcaldesa, Ana María Martínez, el proyecto Recooperem encaja perfectamente con el trabajo que se está desarrollando desde el Ayuntamiento para ayudar a las personas más necesitadas, pero también refleja las prioridades de un municipio que ha sido reconocido recientemente como Ciudad Amiga de la Infancia: "Estamos trabajando de manera insistente para encontrar lo que nos diferencie, que nos haga sentir orgullosos de la ciudad desde la mirada de los niños. Para nosotros es muy importante todo lo que se pueda hacer con las escuelas. Si todos trabajáramos con ojos de niños, seguramente nuestro mundo sería mejor".

Las entidades que harán el reparto de comidas a las familias que lo necesiten son dos: la Associació de Solidaritat i Ajuda Veïnal (ASAV) y Frater-Nadal. "Tomamos esto como un reto ilusionante", ha dicho Eduardo Asensio, presidente de ASAV. Todas las personas implicadas de las cinco escuelas de Rubí y de las entidades participantes han recibido formación durante las últimas semanas para conocer el procedimiento para poder conservar los alimentos en buenas condiciones y poderlos aprovechar.

Durante el año 2016, el proyecto permitió repartir 4.331 comidas que llegaron a 273 familias con dependencia o situación de vulnerabilidad. En el ámbito ambiental, este aprovechamiento alimenticio evitó la generación de 1.950 kilos de desechos, mayoritariamente alimentos que, en otro momento, se hubieran tirado como materia orgánica.

Aparte de Rubí, desde el Consejo Comarcal y el Consorcio para la Gestión de Residuos del Vallès Occidental se trabaja para incorporar nuevas escuelas y municipios al proyecto para ampliar así la red de distribución y aumentar la prevención de generación de residuos. En estos momentos, ya son ocho municipios y 16 escuelas los adheridos a esta iniciativa: Rubí, con cinco escuelas; Castellar del Vallès, con cuatro; Viladecavalls, con dos; y Vacarisses, Rellinars, Matadepera, Sant Llorenç Savall y Ullastrell, con una escuela cada una. Joan Marc de Miquel, jefe del Servicio de Salud Pública en el Vallès Occidental Oeste de la Generalitat de Catalunya, ha argumentado que "este proyecto es una especie de guía para aquellas administraciones que tienen dudas. Si alguien abre caminos, y ven que es fácil, se apuntarán al carro".

¿Cómo funciona el Recooperem?
Una vez terminado el servicio diario del comedor de la escuela, la comida disponible apta para el consumo se prepara como comidas completas en unas fiambreras facilitadas por los entes comarcales. El alimento cocinado que no ha sido servido, y que se ha mantenido en condiciones higiénicas y sanitarias adecuadas, se reparte en recipientes que se etiquetan con información relevante ─alimento, cantidad y fecha de congelación─ y se congelan a -18ºC. Tienen una caducidad máxima de tres meses si se conservan congelados.

Una entidad social o la Despensa Solidaria recoge las comidas y las reparte entre las familias que cumplen determinados requisitos, como por ejemplo gente mayor dependiente o familias en situación de pobreza energética o con niños a cargo. En cada municipio, la recogida se organiza de la forma que se considera más adecuada y eficiente.

Con estas comidas se garantiza que las Despensas Solidarias y las entidades pueden contar también con alimentos cocinados, que completan la oferta de alimentos básicos que se recogen habitualmente a través de las campañas de recogida, mejorando el aporte nutricional y evitando el desperdicio alimentario.

Iniciativa social y medioambiental
Recooperem es una iniciativa de carácter social y se incluye dentro del programa de población frágil e inclusión social que lleva a cabo el Consejo Comarcal con el objetivo de dar apoyo a las personas más vulnerables para luchar contra la pobreza y favorecer la equidad de acceso a recursos. Asimismo, el proyecto consigue reducir el número de alimentos en buen estado que hasta ahora acababan en la basura porque no existía ningún canal de aprovechamiento organizado.

El Consejo Comarcal y el Consorcio de Residuos han firmado un convenio marco al que se pueden adherir por colaborar en diferentes actuaciones: las empresas y/o entidades de alimentación y/o restauración, con comida sobrante que quieran ceder; los ayuntamientos de la comarca que participen en la búsqueda de familias beneficiarias del proyecto y/o en el almacén y distribución de la comida, y las entidades de voluntariado que participen en la logística del proyecto.

La distribución de alimentos se hace con la colaboración de las escuelas públicas, las empresas de catering operadoras de los servicios de comedor, los ayuntamientos vallesanos y las despensas municipales. También pueden participar los restaurantes que quieran adherirse a la propuesta.

Imágenes relacionadas

Rueda de prensa (foto: Localpres)
Rueda de prensa (foto: Localpres)
La cocinera de la Escuela Montessori, almacenando la comida sobrante
La cocinera de la Escuela Montessori, almacenando la comida sobrante