Saltar al contingut Saltar a la navegació Informació de contacte

Las escuelas de Rubí ahorran un 24% en energía gracias al proyecto 50/50 que impulsa el Ayuntamiento Con parte del ahorro conseguido, el consistorio, entre otras acciones, construirá una instalación fotovoltaica en la Escuela Pau Casals https://www.rubi.cat/es/actualidad/noticias/las-escuelas-de-rubi-ahorran-un-24-en-energia-gracias-al-proyecto-50-50-que-impulsa-el-ayuntamiento/@@images/image/preview

Las escuelas de Rubí ahorran un 24% en energía gracias al proyecto 50/50 que impulsa el Ayuntamiento

Con parte del ahorro conseguido, el consistorio, entre otras acciones, construirá una instalación fotovoltaica en la Escuela Pau Casals
El éxito del proyecto 50/50 se fundamenta, sobre todo, en la alta implicación tanto de los alumnos como del personal de la escuela.
El éxito del proyecto 50/50 se fundamenta, sobre todo, en la alta implicación tanto de los alumnos como del personal de la escuela

Las escuelas de la ciudad han conseguido durante el curso 2014-2015 un ahorro energético de 77.425 euros (23,92%) gracias al proyecto 50/50, impulsado por el Ayuntamiento de Rubí. Esta cifra es muy superior a los 57,369 euros (13%) ahorrados el curso 2012-2013, cuando se puso en marcha esta iniciativa. 

En el marco de este proyecto, los centros educativos se comprometen a reducir su gasto energético, mientras el consistorio devuelve la mitad del ahorro conseguido en forma de subvención directa. La otra parte del dinero la invierte el Ayuntamiento en proyectos de eficiencia energética con el objetivo de seguir aumentando el ahorro en los centros educativos.

La iniciativa cuenta con la participación de doce escuelas públicas de Rubí, que han logrado importantes reducciones de su gasto energético gracias a la implementación de medidas muy sencillas, tales como el establecimiento de protocolos de encendido y apagado de luces y aparatos, la regulación del horario de la calefacción, la eliminación de puntos de luz innecesarios, el control del agua para detectar posibles fugas o el correcto aislamiento de puertas y ventanas. El éxito de este proyecto se fundamenta, sobre todo, en la alta implicación tanto de los alumnos como del personal de la escuela.

Una de las acciones de inversión que se implementarán próximamente gracias al ahorro conseguido en el marco de este proyecto será la colocación de una instalación de autoconsumo en la Escuela Pau Casals, que la transformará en uno de los primeros centros educativos del Estado español con emisiones casi nulas. Esta iniciativa supondrá un ahorro importante y diversos beneficios ambientales.

El autoconsumo, una de las apuestas de Rubí Brilla
"El Ayuntamiento de Rubí, a través del proyecto Rubí Brilla, apuesta por cambiar el modelo energético actual. Y esto requiere necesariamente pasar a generar la energía de forma renovable y distribuida a través del autoconsumo", ha asegurado el concejal del Área de Desarrollo Económico Local, Rafael Güeto.

El autoconsumo presenta varios beneficios. Económicamente, nos ayuda a reducir la factura eléctrica, ya que el hecho de generar la energía en el mismo lugar donde se consume permite reducir las pérdidas de transporte del sistema y disminuir nuestra dependencia energética del exterior, cuestiones que actualmente suponen gastar 46.000 millones de euros anuales en España. A nivel social, la instalación y mantenimiento de las tecnologías renovables genera una ocupación local de calidad que no puede ser deslocalizada. Y a nivel medioambiental, el autoconsumo y las renovables ni generan emisiones de CO2 ni producen residuos radiactivos, lo que conlleva una mejora de la calidad del aire y de nuestra calidad de vida, a la vez que dejamos de contribuir al cambio climático.

En Rubí se han llevado a cabo diversas acciones en este sentido. En primer lugar, se ha reducido el consumo en todas las instalaciones municipales aplicando medidas de eficiencia para optimizar al máximo el uso de la energía. De esta manera, se ha conseguido ahorrar y evitar el sobredimensionado de las instalaciones de autoconsumo. Esta metodología de trabajo se aplica a todos los sectores.

En el sector industrial, el consistorio, conjuntamente con el Institut Cartogràfic i Geològic de Catalunya, ha desarrollado un proyecto innovador que consiste en dos visualizadores: uno de ellos permite conocer el grado de eficiencia energética de las naves industriales y el otro, determinar su potencial de autoabastecimiento solar ─haciendo un solo clic sobre una nave concreta se puede conocer cuántos paneles fotovoltaicos o térmicos se pueden ubicar en su tejado, el coste de la inversión y el período de amortización, entre otros datos─.

En cuanto a la administración, se han analizado los 30 edificios con mayor consumo energético ─que representan el 82% del consumo total de las dependencias municipales─ y se les han aplicado medidas de eficiencia energética sin coste. Con el ahorro conseguido, el Ayuntamiento ha invertido en nuevas medidas con un periodo de retorno inferior a un año. En sólo tres años, se ha logrado acumular un ahorro de casi 2 millones de euros.

Una vez optimizado el consumo a nivel municipal, el equipo de Rubí Brilla ha proyectado dos nuevas instalaciones: las fotolineres de la Masía de Can Serra y de la Policía Local. Estos sistemas proporcionan energía fotovoltaica tanto para el autoconsumo de estos equipamientos como para la carga de vehículos eléctricos ─la de Can Serra es abierta y gratuita para la ciudadanía─. En cambio, las instalaciones solares fotovoltaicas del Rub+D, del refugio de gatos de Cova Solera, del Bullidor y de la Font del Ferro son exclusivamente de autoconsumo.

El Gobierno español ha aprobado recientemente, y en contra de buena parte de la opinión pública, el Real Decreto 900/2015, también conocido con el nombre de impuesto al sol. "Este Real Decreto ataca directamente al sector fotovoltaico del país, uno de los que tiene más potencial de crecimiento, y además reduce la competitividad de las empresas y contribuye a aumentar el cambio climático", ha comentado Güeto.

El Real Decreto establece que los propietarios de instalaciones de más de 10 kW tengan que pagar por cada kWh de energía que generen. En el caso de Rubí, y a nivel municipal, sólo la Masía de Can Serra supera esta potencia instalada. El resto de instalaciones, sin embargo, también habrá que adaptarlas a la normativa, lo que generará un gasto muy importante. La aplicación de este Real Decreto también significará duplicar el período de retorno de la inversión de estas instalaciones. "Todos los proyectos de futuro se verán afectados por esta normativa, como la instalación de autoconsumo que queremos construir en la Escuela Pau Casals gracias al ahorro conseguido en el marco del proyecto 50/50".

Otra acción que se llevará a cabo en un futuro es la construcción de una tercera fotolinera en el aparcamiento del edificio Rubí+D, que permitirá la carga rápida de vehículos eléctricos en tan sólo 20 minutos y de forma gratuita.

Todas estas cuestiones se abordarán en el marco del 2º Congreso nacional Rubí Brilla por el cambio de modelo energético, que se celebra este viernes en la Biblioteca Mestre Martí Tauler, concretamente, en el bloque temático dedicado al autoconsumo de energía (11 h).