Saltar al contingut Saltar a la navegació Informació de contacte

La alcaldesa hace un balance positivo de los primeros dos años de mandato Este sábado se ha celebrado un pleno extraordinario en el marco del cual los diferentes grupos municipales han mostrado su punto de vista sobre el estado de la ciudad https://www.rubi.cat/es/actualidad/noticias/la-alcaldesa-hace-un-balance-positivo-de-los-primeros-dos-anos-de-mandato/@@images/image/preview

La alcaldesa hace un balance positivo de los primeros dos años de mandato

Este sábado se ha celebrado un pleno extraordinario en el marco del cual los diferentes grupos municipales han mostrado su punto de vista sobre el estado de la ciudad
El pleno se ha celebrado en la Biblioteca Mestre Martí Tauler (foto: Ayuntamiento de Rubí - Localpres).
El pleno se ha celebrado en la Biblioteca Mestre Martí Tauler (foto: Ayuntamiento de Rubí - Localpres)

Este sábado, el Ayuntamiento de Rubí ha celebrado un pleno extraordinario en el marco del cual los grupos municipales han hablado sobre el estado de la ciudad. La sesión, que se ha realizado en la Biblioteca Municipal Mestre Martí Tauler y que se ha podido seguir por streaming, ha sido la primera que se ha llevado a cabo de forma presencial desde que se inició la crisis sanitaria causada por la COVID-19.

La alcaldesa, Ana María Martínez Martínez, ha hecho un balance positivo de los primeros dos años de mandato, en la línea de lo que ya expuso hace unos días en el acto Rubí, ciudad de oportunidades, celebrado en El Celler. "Venimos de un año muy difícil en el que hemos tenido que lidiar con la pandemia, cambiar nuestro orden de prioridades y adaptarnos a las limitaciones que nos comportaba esta situación", ha explicado la primera edil. Según Martínez Martínez, el Ayuntamiento respondió con celeridad ante la COVID-19. Entre otros, se amplió el fondo de contingencia hasta los 250.000 euros, se aplazaron el pago de algunos impuestos municipales y, posteriormente, se destinaron 600.000 euros para activar medidas de apoyo a la actividad económica local, que sería el embrión del Pacto para la recuperación económica y social de Rubí post COVID-19, donde se aglutinan un centenar de acciones cuantificadas en cerca de 9 millones de euros. También se repartieron mascarillas y se ampliaron los espacios para peatones para poder pasear garantizando la posibilidad de mantener la distancia interpersonal, entre otros.

Todas estas actuaciones, fruto del momento de emergencia, se han sumado a los numerosos proyectos de carácter social impulsados ​​durante esta primera mitad del mandato. Las personas mayores, los niños y los jóvenes han sido algunos de los colectivos que han disfrutado de una especial atención durante estos dos años, con proyectos como la nueva red de apoyo vecinal y la apertura de la Oficina de atención a las Personas Mayores de forma presencial; el programa de actividades de verano y la adhesión a la Red Educación 360; o la consolidación del proyecto Rubí Jove en los Barrios y la recuperación de espacios de intercambio, de participación y de detección.

"El impacto de la COVID-19 en cuanto a los servicios sociales municipales ha representado un incremento en el número de personas atendidas y un aumento de las cuantías económicas destinadas a emergencia social". Así, se han incrementando las ayudas y se han puesto en marcha nuevos proyectos, como las comidas a domicilio para personas especialmente vulnerables. Durante estos dos años, los Servicios Sociales municipales han atendido a 38.198 personas.

El trabajo en los barrios, el trabajo de sensibilización de las agentes por el civismo, el impulso de diversas iniciativas de promoción de la salud, las políticas de atención a deportistas durante la pandemia, políticas de igualdad o la promoción de la cultura son otras de las actuaciones que forman parte de la vertiente más social de este mandato.

Una parte importante de la gestión municipal se ha tenido que centrarse en políticas de recuperación económica para paliar la crisis de la COVID-19. En el caso del comercio, se ha activado la campaña para incentivar las compras Rubí s’ho val, se ha trabajado en la puesta al día del Mercado Municipal y en el futuro proyecto de la Escuela de Hostelería. "Uno de los cambios con los que hemos querido potenciar el comercio de proximidad y al mismo tiempo dar una solución a los problemas de aparcamiento es la implantación de la zona naranja como solución de más rotación y más aparcamiento en la ciudad", ha comentado la alcaldesa.

En el ámbito de la empresa, Matrtínez Matrtínez ha destacado el plan que se ha trabajado en el marco de la Mesa para la Competitividad Industrial de Rubí con el objetivo de acompañar al tejido económico en la recuperación post pandemia; también los cerca de 600.000 euros destinados a paliar los efectos de la crisis, medidas como la flexibilización fiscal o el Plan de dinamización de la actividad económica, dotado con 300.000 euros.

Para hacer realidad esta reactivación económica, la alcaldesa ha avanzado que se está trabajando en la consecución de los fondos europeos Next Generation y de todas aquellas líneas de ayudas estatales que sean útiles en este proceso.

Según Ana María Martínez Martínez, "ahora, en el ecuador del mandato, trabajamos para tener una planificación a largo plazo que nos permita generar empleo, ingresos y actividad económica. Y, de cara al futuro, trabajar un modelo de desarrollo más sostenible y resiliente a las crisis".

En cuanto al mantenimiento del espacio urbano, la alcaldesa ha asegurado: "En los próximos años damos la vuelta a toda la ciudad con un plan a fondo que aborde la mejora integral de aceras y calles". Ana María Martínez Martínez ha explicado que se han realizado 290 actuaciones de reparación valoradas en 7,4 millones de euros; se han cambiado aproximadamente el 8% de los puntos de luz a led en la ciudad (unos 900 puntos); se ha aumentado la frecuencia de la limpieza en la ciudad, y se ha sacado adelante el nuevo contrato de los servicios de recogida de los residuos y de limpieza viaria, entre otros.

La máxima representante municipal también se ha referido a las grandes inversiones. El presupuesto del Ayuntamiento para el 2021 contempla un anexo de inversiones de unos 22 millones de euros. A fecha de hoy, ya se han ejecutado obras de gran relevancia, como la primera fase de la remodelación del puente de Sant Joan, la pista polideportiva de Can Ximelis, el cambio de césped del Can Rosés, el cambio de luminarias en los polígonos, el cubrimiento de las pistas de petanca de Cova Solera y la instalación de videocámaras en las urbanizaciones y el Pinar, entre otros. Además, está en curso la ambiciosa rehabilitación del Casino.

En el espacio urbano, está previsto el Plan de asfaltado y aceras, la urbanización de parte de la calle Sabadell, la segunda fase del puente de Sant Joan y la colocación de una pérgola en la plaza Salvador Allende. También se reformará el estadio del 25 de Septembre, se llevará a cabo la transformación urbana de la avenida Estatut, la adecuación de la antigua sede de la Supersond en un centro de referencia para la juventud, se construirá vivienda pública y se desviará la línea de alta tensión de Can Fatjó, entre otros.

La alcaldesa también se ha referido al Plan director del verde urbano, del que se derivarán numerosas actuaciones ya durante este 2021.

En cuanto a las urbanizaciones, Martínez ha puesto de relieve la creación, en este mandato, de una concejalía específica para esta zona de la ciudad, centrada en la mejora de la calidad de vida de las personas que viven en ella.

Y, por último, ha asegurado que "Rubí no es un ciudad insegura", como lo demuestra el hecho de que el ratio de criminalidad en la ciudad (43,85 hechos/1.000 habitantes) es inferior al de la Región Policial Metropolitana Norte (46.06) y al de Cataluña (53.12). A pesar de ello, ha explicado que "seguimos trabajando para tener una plantilla amplia y poder dar un buen servicio". Así, en los últimos dos años se han incorporado 8 agentes, 3 plazas interadministrativas y 3 nuevos cabos. Y en un futuro próximo habrá la convocatoria de 11 nuevos agentes y 2 sargentos.

 

La visión de los diferentes grupos

La portavoz de la Alternativa d’Unitat Popular (AUP), Belén Cañizar Bel, ha coincidido con la alcaldesa a la hora de asegurar que este mandato ha estado marcado por la crisis sanitaria y sus consecuencias, que han marcado la acción política. Pero ha asegurado que "la pandemia ha puesto de manifiesto las dificultades del gobierno para poder articular respuestas rápidas, coordinadas y no contradictorias ante una situación de emergencia social". Según la AUP, las prioridades del equipo de gobierno no son las que proclaman, "no reflejan políticas de izquierdas y progresistas [...] porque no cuentan con las entidades, no hay consulta vecinal [...], todo se habla a toro pasado...".

Según Cañizar Bel, esta es una crisis más profunda que la de la burbuja inmobiliaria y se deberían priorizar acciones que sirvan para paliar la crisis.

Paralelamente, ha reconocido algunas de las iniciativas impulsadas por el gobierno, como las medidas de ahorro energético, las iniciativas de educación 360, las acciones para fomentar la igualdad, la construcción de vivienda pública o algunas de las acciones que ya se han empezado a poner en marcha en el marco del Plan de Movilidad Urbana Sostenible (PMUS).

Veïns per Rubí (VR) ha criticado la acción del gobierno de los últimos dos años. Así, ha lamentado que Rubí no disponga de un nuevo Plan General de Ordenación Urbana y que el texto en vigor sea del 1987. "Estamos condicionados por el fracaso político de los últimos 20 años", ha asegurado el portavoz de la formación, Antoni Garcia Berea.

También ha enumerado algunos de los proyectos incluidos en el Plan de inversiones financieramente sostenibles que siguen pendientes, como la ampliación del Centro de Educación Especial de Ca n’Oriol o la remodelación de la plaza Pearson. "Esto demuestra una falta de planificación; el gobierno no tiene un modelo de ciudad a medio y largo plazo", ha dicho el concejal.

VR ha lamentado la adquisición de la nave de la Supersond y de las oficinas de La Caixa del centro, al entender que el Consistorio ya dispone de otros equipamientos en propiedad que están en desuso. En cuanto a las políticas de vivienda, considera que se plantean "de forma poco realista y efectiva". También considera que Rubí se ha convertido en una ciudad con núcleo urbano gris, de cemento y hormigón y ha reclamado más políticas de desarrollo económico, que atraigan nuevas empresas en la ciudad y que ayuden al pequeño comercio. "Se deben priorizar actuaciones esenciales de defensa de las personas, los autónomos, y dejar de lado lo que no es esencial", ha explicado.

Por su parte, el portavoz de Ciutadans-Partido de la Ciudadanía (Cs), Roberto Martín Martín, considera que "Rubí hace años que vive en la más absoluta decadencia". El concejal ha repasado algunas de las obras que se han realizado los últimos dos años, como el cambio de césped del campo municipal de Can Rosés, la cubierta de la petanca de Cova Solera, el traslado de las pistas de petanca del Club Santa Rosa, la ampliación del skatepark, el puente de la calle Sant Joan, la remodelación del Casino, el asfaltado de varias calles, la adquisición de la antigua nave de la Supersond, la adaptación de varias farolas con iluminación led y la zona naranja. "Esto es el resumen de los dos primeros años de mandato. Algunos me podrían tachar de simplista, pero es lo que hay, no hay más. Los proyectos que se han de realizar en un futuro son eso: proyectos que están por llegar", ha asegurado el concejal.

Según la formación naranja, el gobierno municipal no cuenta con la oposición. En este sentido, ha lamentaado la falta de aceptación de algunas de las propuestas que han planteado, como la concesión de micro-créditos para los empresarios o subvenciones para entidades de ayuda social.

"No todo es malo, pero no lo es gracias a la gente", ha comentado Roberto Martín Martín, que ha ofrecido mano extendida al equipo de gobierno para hacer un "reset, para recuperar lo que ha quedado en un cajón y convertirlo en realidad".

La portavoz de En Comú Podem (ECP) y segunda teniente de alcalde, Ànnia Garcia Moreno, ha coincidido con los grupos de la oposición en que las dificultades, complejidades y necesidades de la ciudad son las mismas. "Vemos muchas cosas por mejorar [...] pero no podemos caer en el desánimo y centrarnos en lo que falta, sino en mirar qué hemos hecho y cómo lo podemos mejorar", ha dicho. Según la concejala, Rubí es una ciudad con dinámicas metropolitanas en términos de vivienda, trabajo, movilidad... y hay que hacer una lectura de estos dos años en este sentido.

A la hora de hacer balance de esta primera mitad de mandato, se ha centrado en tres conceptos: la sostenibilidad, la cohesión y la memoria.

En cuanto a la sostenibilidad, ha subrayado que se ha conseguido facilitar la transición energética a través del Rubí Brilla (aprobación de la ordenanza solar, puesta en marcha del primer proyecto de autoconsumo compartido en el sector industrial del estado), se ha creado la Mesa de Bienestar Animal, se ha abordado la problemática de las extractivas y de los vertederos, se ha iniciado el cambio de modelo de gestión de residuos, se está trabajando en el Plan de arbolado y el Plan de eficiencia energética, se ha creado la red de itinerarios naturales y se han consolidado los huertos de Cova Solera como herramienta social para la convivencia y la formación.

En el ámbito de la cohesión, "un eje central de la acción de gobierno", la concejala ha comentado: "Tenemos herramientas, pero nos faltan otras para poder hacerle frente". Así, ha hablado de los más de 4 millones para mejorar e invertir en el parque público de vivienda, del trabajo de mediación que se está haciendo con los Servicios Sociales Básicos para actuar preventivamente ante la pérdida de vivienda, de las medidas de política fiscal para incentivar el alquiler, de la nueva propuesta de funcionamiento de la Mesa por el derecho a la vivienda que anunciarán próximamente, de las diferentes herramientas impulsadas para garantizar los derechos de transparencia y participación ciudadana, y de las actuaciones para afianzar Rubí como ciudad acogedora, entre otros.

Por último, se ha referido a la memoria, destacando el proyecto de las Stolpersteine, el cambio de nombre de la plaza Nova por plaza Neus Català Pallejà o la futura retirada de las últimas placas franquistas que aún quedan en algunos edificios.

El portavoz de Esquerra Republicana de Catalunya (ERC), Xavier Corbera Gaju, ha explicado que "hace dos años, cuando se firmó el acuerdo de gobierno, parecía que podrían cambiar las cosas. Pero parece que vivamos en ciudades diferentes". Así, el republicano ha sentenciado que "Rubí es una ciudad de oportunidades perdidas". Y aunque ha comentado que algunos de los proyectos que ha enumerado la alcaldesa son importantes, tales como el cambio de césped de Can Rosés o el cubrimiento de las pistas de petanca de Cova Solera, "esta ciudad debe ser mucho más ambiciosa y exigente. Son necesarios cambios estructurales en la movilidad, en la apuesta por la educación [...], en la oferta de actividades para jóvenes y mayores, en materia de vivienda, de seguridad y en la transformación de los nuevos espacios urbanos".

Corbera Gaju ha lamentado que "después de 20 años de gobierno socialista no hemos evolucionado en los grandes proyectos de ciudad". En este sentido, se ha referido al Hospital de Rubí, al parque de Ca n’Oriol, a la segunda estación de Ferrocarriles y a cuestiones de seguridad, entre otros. "Observamos que otras ciudades evolucionan, pero nosotros estamos igual o peor que antes", ha asegurado. Y aunque ha admitido que hay aspectos que no dependen exclusivamente del Consistorio, ha puntualizado que tanto por la Generalitat como por el Gobierno del Estado "han pasado partidos de todos los colores".

Por último, el portavoz del Partit dels Socialistes de Catalunya (PSC) y primer teniente de alcaldía, Moisés Rodríguez Cantón, ha citado el Plan de mandato durante su intervención, que dice que "la ciudad de Rubí necesita y merece un gobierno estable que pueda afrontar con rigor los retos que, debido a diversas circunstancias, quedaron sin resolver en el mandato anterior". Según el socialista, "lo estamos consiguiendo. La ciudad mejora y mejora".

Así, Rodríguez Cantón ha asegurado que "los socialistas de Rubí vemos como las prioridades marcadas construyen, paso a paso, el modelo de ciudad que queremos", una ciudad justa, igualitaria y solidaria; educadora, formadora, emprendedora e innovadora; participativa para vivir y convivir; metropolitana y sostenible, "la ciudad que será lo que queramos que sea".

El concejal ha explicado que el gobierno municipal practica "la política de la realidad, la de poner cara y ojos a las necesidades de todo el mundo", y teniendo en cuenta el contexto de crisis sanitaria actual, ha sido necesario reordenar la acción de gobierno para adaptarse a las actuales necesidades.

"Hay que mirar adelante y reconocer que se está trabajando mucho y bien, que prácticamente no hay ningún voto en contra en las partes resolutivas de nuestros puntos de pleno y que la transformación de la ciudad es evidente", ha concluido.

Los portavoces de los grupos de la oposición han lamentado la ausencia de turno de réplica durante el pleno, al considerar que, de este modo, no se promovía el debate.

Imágenes relacionadas

Imagen del pleno (foto: Ayuntamiento de Rubí - Localpres)
Imagen del pleno (foto: Ayuntamiento de Rubí - Localpres)
El pleno ha sido presidido por la alcaldesa (foto: Ayuntamiento de Rubí - Localpres)
El pleno ha sido presidido por la alcaldesa (foto: Ayuntamiento de Rubí - Localpres)