Saltar al contingut Saltar a la navegació Informació de contacte

La alcaldesa decreta tres días de luto por la muerte de Neus Català Ana María Martínez propondrá que la Mesa local de la memoria histórica lleve el nombre de la última superviviente catalana del campo de concentración de Ravensbrück https://www.rubi.cat/es/actualidad/noticias/la-alcaldesa-decreta-tres-dias-de-luto-por-la-muerte-de-neus-catala/@@images/image/preview

La alcaldesa decreta tres días de luto por la muerte de Neus Català

Ana María Martínez propondrá que la Mesa local de la memoria histórica lleve el nombre de la última superviviente catalana del campo de concentración de Ravensbrück
En 2015, la alcaldesa felicitó a Neus Català con motivo de su centenario (foto: Ayuntamiento).
En 2015, la alcaldesa felicitó a Neus Català con motivo de su centenario (foto: Ayuntamiento)

La alcaldesa, Ana María Martínez, ha decretado tres días de luto por la muerte de Neus Català, última superviviente catalana del campo de concentración nazi de Ravensbrück, que nos ha dejado este sábado. Aunque nació en Els Guiamets, Català residió durante más de dos décadas en Rubí, en el barrio de Les Torres. Desde este lunes y durante los próximos tres días, las banderas del Ayuntamiento ondean a media asta en señal de duelo.

"Su legado seguirá vivo y estaremos en deuda con una persona que supo lo que significa la represión y que vivió para luchar contra ella y mantener viva la memoria de las personas represaliadas", ha explicado Ana María Martínez. Por este motivo, la alcaldesa ha anunciado que propondrá bautizar con el nombre de Neus Català la recién creada Mesa local de la memoria histórica, un órgano de participación que reúne a representantes de los grupos municipales, entidades relacionadas con esta temática ─como precisamente la Asociación por la Memoria Histórica Neus Català─, historiadores/as locales y personal técnico del Archivo y del Museo Municipal.

Una vida de lucha para preservar la memoria de las personas represaliadas
Al estallar la Guerra Civil, Neus Català organizó las Juventudes Socialistas Unificadas (JSU) de su pueblo y se afilió también al Partido Socialista Unificado de Cataluña (PSUC). En 1939 cruzó la frontera con unas 180 criaturas refugiadas de la Colonia infantil Les Acàcies de Premià de Dalt, donde trabajaba como jefa sanitaria. Una vez en el exilio, en Francia, participó plenamente en actividades de la Resistencia. En 1943 fue denunciada a los nazis, detenida y recluida primero en la prisión de Limoges. En 1944 fue deportada a Ravensbrück, un campo de concentración situado a 90 km de Berlín. Se lo conocía como el campo de las mujeres porque, entre 1939 y 1945, fueron registrados 132.000 mujeres y niños, 20.000 hombres y 1.000 chicas adolescentes. En este campo de concentración terminaron muriendo más de 92.000 personas de una manera atroz.

Posteriormente fue trasladada a otro campo de concentración que dependía del campo de Flossenbürg, el Kommando de Holleischen, situado en la antigua Checoslovaquia. Neus Català pasó 15 meses en los "malditos campos de la muerte", como ella los llama. Finalmente fue liberada por soldados del ejército aliado en mayo de 1945, momento en el que se comprometió a trabajar por la memoria de las personas que murieron. Entonces volvió a Francia, donde continuó la lucha clandestina contra el franquismo. Los últimos años de su vida los vivió en Els Guiamets (Priorat), municipio donde nació.

Militante del Partido de los y las Comunistas de Cataluña (PCC) y de Esquerra Unida i Alternativa (EUiA), era socia de honor de la Fundació Pere Ardiaca, además de una de sus fundadoras, y presidenta del Amical Ravensbrück desde su fundación (2005). También fue sido reconocida con la Creu de Sant Jordi (2005), la Medalla de Oro al Mérito Cívico del Ayuntamiento de Barcelona (2014) y la Medalla de Oro de la Generalitat de Catalunya (2015). Además, fue escogida Catalana del Año en 2006.