Saltar al contingut Saltar a la navegació Informació de contacte

El Ayuntamiento pone las bases del Plan local para la inclusión social con la presentación de una primera diagnosis Este jueves, la Mesa de la Inclusión Social ha podido conocer los indicadores que configuran el mapa de la vulnerabilidad social de la ciudad https://www.rubi.cat/es/actualidad/noticias/el-ayuntamiento-pone-las-bases-del-plan-local-para-la-inclusion-social-con-la-presentacion-de-una-primera-diagnosis/@@images/image/preview

El Ayuntamiento pone las bases del Plan local para la inclusión social con la presentación de una primera diagnosis

Este jueves, la Mesa de la Inclusión Social ha podido conocer los indicadores que configuran el mapa de la vulnerabilidad social de la ciudad
El Plan local para la inclusión social se plantea como un proyecto de ciudad (foto: Ayuntamiento de Rubí - Marc Grifo).
El Plan local para la inclusión social se plantea como un proyecto de ciudad (foto: Ayuntamiento de Rubí - Marc Grifo)

El Ayuntamiento de Rubí ha completado el primer paso para la elaboración del Plan local para la inclusión social con la presentación de un diagnóstico inicial que sitúa las principales problemáticas del municipio. Los datos se han dado a conocer este jueves en el marco de un encuentro virtual de la Mesa de Inclusión Social, órgano que reúne a representantes del Ayuntamiento y de otras instituciones públicas, miembros del tejido asociativo y otras personas a título individual.

Durante la presentación de la sesión, la alcaldesa, Ana María Martínez Martínez, ha señalado la importancia de contar con un mapa de vulnerabilidad de la ciudad que oriente las políticas sociales del Consistorio. Según ha dicho, estos indicadores fundamentarán un Plan local para la inclusión social que "nos ayudará a luchar contra la pobreza y a favorecer dinámicas de inclusión social, a debilitar los factores generadores de exclusión, a atender a los colectivos con más necesidades y a prevenir futuras situaciones de vulnerabilidad".

Los datos que se han presentado este jueves serán el punto de partida para un proceso participativo que se pondrá en marcha próximamente con el objetivo de completar el diagnóstico a nivel cualitativo. Este se estructurará en cinco talleres por ámbitos temáticos, dirigidos a profesionales de los servicios municipales, profesionales de servicios de otras administraciones, personal de entidades prestadoras de servicios y personal de entidades participantes en programas sociales; y en un taller general para personas usuarias de servicios y programas sociales. Los ámbitos que centrarán esta fase participativa serán: económico/vivienda, formativo/laboral, salud, relacional y ciudadanía.

Una vez finalizada la evaluación cuantitativa y cualitativa, se pasará a la fase de propuestas, donde se definirán aquellas acciones prioritarias en cada uno de los ámbitos temáticos. "Nuestra voluntad es disponer pronto de un plan que en realidad es un proyecto de ciudad, ya que orienta transformaciones estratégicas. Será un documento transversal porque tocará diferentes ámbitos, y que pondrá énfasis en los vínculos relacionales", ha explicado la concejala de servicios Sociales, Yolanda Ferrer Polo.

   

Primeras conclusiones

El trabajo realizado hasta el momento revela que los registros más elevados de pobreza en Rubí se concentran en mujeres –se produce una clara feminización de la pobreza que sitúa a las mujeres en una situación de mayor vulnerabilidad–, infancia y adolescencia, personas de nivel formativo bajo, ciudadanía desvinculada del mercado laboral, personas extranjeras o provenientes de hogares monomarentales.

Entre las problemáticas que despuntan, está la dificultad para acceder a una vivienda digna. La discrepancia entre el incremento de las rentas familiares y el precio de los pisos ha generado una grave situación de exclusión residencial. En este sentido, algunos datos significativos son los 3.000 hogares que tienen dificultades para hacer frente a préstamos hipotecarios, las 942 que reciben ayudas para pagar el alquiler o los 850 inmuebles que se estima que están ocupados a fecha de hoy.

En 2020, la Renta Familiar Disponible Bruta en Rubí fue de 12.100 € por habitante, cifra que marca un retroceso hasta niveles de 2015. El grupo de población más afectado por el paro son las personas mayores de 55 años y, especialmente las mujeres, que llegan al 35% de desempleo. El 33% de las personas paradas de larga duración tienen un nivel formativo bajo que les dificulta la inserción en el mercado laboral.

El diagnóstico inicial también muestra un crecimiento del índice de envejecimiento de la población y del índice de soledad no deseada de las personas mayores de 65 años, lo que incrementa su riesgo de aislamiento y de exclusión sociales.

Los indicadores también describen la labor que se realiza desde los Servicios Sociales Básicos del Ayuntamiento. Actualmente, un 11% de la población de Rubí está siendo atendida, principalmente por las siguientes problemáticas: falta de vivienda, dificultad para hacer frente a los gastos (alquiler, suministros...), emisión de informes de vulnerabilidad para exclusión residencial o pobreza energética, y dificultad para hacer frente a necesidades básicas (alimentación, higiene...).

    

Impacto de la Covid-19

La diagnosis presentada este jueves también refleja el particular impacto que ha tenido la Covid-19 en la situación de vulnerabilidad de una parte de la población. Desde el inicio de la pandemia, se han incrementado en un 39,2% las personas atendidas por los Servicios Sociales y han aumentado las demandas derivadas de la pérdida repentina de ingresos. Además, se ha agravado la situación de vulnerabilidad de algunos colectivos, como son las personas mayores en situación de dependencia y/o discapacidad, las mujeres víctimas de violencia machista y las personas con problemas de salud mental.