Saltar al contingut Saltar a la navegació Informació de contacte

El Ayuntamiento entrega los primeros Certificados de Acogida a vecinos y vecinas de Rubí procedentes de otros países La Generalitat otorga este reconocimiento a las personas recién llegadas que han completado un circuito formativo sobre competencias lingüísticas, culturales y laborales https://www.rubi.cat/es/actualidad/noticias/el-ayuntamiento-entrega-los-primeros-certificados-de-acogida-a-vecinos-y-vecinas-de-rubi-procedentes-de-otros-paises/@@images/image/preview

El Ayuntamiento entrega los primeros Certificados de Acogida a vecinos y vecinas de Rubí procedentes de otros países

La Generalitat otorga este reconocimiento a las personas recién llegadas que han completado un circuito formativo sobre competencias lingüísticas, culturales y laborales
La teniente de alcaldía Marta García con las primeras personas que han obtenido el Certificado de Acogida (foto: Ayuntamiento de Rubí - Lali Puig).
La teniente de alcaldía Marta García con las primeras personas que han obtenido el Certificado de Acogida (foto: Ayuntamiento de Rubí - Lali Puig)

Christiana Boakye, Hanan Rahmouni, Issam Benhari, Juana Elida Aguilar Chori, Óscar Alexis Argueta del Cid y Saida Esamsi son los primeros vecinos y vecinas de Rubí procedentes de otros países que han obtenido el Certificado de Acogida otorgado por la Generalitat de Catalunya. La teniente de alcaldía responsable del Área de Servicios a las Personas, Marta García, ha sido la encargada de entregarles el reconocimiento este miércoles en un acto celebrado en la Sala de Plenos del Ayuntamiento.

El Certificado de Acogida es un documento con eficacia jurídica y valor probatorio que puede ser útil en los procesos de extranjería o de adquisición de la nacionalidad, así como en la hora de buscar trabajo. Para obtenerlo, las personas recién llegadas tienen que acreditar haber realizado con éxito los tres módulos; un módulo para aprender catalán y castellano con un mínimo de 90 horas de formación en cada una de las dos lenguas oficiales, un módulo sobre conocimientos laborales con una duración mínima de 15 horas y un tercer módulo sobre conocimiento de la sociedad catalana con un mínimo de 15 horas. Esta propuesta formativa se ofrece desde el Servicio de Primera Acogida subvencionado un 50% por el Departamento de Trabajo, Asuntos sociales y Familias de la Generalitat y el otro 50% por el Fondo Social Europeo de la Unión Europea. Las administraciones locales están obligadas a facilitar esta formación de acuerdo con la Ley 10/2010, del 7 de mayo, de acogida de las personas inmigradas y de las devueltas en Cataluña y el Decreto 150/2014, de 18 de noviembre, de los servicios de acogida de las personas inmigradas y de las devueltas.

Durante el acto de entrega de los certificados, Marta García ha subrayado que "Rubí es una ciudad de acogida, una ciudad que acompaña toda la nueva ciudadanía que decide vivir" y que la voluntad del Ayuntamiento es seguir ofreciendo oportunidades a las personas recién llegadas para potenciar una sociedad cohesionada. Para la teniente de alcaldía, el reconocimiento otorgado este miércoles acredita mucho más que una formación: "Acredita que estáis haciendo un esfuerzo por ser una parte activa de la ciudadanía de Rubí".

Un instrumento al servicio de la cohesión
En Rubí, las acciones formativas necesarias para la obtención de los Certificados de Acogida se han desarrollado bajo el paraguas del Plan de convivencia y acogida 2017-2020, un documento que tiene como objetivo garantizar la cohesión social y la correcta gestión de los cambios estructurales derivados de la llegada de nueva población en Rubí. Uno de los principales instrumentos en el desarrollo de este plan es el Servicio de Primera Acogida, encargado de ofrecer a las personas procedentes de otros países información, asesoramiento y todas las herramientas necesarias para su integración sociocultural. Desde su puesta en marcha en 2016, este recurso ha atendido a 440 personas de perfil muy heterogéneo, aunque predominan las originarias de Marruecos, Venezuela, Senegal, Honduras, El Salvador y Nicaragua. La media de edad de esta ciudadanía es de 28 años, y la proporción de hombres y mujeres está bastante igualada.

En paralelo al Servicio de Primera Acogida, el Ayuntamiento también creó en 2016 el Servicio de Atención a la Movilidad Internacional (SAMI), que ofrece asesoramiento legal y jurídico en materia de extranjería. Desde entonces, 932 personas han hecho uso de este recurso.

Según Marta García, la voluntad del Ayuntamiento es seguir abundando en esta línea para garantizar una ciudad integradora y cohesionada. En esta voluntad se enmarca la próxima edición de una Guía de Acogida que reunirá, en diferentes idiomas, información útil sobre los principales equipamientos y servicios de que dispone Rubí.