Saltar al contingut Saltar a la navegació Informació de contacte

El Ayuntamiento de Rubí inicia la limpieza de bosques municipales siguiendo criterios de prevención de incendios La medida se ha avanzado para poder dar respuesta rápida al peligro que suponían los árboles dañados durante el vendaval del 9 de diciembre https://www.rubi.cat/es/actualidad/noticias/el-ayuntamiento-de-rubi-inicia-la-limpieza-de-bosques-municipales-siguiendo-criterios-de-prevencion-de-incendios/@@images/image/preview

El Ayuntamiento de Rubí inicia la limpieza de bosques municipales siguiendo criterios de prevención de incendios

La medida se ha avanzado para poder dar respuesta rápida al peligro que suponían los árboles dañados durante el vendaval del 9 de diciembre
La limpieza afecta a parcelas de titularidad municipal.
La limpieza afecta a parcelas de titularidad municipal

El Ayuntamiento de Rubí trabaja desde el mes de diciembre en la limpieza de varios bosques municipales, muchos de ellos afectados por el vendaval del pasado 9 de diciembre. Se trata de un proyecto que se tenía que ejecutar este año dentro del Plan de inversiones financieramente sostenible 2014-2015 pero que se ha avanzado con carácter de urgencia para minimizar el peligro que podían suponer los árboles dañados por el temporal de viento de hace unas semanas.

La limpieza de bosques se ha iniciado en el entorno de la calle Cabrera, en la urbanización de Castellnou, una de las zonas más afectadas por el vendaval. Hasta el último trimestre del año, el Consistorio actuará en un total de 150 hectáreas de bosques municipales de Can Barceló, las Valls de San Muç, Ximelis, Can Solà, Castellnou, Vallès Park y Can Serrafossà.

Más allá de dar respuesta a la situación generada por el temporal de viento, las tareas de limpieza tienen como objetivo principal prevenir los incendios forestales. Por este motivo, se están haciendo bajo los criterios que marca la Ley 5/2003 de medidas de prevención de incendios forestales en las urbanizaciones sin continuidad inmediata con la trama urbana. Según esta normativa, se debe asegurar la existencia de una franja de 25 metros de ancho alrededor de las viviendas y otras edificaciones libre de vegetación seca y con la masa arbórea aclarada. Esto quiere decir que, dentro de estas zonas de protección, debe haber una distancia mínima de 6 a 7 metros entre árbol y árbol y que, por tanto, hay que talar los ejemplares que lo impidan. Las únicas excepciones son los robles, las encinas y los olmos, ya que se trata de especies protegidas que hay que preservar.

En cuanto a las zonas más próximas a los torrentes, estos criterios se modifican con el objetivo de preservar su ecosistema, por lo que la distancia obligatoria entre árboles se reduce considerablemente.

La limpieza de bosques ajustada a la normativa de prevención de incendios es una tarea muy necesaria, no sólo por motivos de seguridad, sino también para la buena preservación de estos entornos mediante la consolidación de especies como las encinas y los robles .

Las tareas que ya se han iniciado consisten en la apertura y arreglo de caminos de desembosque ─obertura de nuevos viales en zonas inaccesibles para poder realizar las actuaciones relativas al tratamiento de la vegetación─, el tratamiento de la vegetación ─tala de arbolado, poda, desbroce y trituración de restos─, el acondicionamiento de senderos aptos para peatones, la señalización del trazado de estos senderos con hitos de piedra cuadrangulares y la instalación de puntos de descanso en zonas de sombra a lo largo del trazado de los senderos donde se han hecho trabajos de recuperación.

Mientras duren los trabajos, se podrán producir breves afectaciones de tráfico con carácter puntual, con el objetivo de poder retirar la madera. Las obras han sido adjudicadas a la empresa ARICO FOREST SL por un importe de 329.881,21 euros.