Saltar al contingut Saltar a la navegació Informació de contacte

Algunos proyectos de obra pública municipal se ven afectados en Rubí por el incremento de las materias primas Esta situación condiciona los calendarios de algunos proyectos https://www.rubi.cat/@@site-logo/ajuntament-de-rubi.svg

Algunos proyectos de obra pública municipal se ven afectados en Rubí por el incremento de las materias primas

Esta situación condiciona los calendarios de algunos proyectos

El encarecimiento del precio de las materias primas afecta a varias obras (foto: Ayuntamiento de Rubí).
El encarecimiento del precio de las materias primas afecta a varias obras (foto: Ayuntamiento de Rubí)

El aumento del precio de las materias primas, así como de los materiales de la construcción en general, está alterando la obra pública del municipio, tanto porque algunas empresas abandonan los proyectos que ya habían comenzado como alterando los calendarios de ejecución previstos. Esta situación, que no es exclusiva de Rubí y se da en la totalidad de municipios españoles, está afectando a obras que están en marcha o bien aquellas que estaban proyectadas. Y está provocando el desistimiento de empresas adjudicatarias ante la imposibilidad de sacar adelante proyectos con garantías y solvencia.

El incremento de los precios constante (9,8% de inflación interanual en marzo de 2022) y el de las materias primas en particular se ha trasladado al sector de la obra pública. Según fuentes del Gobierto Contratación, del gobierno español, una de cada diez adjudicaciones de obras resueltas en el primer trimestre del año han quedado desiertas. Esto representa el triple que el año anterior, es decir, 1.100 en el conjunto de España desde julio del pasado año hasta ahora. Un incremento que se ha puesto de manifiesto también en los materiales para la construcción. A modo de ejemplo: el cobre, que se pagaba a 106 € en 2020, en este último trimestre cuesta 150 € (incremento del 41 %). Igual ocurre con el aluminio, que ha pasado de 102 € a 162 € (incremento del 58 %), o el cemento que ahora cuesta 114 € cuando hace dos años se limitaba a 101 € (incremento del 12 %) ─datos extraídos del FIVE─.

En Rubí, el gobierno municipal ya trabaja sobre este escenario y se está estudiando caso por caso para ver si algunas obras se pueden reprogramar, cambiar el tratamiento actual o bien se requiera una revisión excepcional de precios.

Concretamente, la nueva situación económica ha provocado algunos cambios. En el caso del estadio del C.F. 25 Setembre han renunciado hasta tres empresas adjudicadas y a partir de ahora se procederá a la actualización de los precios. El Ayuntamiento ya ha informado a los responsables del C.F. 25 Setembre de esta situación en una reunión mantenida este martes por la tarde. Un caso parecido es el que ha sufrido la mejora del Centro de Educación Especial de Ca n'Oriol, donde la única empresa que se había presentado ha decidido renunciar.

Por otra parte, ha quedado desierta la rehabilitación de la chimenea del Escardívol y no se sacarán a licitación cuatro proyectos a la espera de actualizar los precios: ampliación del puente de Cova Solera, obras de arreglo de la zona verde del sector H (Els Nius), la pérgola La Rubinense en Salvador Allende y las obras de la Sala de Exposiciones de la Antiga Estació.

No se descarta que el encarecimiento de los productos de construcción, sumado al aumento del precio de la energía, también pueda afectar a futuros proyectos de la ciudad si la situación no varía en los próximos meses. Y podrían incluso condicionar algunos proyectos financiados por el Fondo de Recuperación y Resiliencia Next Generation. Esto se debe a que los proyectos se presentaron hace unos meses, con precios anteriores a la reciente subida. Y ahora a las empresas les es imposible hacerle frente.

A pesar de estas incidencias, derivadas del aumento generalizado de las materias primas y de los materiales de la construcción, la voluntad del Ayuntamiento es buscar fórmulas para dar salida a todos los proyectos que se hayan visto afectados.

Objectius de Desenvolupament sostenible