Saltar al contingut Saltar a la navegació Informació de contacte

Recogida de ropa y calzado La ciudad está llena de contenedores específicos para tirar la ropa y el calzado que ya no necesitas o se ha estropeado. https://www.rubi.cat/@@site-logo/ajuntament-de-rubi.svg

Recogida de ropa y calzado

La ciudad está llena de contenedores específicos para tirar la ropa y el calzado que ya no necesitas o se ha estropeado.

Mapa de los puntos de recogida


El mapa es interactivo. Puedes modificar el zoom y moverte por su superficie. Encontrarás informaciones adicionales en la ubicación de los contenedores clicando sobre ellos y abriendo el desplegable situado en el extremo superior izquierdo.

En estos contenedores puedes tirar:

  • Ropa de vestir: vestidos, camisas, pantalones...
  • Ropa del hogar: retales de telas y paños, sábanas y mantas, toallas, manteles...
  • Complementos de moda: zapatos, sombreros, cinturones, bolsas...

Se recomienda depositar la ropa preferentemente limpia y plegada, y siempre dentro de bolsas de plástico cerradas, para preservar su buen estado y el correcto funcionamiento de los contenedores.

 

 

Algunos datos sobre los residuos textiles


Ropa y calzado
Se entiende por residuo textil el proveniente de la ropa, calzado y otro material textil tales como ropa del hogar, bolsas, trapos, etc. que, una vez utilizado durante un periodo de tiempo determinado, se convierte en residuo independientemente del estado en que se encuentre.

 

Aunque en Cataluña es muy habitual la donación de prendas en buen estado entre particulares o mediante entidades sociales, la Agencia de Residuos de Catalunya (ARC) calcula que estos residuos suponen alrededor del 4% del total de residuos municipales generados. Este dato se traduce en 163.500 toneladas de residuos textiles, es decir, el equivalente a 22 kilos por habitante y año, de los que sólo una pequeña parte, cercana al 12%, se recoge selectivamente para su reutilización y reciclaje.

 

¿Por qué es importante su reciclaje?


El modelo fast fashion, promovido por gran parte de la industria textil, provoca graves impactos, entre los que se encuentra el ambiental: hay que saber que una prenda barata ha consumido mucha agua y energía en su proceso de fabricación y dado que está confeccionada con tejidos de bajo coste a base de plástico (como el poliéster, el nylon o el acrílico) se ha identificado como un importante contribuyente en la emisión de microfibras de plástico que llega al océano mediante el proceso de lavado.

Según la ARC, de las toneladas de ropa que se recogen a través de los contenedores o los centros de recogida: un 60% se puede reutilizar, un 30% más se puede reciclar y sólo un 10% termina finalmente en el vertedero.

 

El destino de la ropa y el calzado que reciclamos


Las empresas Humana y Solidança, mediante un programa de inserción social, se encargan de la gestión de la ropa que la ciudadanía lleva tanto a las deixalleries como a los 70 contenedores de ropa específicos que hay repartidos por la ciudad.

Estos gestores clasifican y preparan la ropa para su reutilización o valorización. El textil que se puede aprovechar se lava y se vende en tiendas de segunda mano. La ropa deteriorada y en mal estado se reutiliza como trapos.

¿Te ha resultado útil esta página?

0
0