Saltar al contingut Saltar a la navegació Informació de contacte

Comunidades circulares, comunidades sostenibles La 13a edición de la Semana Europea de Prevención de Residuos se centra en la capacidad de la cooperación ciudadana para alcanzar el residuo cero https://www.rubi.cat/es/temas/medio-ambiente/residuos/actividades-y-campanas/semana-europea-para-la-prevencion-de-residuos/semana-europea-de-la-prevencion-de-residuos/noticias/comunidades-circulares-comunidades-sostenibles/@@images/image/preview

Comunidades circulares, comunidades sostenibles

La 13a edición de la Semana Europea de Prevención de Residuos se centra en la capacidad de la cooperación ciudadana para alcanzar el residuo cero
El proyecto Recooperem, una comunidad circular que trabaja para prevenir el derroche alimentario. (foto: Ayuntamiento de Rubí).
El proyecto Recooperem, una comunidad circular que trabaja para prevenir el derroche alimentario. (foto: Ayuntamiento de Rubí)

Generamos gran cantidad de residuos de forma incesante. Esto supone una grave amenaza para nuestro planeta y una responsabilidad compartida entre toda la humanidad. Pero, ¿qué pasaría si nos organizáramos para combatir ese mal? ¿Qué pasaría si entre todos los miembros de la comunidad uniéramos esfuerzos para hacer una sociedad más sostenible y con menos residuos?

Toda la ciudadanía puede participar de acciones que generen circuitos, con proyectos que ponen el valor a los recursos, o seguir iniciativas en las que los productos no terminen en la basura hasta que no termine su vida útil. Podemos beneficiarnos utilizando lo que necesitamos sin invertir económicamente en un producto nuevo, reutilizando e incluso compartiendo estos recursos, haciendo que su uso no acabe cuando nosotros los dejamos de necesitar. Las comunidades circulares se basan en esta idea: organizarse para aprovechar el máximo de recursos o conocimiento para afrontar un problema. Estas comunidades, incluso las más pequeñas y con un ámbito de actuación local, juegan un papel muy importante en la prevención de residuos, pero también en la transición de nuestra ciudad hacia un modelo de consumo y producción más sostenible, justo e inclusivo.

 

Rubí, ejemplo de comunidades circulares

Las cooperativas de consumo ecológico, que trabajan en grupo para realizar compras de alimentos de proximidad, evitando las emisiones de C02, los residuos en los embalajes y velando por una producción más sostenible. El proyecto Recooperem, que hace de enlace entre los excedentes del comedor de las escuelas participantes hasta la mesa de personas en riesgo de exclusión social; un circuito que permite el aprovechamiento de alimentos entre otros beneficios. El comercio local ofrece oportunidades de salida en forma de oferta a los productos con fecha de caducidad cercana o excedentes; y la ciudadanía que "salva" estos alimentos a través de las plataformas digitales que los promocionan. Los grupos en red que han aparecido últimamente en las redes sociales, con el objetivo de aprovechar los productos al máximo y promoviendo la reutilización. Finalmente, la colaboración entre la ciudadanía y entidades como ASAV en la reutilización de los juguetes con la campaña ¡Todavía podemos dar mucho juego!, que anualmente da salida a cientos de juguetes en buen estado coincidiendo con las Navidades.

Nuestro municipio es ejemplo de varias historias de éxito de participación y organización comunitaria. Estas iniciativas cuentan con la cooperación activa de la ciudadanía y las entidades para prevenir el desperdicio de recursos y la generación de residuos. Si quieres saber más sobre estas comunidades circulares mira las píldoras medioambientales en las que algunos de sus protagonistas nos cuentan la experiencia.

El enfoque circular comienza a nivel local y su difusión pone en valor los beneficios de la comunidad en la investigación hacia el residuo cero. Es necesario buscar la colaboración entre las personas para crear una sociedad que deje de producir residuos para lograr un desarrollo sostenible, manteniendo un buen equilibrio entre los pilares ambientales, sociales y económicos.