Saltar al contingut Saltar a la navegació Informació de contacte

Ve la luz el libro sobre Joaquim Aragonès, uno de los rubinenses deportados a Mauthausen El auditorio de la Biblioteca Municipal Mestre Martí Tauler se ha llenado con motivo de la presentación de este trabajo escrito por Josepa Gardenyes https://www.rubi.cat/@@site-logo/ajuntament-de-rubi.svg

Ve la luz el libro sobre Joaquim Aragonès, uno de los rubinenses deportados a Mauthausen

El auditorio de la Biblioteca Municipal Mestre Martí Tauler se ha llenado con motivo de la presentación de este trabajo escrito por Josepa Gardenyes
El auditorio de la Biblioteca Municipal Mestre Martí Tauler ha acogido este martes por la tarde la presentación del libro Joaquim Aragonès. De Rubí a Mauthausen, escrito por la profesora Josepa Gardenyes. La obra relata la experiencia vital de este sindicalista y concejal del Ayuntamiento, que sufrió el exilio en Francia y la posterior deportación al campo de concentración austríaco de Mauthausen.

El libro ve la luz gracias a una campaña de micromecenaje que ha contado con el apoyo de la concejalía de Identitat i Projecció Exterior. Con su publicación, culmina un trabajo iniciado mucho tiempo atrás, en los años 80, cuando Josepa Gardenyes, esposa de uno de los nietos de Joaquim Aragonès, comenzó a documentar sus experiencias con el objetivo de preservar la memoria de la familia. La profesora grabó varias conversaciones con el ex regidor, que luego dotó de contexto histórico gracias, entre otros, a una valiosa documentación escrita. Hace aproximadamente seis años, la relevancia de este material despertó el interés de la entidad Amical de Mauthausen, que alentó a la familia de Aragonès a publicar un libro.

Joaquim Aragonès fue sindicalista de la CNT y concejal del Ayuntamiento de Rubí durante el período 1937 hasta 1938. Su alineación en el bando republicano le llevó a exiliarse a Francia con toda su familia. En 41, fue deportado al campo de concentración de Mauthausen, donde coincidió con otros nueve rubinenses, de los cuales sólo sobrevivieron tres, aparte de él. Sus vidas están documentadas en los anexos de la obra de Josepa Gardenyes, en un intento de hacer justicia a todos ellos.

La presentación del libro Joaquim Aragonès. De Rubí a Mauthausen se ha iniciado con la proyección de un vídeo sobre Mauthausen crudo y emotivo, editado por un antiguo alumno de Josepa Gardenyes. A continuación, el regidor de Identitat i Projecció Exterior, Martí Pujol, ha rendido homenaje a los republicanos que sufrieron la represión nazi en el exilio : 'Las víctimas no pudieron ser reconocidas ni homenajeadas por la ley de silencio imperante durante los oscuros 40 años de dictadura [... ]. Murieron por defender sus ideas, y defender sus propias ideas es lo que había que hacer entonces, ahora y siempre'.

El acto también ha contado con la intervención de Rosa Toran, historiadora y secretaria de archivos y publicaciones de la entidad Amical Mauthausen, quien ha recordado la conmemoración del 75 aniversario del fin oficial de guerra civil española. Toran ha alabado la labor de documentación e investigación realizada por la familia de Joaquim Aragonès, que amplía considerablemente el campo de conocimiento sobre este periodo de la historia, no sólo a nivel local, sino también nacional: 'Son deberes de la memoria que su abuelo no tuvo derecho a ejercer '.

Por su parte, la autora, Josepa Gardenyes, ha expresado su profunda admiración por el abuelo de su marido, por su experiencia de vida y por los valores que en la escuela franquista se negaban o se omitían. La profesora también ha dedicado palabras a los rubinenses que han tenido cabida en los anexos de la obra : 'Quiero destacar la importancia que para mí tienen los anexos que, a partir de la investigación historiográfica y de conversaciones con familiares, aportan datos nuevos y notas de vida sobre otros deportados rubinenses a los que se tenía también que recordar y homenajear '.

El libro Joaquim Aragonès. De Rubí a Mauthausen se puede adquirir en las librerías de la ciudad y en el Punt d’ Informació de la Antiga Estació al precio de 20 euros.