Saltar al contingut Saltar a la navegació Informació de contacte

Se presenta la diagnosis técnica y la síntesis del proceso de participación ciudadana del Plan de Movilidad Urbana de Rubí El equipo redactor hará ahora una propuesta técnica que se volverá a someter a la opinión de la ciudadanía https://www.rubi.cat/@@site-logo/ajuntament-de-rubi.svg

Se presenta la diagnosis técnica y la síntesis del proceso de participación ciudadana del Plan de Movilidad Urbana de Rubí

El equipo redactor hará ahora una propuesta técnica que se volverá a someter a la opinión de la ciudadanía
Se ha celebrado en el auditorio del Castell la sesión de retorno de la diagnosis técnica y el proceso de participación ciudadana para la elaboración del Plan de Movilidad Urbana (PMU) de Rubí, con la asistencia de una cincuentena de personas que, anteriormente, ya habían tomado parte en alguna de las reuniones abiertas a la población.

La presentación ha ido a cargo de las empresas AIM, encargada de la redacción del plan, y Indic, dinamizadora del proceso de participación, y ha estado presidida por Belén Meneses, regidora de Espai Públic, Obra Pública i Mobilitat. Meneses ha definido la movilidad como “un elemento indispensable en la política municipal” y ha insistido en la voluntad del equipo de gobierno de contar con la ciudadanía en el proceso de elaboración del PMU, puesto que “la participación es una prioridad para nosotros”.

La diagnosis técnica presentada este miércoles expone de manera detallada la situación actual del municipio en cuanto a la movilidad. Así, recoge las principales infraestructuras existentes, los centros de atracción y generación de viajes y el parque de vehículos, y analiza la oferta y la demanda en cuanto a peatones, ciclistas, transporte público, vehículos privados motorizados, aparcamiento y transporte de mercancías y logística. También hace una panorámica de otros aspectos relacionados en la movilidad, como la seguridad vial, el costes unitarios del transporte, el medio ambiente y el grado de ocupación del suelo.

La diagnosis revela que Rubí tiene un parque de 46.526 vehículos, entre los cuales se cuentan 33.499 turismos. Esto significa un índice de motorización por debajo de la media comarcal y del conjunto de Cataluña.

Por lo que respecta a la movilidad a pie, el estudio detecta que un 76% de las vías de Rubí tienen una anchura de acera accesible, un 42% tienen “aceras mejorables” y un 34% “aceras cómodas”. Respecto a los pasos de peatones, la mitad están adaptados pero existe un alto porcentaje de cruces donde no están señalizados.

En cuanto a la movilidad en bicicleta, la diagnosis establece que la red viaria especialmente segura por este vehículo es prácticamente inexistente, que hay un 27,6% de calles con pendientes superiores al 5% y que hay un bajo uso de la bicicleta al municipio.

En cuanto al transporte colectivo, se concluye como aspecto positivo que el autobús cubre un 80% de la ciudad pero, por el contrario, se evidencia que el entramado viario del centro de la ciudad dificulta el establecimiento de alternativas de recorrido fuera del eje avda. Barcelona-ps. Pau Claris. La diagnosis hace una muy buena valoración del servicio de Ferrocarrils de la Generalitat de Catalunya (FGC) y, en cambio, destaca negativamente el servicio de bus interurbano, con baja frecuencia de paso.

En el caso de la movilidad en vehículo privado, el estudio concluye que, en general, la red viaria interna está poco colapsada y que hay una buena estructuración de la red primaria del municipio. Donde sí hay un nivel alto de saturación, según la diagnosis, es en los accesos al casco urbano. Por otro lado, el estudio hace patente el efecto barrera de la Riera.

En cuanto al aparcamiento, en horario diurno se ha detectado que las plazas no reguladas presentan un elevado porcentaje de ocupación, por encima del 90%. Aún así, se concluye que el comportamiento normal de los conductores es buscar este tipo de aparcamiento y no recurrir a los parkings públicos subterráneos, con un nivel bajo de utilización. En cuanto al estacionamiento de rotación, también tiene una ocupación alta, por encima del 80%.

El proceso de participación ciudadana se hizo eco de muchos de estos aspectos señalados en la diagnosis técnica pero los ciudadanos que formaron parte de él también incidieron en otras cuestiones, como por ejemplo la influencia del mobiliario urbano en la movilidad, el estado y el tipo de pavimento, o la carencia de civismo. En cuanto al transporte público, algunos ciudadanos hicieron notar sus quejas referentes a aspectos como los horarios o la eficiencia de los itinerarios. La ciudadanía también concluyó durante el proceso participativo que moverse en vehículo por Rubí no es fácil, que hay colapsos en determinadas horas y en puntos concretos, y que hay carencia de señalización para orientarse. En las reuniones también se establecieron posibles mejoras en cuanto al aparcamiento, que en general se considera escaso, especialmente en el centro.

Proceso de aprobación del PMU

El PMU es el documento básico que tiene que definir las estrategias de movilidad sostenible y segura de la ciudad. A finales del año pasado, el Ayuntamiento presentó sus objetivos en el marco de las reuniones del proyecte Compromís de barri, de forma que representantes de los diferentes distritos de la ciudad ya pudieron hacer algunas aportaciones al proceso. Además, el pasado mes de mayo, se celebró una jornada participativa bajo el título de Mou-te, en la cual diferentes personas, entre ellas ciudadanos en silla de ruedas o usuarios de bicicletas, pudieron comprobar de manera práctica las problemáticas que condicionan la movilidad a la ciudad. En septiembre del 2013, y una vez finalizada la diagnosis técnica del PMU, se iniciaron reuniones sectoriales con representantes del ámbito del comercio, las empresas, el Consejo Consultivo de la Gente mayor y el Consejo de Niños y Adolescentes.

Una vez presentada la diagnosis, el equipo redactor trabajará ahora en las propuestas de actuación y se abrirá una segunda fase de participación abierta a la ciudadanía. Paralelamente, se constituirá una Comisión Cívica de Seguimiento del PMU encargada de validar todo el proceso.

La aprobación definitiva del Plan de Movilidad Urbana irá a cargo del Ayuntamiento y la Generalitat de Catalunya. En el marco de este proceso, también está prevista la elaboración de un Pacto de Movilidad, que recogerá entre 15 y 20 acciones estratégicas relacionadas con esta cuestión.