Saltar al contingut Saltar a la navegació Informació de contacte

Rubí, Sant Cugat y Cerdanyola mantienen una reunión de trabajo del CIT Los tres municipios trabajan para atraer inversiones nacionales y extranjeras en el entorno de la B-30 https://www.rubi.cat/@@site-logo/ajuntament-de-rubi.svg

Rubí, Sant Cugat y Cerdanyola mantienen una reunión de trabajo del CIT

Los tres municipios trabajan para atraer inversiones nacionales y extranjeras en el entorno de la B-30
Las alcaldesas de Rubí, Carme García, y de Sant Cugat, Mercè Conesa, y el concejal de Promoció Econòmica de Cerdanyola, Francisco Ortiz, se han encontrado en el Ayuntamiento de Rubí para abordar la última hora del Catalonia Innovation triángulo (CiT), el consorcio para la promoción y desarrollo de la B-30 que integran las tres ciudades vallesanas. La reunión de trabajo ha servido para abundar en las potencialidades económicas de un territorio que reúne 220.000 habitantes, 10.000 empresas, 5.000 investigadores y 60.000 estudiantes universitarios.

La voluntad de los municipios que forman el CiT es situar el eje de la B-30 en el mapa de inversiones tanto nacionales como extranjeras. Para alcanzar este objetivo, Rubí, Sant Cugat y Cerdanyola apuestan por una cooperación a cuatro bandas, lo que se conoce como 'cuádruple hélice', entre la administración pública, las universidades, los centros de investigación y las asociaciones empresariales. Este modelo es precisamente uno de los criterios que ha incorporado la Unión Europea (UE) en su estrategia de financiación al desarrollo económico (RiS3), siguiendo la filosofía llamada Especialización inteligente.

En una reunión mantenida el pasado mes de mayo, las alcaldesas de las tres ciudades vallesanas ya expresaron al presidente de la Generalitat, Artur Mas, el valor de este trabajo colaborativo y las potencialidades económicas del corredor del CiT, con la intención de que el Govern català lo tuviera en cuenta en su planeamiento.

Un triángulo de innovación

Los ayuntamientos de Rubí, Sant Cugat y Cerdanyola constituyeron el CiT en febrero de 2008 con el objetivo de promover el crecimiento económico y científico en torno a la autopista AP-7 y de su lateral B-30. Entre otros hitos, el consorcio persigue la atracción de nuevas actividades económicas en la zona para convertirse en un corredor europeo de excelencia empresarial, impulsar la prestación de servicios en los polígonos y parques empresariales, mejorar la movilidad y la comunicación, y generar un clima favorable al aprendizaje continuo, la investigación, el desarrollo y la innovación.

La zona de influencia del CiT reúne tres ejes fundamentales para el país como son los centros universitarios, con la Universitat Autònoma de Barcelona (UAB), la Universitat Internacional de Catalunya (UIC), la Escola d'Arquitectura del Vallès, adscrita a la Universitat Politècnica de Catalunya (UPC) y EsadeCreapolis; las infraestructuras de investigación, con el Parc Tecnològico del Vallès, el Parque de Investigación de la UAB y el sincrotrón ALBA; y los parques empresariales y viveros de empresas de base tecnológica, como el Parque Empresarial de Can Sant Joan, los once Polígonos de Actividad Económica (PAE de Rubí, o los viveros del Trade Center o EsadeCreapolis.

La unión estratégica de Rubí, Sant Cugat y Cerdanyola se traduce en una gran área de desarrollo basada en el conocimiento, donde se genera el 3 % de la actividad económica del país y que emplea a 90.000 trabajadores.

La presidencia del CiT, de carácter rotatorio, recae actualmente en el Ayuntamiento de Rubí.