Saltar al contingut Saltar a la navegació Informació de contacte

Rubí opta al Premio Medio Ambiente 2010 con una campaña sobre la gestión de la materia orgánica El proyecto 'Come, separa, compuesta y planta. Los centros educativos de Rubí cerramos el ciclo de la materia orgánica' se ha desarrollado en una quincena de escuelas de la ciudad. https://www.rubi.cat/@@site-logo/ajuntament-de-rubi.svg

Rubí opta al Premio Medio Ambiente 2010 con una campaña sobre la gestión de la materia orgánica

El proyecto 'Come, separa, compuesta y planta. Los centros educativos de Rubí cerramos el ciclo de la materia orgánica' se ha desarrollado en una quincena de escuelas de la ciudad.
15 centros educativos de la ciudad (CEIP Ca n'Alzamora, CEIP Schola, CEIP Maria Montessori, CEIP Joan Maragall, CEIP Torre de la Llebre, CEIP 25 de Septiembre, Colegio Maristas, IES Duque de Montblanc, Colegio Parroquial Nuestra Señora de Montserrat, CEE Ca n'Oriol, CEIP Teresa Altet, IES del Estatuto, CEIP Pau Casals, CEIP Mossèn Cinto Verdaguer, CEIP Rivo Rubeo) han presentado una candidatura conjunta al Premio Medio Ambiente 2010 de la Generalitat de Catalunya en la categoría de iniciativas de prevención y reciclaje de residuos.

El proyecto que opta a este galardón es la campaña 'Come, separa, compuesta y planta. Los centros educativos de Rubí cerramos el ciclo de la materia orgánica'. Se trata de una iniciativa promovida por el Servicio Educativo de Residuos (SER) del Ayuntamiento de Rubí que pretende fomentar el conocimiento sobre el ciclo de vida de los restos orgánicos entre los alumnos de la ciudad.

En el marco de esta campaña, llevada a cabo en 18 centros educativos de Rubí durante el año 2009, alumnos desde infantil y hasta secundaria han trabajado el ciclo de la materia orgánica a través de diferentes actividades.

Los más pequeños han asistido a la representación de una obra teatral que muestra qué es el ciclo de la materia orgánica de una manera creativa y dinámica, mediante atrezzo reciclado.

Paralelamente, se ha introducido el compostaje a nivel teórico a los alumnos de educación primaria y secundaria, a la vez que se reforzaban los conocimientos sobre la gestión y selección de residuos. Los centros que han querido profundizar en estos conocimientos han tenido la posibilidad de acoger un centro de compostaje, que se ha complementado con las formaciones pertinentes para llevar a cabo la práctica del autocompostaje. Y en aquellas escuelas que querían dar un paso más, se les ha acondicionado un espacio para gestionar un huerto ecológico y se les han proporcionado las pautas adecuadas para trabajarlo.

El Servicio Educativo de Residuos del consistorio ha llevado a cabo visitas de seguimiento a los diferentes centros y un asesoramiento individualizado, tanto en la selección de residuos como en el compostaje y el huerto ecológico. Además, cada centro ha recibido un dossier pedagógico con toda la teoría trabajada, actividades y otros recursos didácticos, a partir del cual tendrán más recursos para poder elaborar su propio proyecto pedagógico sobre el cierre del ciclo de la materia orgánica, pudiendo el adecuarse a las necesidades de cada centro.

El proyecto, además, tiene en cuenta el poder amplificador de los mensajes que se trabajan en los centros educativos, ya que los alumnos hacen llegar este trabajo a su casa.

Los residuos orgánicos en Rubí

Los restos orgánicos municipales suponen, con respecto a su peso, aproximadamente un 40% de la basura que se generan en los hogares. Este porcentaje aumenta en el caso de los centros educativos. Teniendo en cuenta que la fracción orgánica es un residuo 100% reciclable y recuperable, estos valores indican que existe una pérdida considerable de un material valioso.

Gracias a una correcta gestión, la materia orgánica puede ser transformada para ser reutilizada de manera beneficiosa para el conjunto de la ciudadanía. Para conseguir incrementar el porcentaje de recuperación de la materia orgánica, desde el Servicio Educativo de Residuos del Ayuntamiento de Rubí se fomenta el conocimiento sobre el ciclo de vida de los restos orgánicos. De esta manera, se puede prevenir su fractura.

El proyecto ha contado con la complicidad y el trabajo conjunto entre diferentes entes públicos y privados, como el Consorcio para la Gestión de Residuos del Vallès Occidental, los estudiantes de la Escuela Taller del IMPES, varios departamentos del Ayuntamiento, los centros educativos de la ciudad y las empresas de catering de los comedores escolares.

Esta campaña no ha sido una actividad aislada, sino que forma parte de un conjunto de acciones para implantar el cierre del ciclo de la materia orgánica a nivel escolar, con proyección de perdurar en el tiempo.

Rubí ya consiguió el año pasado el Premio Ciudad Sostenible en la categoría de Residuos por su modelo de gestión de residuos en cinco fracciones.