Saltar al contingut Saltar a la navegació Informació de contacte

Pacto para adoptar medidas de austeridad ante la crisis económica Los grupos municipales del PSC, ERC, ICV-EUiA y PP han pactado este plan que incide en el replanteamiento de las prioridades del gasto municipal y en la mejora de la gestión. https://www.rubi.cat/@@site-logo/ajuntament-de-rubi.svg

Pacto para adoptar medidas de austeridad ante la crisis económica

Los grupos municipales del PSC, ERC, ICV-EUiA y PP han pactado este plan que incide en el replanteamiento de las prioridades del gasto municipal y en la mejora de la gestión.

Las formaciones políticas con representación municipal han pactado de forma mayoritaria un documento donde se recogen toda una serie de medidas dirigidas a la racionalización de los recursos públicos y a la aplicación de políticas austeras de gasto priorizando las de contenido social y de fomento de la ocupación, con el objetivo de minimizar el impacto de la crisis económica sobre la ciudadanía de Rubí. <br /><br />El pacto se ha traducido en un documento de compromiso donde se evidencia la necesidad de que el Ayuntamiento desarrolle un papel activo contra la recesión económica “garantizando las inversiones previstas, creando servicios y medidas para apaciguar los efectos de la crisis en la ciudadanía y mediante la aprobación de un plan de medidas para la racionalización y mejora organizativa que nos permita, a través de una mejora de la gestión, incidir en la contención del gasto público corriente y definir objetivos adecuados a la nueva coyuntura”.<br /><br />Los grupos firmantes (PSC, ERC, ICV-EUiA y PP) han acordado la aplicación de un plan de racionalización presupuestaria del Ayuntamiento para el actual ejercicio y el próximo que incluye unas primeras acciones a muy corto plazo de congelación de sueldos a políticos y altos cargos municipales, una limitación del crecimiento del personal municipal y la elaboración de un plan de ahorro energético aplicable a todas las dependencias municipales. <br /><br />El Plan también contempla una reducción significativa o la eliminación de actividades y programas no imprescindibles en el contexto económico actual como por ejemplo gasto en publicaciones, horas extras, fiestas o telefonía y material de oficina de consumo interno. <br /><br />Para garantizar que los recursos municipales se destinarán prioritariamente a dar cobertura a las necesidades sociales y de fomento de la ocupación, el acuerdo contempla que “el Ayuntamiento se compromete a destinar principalmente el ahorro que se pueda generar en gasto corriente con las medidas de contención y con todo aquello que se consiga ahorrar a través de renegociaciones de contratos de servicios vigentes (...) y cualquier ingreso extraordinario no presupuestado”. <br /><br />El documento también recoge la necesidad de garantizar los servicios que actualmente ya se destinan a estos ámbitos de actuación y se compromete a dinamizar su funcionamiento para dar respuesta “a las nuevas necesidades que surjan en la ciudadanía a medida que la crisis avance, especialmente en los colectivos con más riesgo de exclusión”. <br /><br />Otro de los puntos destacados del acuerdo hace referencia al compromiso de mantener el esfuerzo inversor “especialmente en aquellos proyectos y equipamientos que cubren necesidades básicas de la ciudadanía o que permiten construir una ciudad más competitiva con capacidad para salir de la crisis con garantías”.<br />