Saltar al contingut Saltar a la navegació Informació de contacte

Nueva campaña de vigilancia de los niveles de ozono troposférico en Rubí Este año, se enviarán mensajes de preaviso a los municipios afectados. https://www.rubi.cat/@@site-logo/ajuntament-de-rubi.svg

Nueva campaña de vigilancia de los niveles de ozono troposférico en Rubí

Este año, se enviarán mensajes de preaviso a los municipios afectados.
El Departamento de Territorio y Sostenibilidad de la Generalitat de Cataluña inicia, a partir del 15 de mayo y hasta el 15 de septiembre, una nueva campaña de vigilancia de los niveles de ozono troposférico en Cataluña, ya que en esta esta época es cuando las condiciones meteorológicas (radiación solar, temperaturas elevadas, etc.) favorecen la formación de este gas y, por tanto, cuando se pueden superar los niveles establecidos.

Como principal novedad, este año la Generalitat enviará preavisos a los ayuntamientos de las poblaciones que disponen de estación de medición, como es el caso de Rubí, que tiene una ubicada en Can Oriol, en el momento en que se prevea que se pueda superar algunos de los umbrales establecidos, para que se lleven a cabo las acciones pertinentes con carácter preventivo.

El ozono se encuentra de manera natural en la atmósfera, con una concentración máxima a unos 20 km de altura, en la estratosfera, en la llamada capa de ozono, que protege de las radiaciones ultravioletas (rayos UV) del sol. Además, el ozono también se encuentra en la troposfera (ozono troposférico) y puede ser considerado un contaminante atmosférico secundario, si se encuentra en concentraciones superiores a las habituales en la atmósfera. Para disminuir de forma efectiva estos niveles de ozono superficial, se debe evitar o reducir la emisión de sus precursores que provienen mayoritariamente del tráfico y de las industrias.

Los efectos sobre la salud, en el caso de una concentración elevada de este gas, pueden ser tos, irritaciones y dificultades en las vías respiratorias, disminución del rendimiento, empeoramiento de la función pulmonar y malestar general. De todos modos, la sensibilidad al ozono puede variar mucho de persona a persona, pero quienes podrían resultar más afectadas son los enfermos de corazón y pulmón, los niños, el resto de enfermos y la gente mayor. Para prevenir los efectos, hay que evitar hacer esfuerzos físicos al aire libre entre las 10 y las 16 h (hora solar) cuando los niveles de ozono son más altos.

La medida de los niveles de ozono se hace de forma regular durante todo el año, pero durante el período en que hay posibilidades de que los niveles de ozono superen el umbral permititido, se pone en marcha esta campaña para informar a la población sobre las incidencias y cuál es el pronóstico de su evolución, así como las medidas para evitar efectos nocivos derivados de la exposición al mismo.