Saltar al contingut Saltar a la navegació Informació de contacte

La nueva guardería de la calle Calderón empezará a construirse a principios de año El proyecto se ha adjudicado a la empresa Construcciones Trade S.L. y tiene un coste de 1,1 millones de euros. https://www.rubi.cat/@@site-logo/ajuntament-de-rubi.svg

La nueva guardería de la calle Calderón empezará a construirse a principios de año

El proyecto se ha adjudicado a la empresa Construcciones Trade S.L. y tiene un coste de 1,1 millones de euros.

De los 10 proyectos que se han presentado al concurso público que se cerró a finales del mes de agosto, el Ayuntamiento ha escogido como ganador el que ha elaborado el despacho de arquitectos Exe Arquitectura, el mismo equipo que llevó a término la escuela Rivo Rubeo. El diseño y características de la nueva guardería han sido presentados por el regidor de Servicios Territoriales, Roger García y la regidora de Educación, Anna M. Martínez. <br /><br />El regidor ha mostrado satisfacción ante la mejora del proyecto respecto a la idea inicial planteada junto al Mercado Municipal. García ha destacado el hecho que “se trata de un edificio de planta baja, mucho más adecuada para niños, y, además, muy cerca del lugar donde se encontraba la guardería originariamente”. Para la regidora de Educación, la satisfacción viene dada porque “cumpliremos con los compromisos que adquirimos en el año 2005 con la Generalitat de generar 255 plazas de guardería. De hecho, con esta escuela llegaríamos a la cantidad máxima de 262 plazas”. Y es que, según ha explicado Martínez, en función de la demanda, el número de plazas de la guardería de la calle Calderón de la Barca puede oscilar entre las 127 y las 141. <br /><br />Tanto el regidor como los arquitectos que han elaborado el proyecto han destacado como característica más atractiva del proyecto que se trata de un equipamiento diseñado con criterios bioclimáticos. Estos criterios incluyen la climatización natural del edificio con la construcción de una cubierta verde con cultivo extensivo, la orientación sur del equipamiento y a creación de voladizos que regulan cómo llegan los rayos solares en función de la estación del año, así como los mecanismos de ventilación sin necesidad de usar apoyos caloríficos o frigoríficos extraordinarios. <br /><br />Estos criterios también tienen en cuenta la instalación de energía solar para el agua sanitaria y la calefacción y un sistema de iluminació que se regula en función de la intensidad exterior, así como un sistema de radiadores de calefacción de bajo consumo y gran rendimiento calórico que no sobrepasan la temperatura de 42 grados evitando que los alumnos puedan quemarse por contacto. <br /><br />La explicación de los elementos arquitectónicos y medioambientales del nuevo equipamiento ha ido a cargo de los arquitectos, Marc Obradó y Jaume Valor que, juntamente a Elisabeth Sadurní han sido los que lo han elaborado. A todos los elementos bioclimáticos antes expuestos, los arquitectos han añadido otras características que confieren al proyecto la calificación de sostenible, como por ejemplo el hecho que se reutilizarán las aguas pluviales y grises para el riego del jardín donde se plantarán plantas autóctonas de poco consumo de agua. Un último aspecto señalado por los arquitectos hace referencia a la forma de construcción a partir de materiales elaborados mayoritariamente en taller. “Esto proporciona mayores garantías, más calidad y más durabilidad a parte de una menor cantidad de residuos y su posterior reciclaje de forma controlada”, ha explicado Valor. Esta forma de trabajo permite, según ha apuntado Obradó, “que mientras redactamos el proyecto definitivo ya hayamos encargado los materiales y una vez entregado el proyecto ya podamos empezar a construir sin plazos de espera”. <br /><br />El edificio se construirá sobre unos terrenos municipales de forma triangular y con una superficie 1600 m2. La parcela limita al sur con el colegio Maristes, y al norte y al oeste con las calles Pintor Fortuny y Calderón de la Barca. Como elemento original, los arquitectos han propuesto convertir el muro que separa la guardería del colegio Maristes en una pizarra gigante, usando pintura especial de pizarra hasta una altura determinada para que los niños la puedan utilizar durante todo el año. <br /><br />La nueva guardería ofrecerá un máximo de 141 plazas distribuidas en 8 grupos: 1 de 8 niños y niñas de hasta 1 año, otro grupo para 13 niños y niñas de entre 1 y 2 años y 6 grupos más para un total de 120 niños de entre 2 y 3 años. El edificio tiene una superficie construida de 856 m2 en una única planta, con 8 aulas exteriores de 60 m2 que incluyen dormitorio y vestidores. Estas aulas darán a un patio de 535 m2. El equipamiento también contará con cocina, una gran aula polivalente de 100 m2 y un espacio reservado para guardar los cochecitos, a parte del apartado destinado a administración y espacios para profesores. <br /><br />A finales del mes de diciembre el Ayuntamiento dispondrá del proyecto definitivo y las obras se podrán iniciar durante el primer trimestre del año próximo. La inauguración del nuevo equipamiento educativo está prevista para el último trimestre de 2009. El coste de la obra será de 1,1 millones de euros. <br />