Saltar al contingut Saltar a la navegació Informació de contacte

La línea 4 del servicio de autobús urbano circulará por la zona peatonal Los tres vehículos que hacen este recorrido dispondrán de una señalización sonora y circularán a poca velocidad. https://www.rubi.cat/@@site-logo/ajuntament-de-rubi.svg

La línea 4 del servicio de autobús urbano circulará por la zona peatonal

Los tres vehículos que hacen este recorrido dispondrán de una señalización sonora y circularán a poca velocidad.
La línea 4 del servicio de autobús circulará por la zona de peatones a partir del próximo 15 de septiembre, coincidiendo con el inicio del curso escolar. Esta es una de las medidas que ha puesto marcha el equipo de gobierno (formado por los grupos municipales PSC–ERC) después de que el 7 de septiembre finalizara la prueba piloto.

El portavoz del grupo municipal del PSC, Jordi Peiró, ha explicado en rueda de prensa que con esta medida se pretende mejorar el servicio de transporte urbano y a la vez reducir al máximo el descenso de usuarios registrado durante la prueba piloto puesta en marcha desde el pasado 1 de julio. Se calcula que se trata de un descenso de unos 1300 pasajeros al día, especialmente con respecto a la línea 4, y retrasos de 20-30 minutos que se han ido resolviendo durante el mes de agosto.

La portavoz del grupo municipal de ERC del gobierno local, Arés Tubau, ha definido el cierre como “un paso adelante histórico en la transformación de calidad de la ciudad” y ha añadido que “no sólo favorece a comerciantes, también a todos los vecinos de la ciudad que pasean por la zona”. Tubau ha explicado que durante los dos meses de la prueba piloto “hemos escuchado mucho a la gente, sobre todo a pie de calle en diferentes horarios, nos hemos reunido con colectivos, entidades y gente a nivel particular para solucionar rápidamente los problemas que han ido surgiendo”.

Por otra parte, el regidor de Seguridad, Espacio Público y Movilidad, Francisco Rodríguez, ha adelantado que los tres vehículos que conforman la línea 4 dispondrán en breve de un dispositivo sonoro para advertir a los peatones sobre su paso y reducirán su velocidad hasta lograr los 8 o 10 km/h. El regidor ha explicado que este descenso de velocidad “no retrasará el horario del servicio porque antes había más problemas con la zona peatonal”. Además, durante las horas punta esta línea dispondrá de un vehículo grande y para el resto del día habrá dos más pequeños.

Rodríguez también ha explicado que las acreditaciones que antes se entregaban en la OAC se pueden solicitar a partir de ahora en el área de Servicios Urbanos y Seguridad (ctra. de Terrassa, 116-118), y que el equipo de gobierno está estudiando en estos momentos las medidas necesarias para mejorar la movilidad de los vecinos de la zona de peatones y que no disponen de vado.

Otra de las medidas consiste en la apertura de la calle Llobateres en horario de carga y descarga, es decir, los días laborables hasta las 10.30 h de la mañana a partir del inicio del curso escolar, con el objetivo de facilitar el acceso de los vehículos hasta los seis centros educativos afectados por el radio de la zona de peatones.

Según Jordi Peiró, “el equipo de gobierno hace una valoración muy positiva de estos dos meses de prueba piloto de carácter definitivo” y ha añadido que “aunque ha habido reacciones contrarias al cierre, tenemos un consenso político y estamos satisfechos porque la mayoría de gente también la valora de forma satisfactoria”. En este sentido, se ha referido a las 1.224 firmas contrarias al cierre recibidas recientemente en el Ayuntamiento. El regidor ha explicado que en estos momentos se está estudiando la tipología de firmantes para establecer la manera de darles respuesta por parte del equipo de gobierno.

Peiró ha señalado que durante la prueba piloto también se ha logrado el objetivo de que la gente “se acostumbre a pasar por otros lugares a parte del centro”. También ha destacado que en estos momentos se abre una nueva etapa: por una parte, con la colocación del dispositivo de limitación de acceso a la zona de peatones mediante pilonas y, por la otra, la rotación de aparcamiento “porque los vecinos de las urbanizaciones y de otros barrios de la ciudad tengan más fácil aparcar en el centro”.

Con respecto a la señalización vertical, ya están colocadas todas las señales, pero se quiere reforzar la señalización direccional hacia el mercado y en las escuelas de la zona. La policía local también incrementará su presencia en estas zonas, especialmente en las más próximas a los centros educativos. También se han pedido las pilonas automáticas que se deberán instalar en los puntos principales de la zona, aunque se empezarán a poner de aquí a un mes y medio aproximadamente.

Con respecto al aparcamiento, el regidor Jordi Peiró ha explicado que en unos quince días se iniciará la elaboración de un trabajo de campo para definir la tipología de usuarios de los aparcamientos de la ciudad, especialmente de los situados en el Escardívol y en el edificio Rubí+D. 'Cuando tengamos una diagnosis el equipo de gobierno estudiará las medidas adecuadas para aportar la mayor rotación posible y facilitar el estacionamiento de vehículos al máximo”, ha adelantado todo y añadir que estas medidas se darán a conocer una vez se tengan los resultados del estudio.