Saltar al contingut Saltar a la navegació Informació de contacte

La caída de árboles obliga a cerrar el parque de la plaza Figueres para garantizar la seguridad Los servicios de emergencias registraron incidentes provocados por la tormenta en nueve calles de la ciudad. https://www.rubi.cat/@@site-logo/ajuntament-de-rubi.svg

La caída de árboles obliga a cerrar el parque de la plaza Figueres para garantizar la seguridad

Los servicios de emergencias registraron incidentes provocados por la tormenta en nueve calles de la ciudad.
Las lluvias y el viento de los últimos días han sido la causa de la caída de árboles en diversos puntos de la ciudad. Concretamente, la Policía Local registró incidentes durante la mañana del martes en nueve calles. Uno de estos incidentes obligó a cerrar el parque de la plaza Figueres después de que un árbol cayera sobre un banco.

En cuanto a las ramas que se desprendieron en la calle, los Bomberos de la Generalitat realizaron una primera intervención. En todo caso, los servicios municipales se ocuparon de retirar aquellas que podían obstaculizar la vía o bien que constituían un riesgo.

Al menos en ocho casos, se tuvieron que tomar estas medidas de seguridad, después de que se comprobara que había árboles caídos en la calle Víctor Catalán, en la carretera de Sabadell, a la altura del número 18, en el cruce de las calles Penedés y Cerdanya y de la calle Monturiol con Abat Escarré; frente al número 93 de la avenida de La Llana, en la calle del Arte número 8; en la calle Avellaners i en la carretera Sant Cugat en la rotonda de la Inercia.

En el caso de la plaza Figueres, dados los efectos del incidente en el mobiliario del parque infantil, se encontró adecuado cerrar temporalmente el recinto, a la espera de evaluar los daños y de reparar los desperfectos.

Incendio en una casa abandonada

Por otra parte, el martes por la tarde se registró un incendio en una casa abandonada situada en el número 55 de la carretera de Sabadell. Los Bomberos de la Generalitat tuvieron que intervenir para extinguir el fuego que se había declarado en el interior del inmueble. La Policía Local también hizo gestiones para garantizar la seguridad en el lugar, ya que aunque se trata de una vivienda abandonada, hay indicios de que se ha producido una ocupación irregular del inmueble.

En todo caso, parece que la casa estaba vacía cuando se produjo el fuego, por lo que nadie sufrió heridas y el incendio sólo provocó daños materiales en el edificio siniestrado