Saltar al contingut Saltar a la navegació Informació de contacte

La alcaldesa, en la concentración de personas con movilidad reducida organizada por los alumnos del IES La Serreta Desde hace 10 años, el Ayuntamiento está adaptando la ciudad a la normativa de accesibilidad y supresión de barreras arquitectónicas. https://www.rubi.cat/@@site-logo/ajuntament-de-rubi.svg

La alcaldesa, en la concentración de personas con movilidad reducida organizada por los alumnos del IES La Serreta

Desde hace 10 años, el Ayuntamiento está adaptando la ciudad a la normativa de accesibilidad y supresión de barreras arquitectónicas.
La alcaldesa de Rubí, Carme García, ha asistido a la concentración de personas con movilidad reducida que hicieron los alumnos del Ciclo Formativo de Grado Superior de Integración Social del IES La Serreta, en las calles adyacentes a este centro de Educación Secundaria de la ciudad.

Con el nombre de Con-cierto sentido, la iniciativa ha agrupado a más de 200 personas que han participado en las diferentes actividades que habían organizado los alumnos del centro, como una representación teatral, una chocolatada y la actuación del grupo local Wiracocha, en las instalaciones del centro escolar.

La accesibilidad en la ciudad
Desde el año 2000, en que el Ayuntamiento de Rubí encargó un informe sobre la accesibilidad en nuestro municipio, elaborado por el Consorcio de Recursos para la Integración de la Diversidad (CRID) de la Diputación de Barcelona, para dar cumplimiento al marco normativo de la Ley 20/1991, de 25 de noviembre, de promoción de la accesibilidad y de supresión de barreras arquitectónicas, todas las acciones en materia urbanística del consistorio han incorporado de manera gradual la aplicación de esta ley, que afecta a todo el municipio, y que se aplica a locales de pública concurrencia (como comercios, establecimientos de ocio y restauración, etc.), en la vía pública, los edificios municipales y en el transporte urbano de la ciudad. Esta ley establece que las vías públicas, parques y otros espacios de uso público, así como las instalaciones de servicios y mobiliario urbano, deben ser adaptados de forma gradual a las normas de accesibilidad por los entes locales.

Así, una de las primeras modificaciones que el Ayuntamiento llevó a cabo, a raíz del estudio de la Diputación que hacía un análisis de la accesibilidad en todos los edificios municipales, fue el traslado de aquellos servicios municipales dirigidos al ciudadano que estaban ubicados en edificios catalogados con importantes dificultades arquitectónicas en cuanto a su rehabilitación, como el del Ayuntamiento de Rubí, a otros edificios que cumplieran la normativa, como la Oficina de Atención al Ciudadano del centro . Ahora, todas las nuevas edificaciones municipales, como la nueva Biblioteca, el edificio de atención ciudadana de Narcís Menard donde próximamente se trasladarán diversos servicios municipales, o el edificio de Servicios Personales de la calle Prim, han aplicado la normativa de accesibilidad.

En cuanto a las vías públicas, los nuevos sectores que se construyen en la ciudad (como el sector A-4 o el sector Z de Ca n'Oriol), incorporan las prescripciones en materia urbanística que la ley establece para las nuevas construcciones, como la anchura de las aceras de 1,2 m. (aunque la normativa establece esta medida en 90 cm.), desnivel en los pasos de peatones y la incorporación de texturas para facilitar el paso del invidentes en estos pasos.

En las calles y plazas del casco antiguo de la ciudad, que por su configuración urbanística no había contemplado estas acciones, el Ayuntamiento está aplicando las modificaciones necesarias para hacer efectiva esta adaptación, con acciones como los planes de aceras que se aplican en la ciudad, en los que se amplían las aceras adaptando las anchuras de calzada y la configuración de sentidos de circulación del vial, para obtener anchos de acera de mínimo 1,20 m. El Ayuntamiento pondrá en marcha un nuevo plan de aceras en las próximas semanas que deben mejorar la accesibilidad en cerca de 20 calles del centro de la ciudad.

En cuanto al transporte urbano, la flota se renovó completamente en 2008, los 15 autobuses con que cuenta la empresa Rubí Bus están adaptados según marca la ley, al tiempo que se van sustituyendo marquesinas y paradas para adaptarlas.

Además, los Servicios Sociales del Ayuntamiento de Rubí ofrecen un servicio de transporte adaptado para que personas con disminución puedan asistir diariamente a sus respectivos centros ocupacionales o centros de día situados en poblaciones cercanas a Rubí, así como un taxi adaptado para el transporte de estos usuarios/as a otros lugares para quienes el Ayuntamiento ofrece un bono taxi, con una bonificación económica de hasta 15 € por viaje y un límite de 4 viajes bonificados al mes por persona.

Otras acciones que el consistorio ha puesto en marcha son la exigencia del cumplimiento de la ley de accesibilidad para la concesión de las licencias de actividades en cualquier demanda de apertura de establecimiento públicos (comercios, restaurantes, etc. ) que se recibe en el Ayuntamiento, la negociación con las empresas de suministros (agua, luces, etc.) para que cuando tengan que realizar cualquier obra pública se adecuen las aceras a la normativa, o el establecimiento de la protección pertinente de los elementos que se instalan en la vía pública (andamios y contenedores) para conceder los permisos de ocupación.