Saltar al contingut Saltar a la navegació Informació de contacte

La alcaldesa destaca el consenso en la firma del Plan de medidas de acompañamiento de la crisis Las acciones, con unos recursos de cinco millones de euros, quieren ayudar a las personas con dificultades económicas causadas por la crisis. https://www.rubi.cat/@@site-logo/ajuntament-de-rubi.svg

La alcaldesa destaca el consenso en la firma del Plan de medidas de acompañamiento de la crisis

Las acciones, con unos recursos de cinco millones de euros, quieren ayudar a las personas con dificultades económicas causadas por la crisis.
Para la alcaldesa, el pacto firmado 'es un hito importante ya que se trata de un acuerdo global que se ha trabajado de manera conjunta para conseguir el consenso de todos los sectores implicados'. El Plan de medidas de acompañamiento de la crisis, firmado con los portavoces de los grupos municipales y los representantes de la patronal CECOT y Cambra de Terrassa, la Federación de Comerciantes de Rubí y los sindicatos UGT y CCOO, incluye una cincuentena de acciones estructuradas a partir de 12 objetivos prioritarios que se enmarcan dentro de 3 ámbitos de actuación. Para llevarlas a cabo, el Ayuntamiento destinará 5 millones de euros.

La alcaldesa, que ha resumido las motivaciones y las acciones incluidas dentro del Plan, ha informado de que se trata de una iniciativa de carácter excepcional para garantizar la cohesión social y el desarrollo económico de la ciudad, ante 'la situación económica generada por el aumento del desempleo y de los expedientes de regulación en la ciudad, que ha generado un cambio de perfil de los ciudadanos' que acuden a los servicios de ocupación y a los servicios sociales del Ayuntamiento. Además, ha asegurado que el acuerdo firmado, algunas de las acciones del cual ya se están desarrollando, implica 'una manera diferente de trabajar tanto por lo que respecta a la adjudicación de las inversiones municipales como a la contratación de personas desempleadas, desde diferentes perspectivas con las aportaciones de las fuerzas políticas y el consenso de los agentes económicos y sociales'.

El resto de los firmantes del Plan han valorado de forma muy positiva esta apuesta del Ayuntamiento de Rubí que supone un 'esfuerzo importante a nivel económico de una administración local que es quien tiene que dar respuesta al ciudadano', en palabras del dirigente de UGT, José M. Jiménez, y que ayudará en la ciudad a “poder salir de la crisis con un modelo económico diferente', según el sindicalista de CCOO, Pedro Sánchez. Es un Plan que para el representante de CECOT Rubí, Lluís Ridao, supone 'una actuación firme con medidas claras y concretas para ayudar a la ciudadanía' desde un punto de vista próximo al ciudadano, 'en un momento en qué parece que las administraciones viven en otras esferas, el de hoy es un acto de tocar de pies en el suelo', ha puntualizado el representado de la Cámara de Comercio de Terrassa, David Chaler.

Tres ámbitos de actuación básicos

El Plano de medidas de acompañamiento a la crisis basa sus actuaciones en tres ejes principales: gobierno y administración, fomento de la ocupación y dinamización de la actividad económica y cohesión social, para cada uno de los cuales se han desarrollado diversas acciones, unos ejes de actuación que venden determinados por los ámbitos en los que puede actuar el Ayuntamiento (la fiscalidad y la mejora de la eficacia en la gestión, el fomento de la ocupación y la dinamización de la actividad económica y acciones para fomentar la cohesión social).

Con respecto al primer eje, las acciones que se plantean se concretan en la reducción de la carga fiscal para los más necesitados, en la mejora de la gestión de los pagos para ayudar a la financiación a corto plazo de las empresas y en la aplicación del plan de austeridad, firmado a finales del año pasado, para dedicar este ahorro a financiar una parte de las medidas anticrisis. Algunas de las acciones del eje de gobierno y administración se plasmarán en bonificaciones de algunos impuestos, facilitar el pago de impuestos con fraccionamientos, redistribución de la plantilla para aprovechar mejor los recursos, revisión de los contratos de servicios o la aplicación de medidas de ahorro energético, entre otros.

Potenciar la contratación con criterios sociales

La ocupación y dinamización de la actividad económica ha agrupado sus medidas en función del colectivo al cual dirige sus acciones. Así, el plan prevé medidas para la mejora y el fomento de la ocupación de personas desempleadas, para impulsar la creación de nuevas empresas y el trabajo autónomo, de soporte al comercio y de mejora de la competitividad del tejido industrial. En el primero de los casos, las acciones se dirigen a la contratación de personas desempleadas para desarrollar proyectos para la ciudad y de interés social para la ciudadanía, ejecutar parte de las inversiones de 2009 en las que puedan participar pequeñas y medianas empresas de la ciudad y mejorar las competencias de los trabajadores y la oferta formativa.

Estos proyectos de interés para la ciudad y la ciudadanía están relacionados con el ámbito del mantenimiento urbano, es decir, proyectos de construcción de aceras, mejora de la accesibilidad, adecuación de zonas estratégicas, limpieza de franjas perimetrales y torrenteras, adecuación de plazas públicas y mejora de la señalización horizontal, entre otros. La contratación de los parados para la realización de estos proyectos se gestionará a través del Instituto de Promoción Económica (IMPES) y tendrá en cuenta criterios sociales, ya que el objetivo es actuar sobre el nuevo perfil de usuarios generado por la crisis económica, personas con problemas económicos pero no de tipo social.

Otras acciones para ayudar a las personas

Las medidas para la creación de nuevas empresas contemplan la puesta en marcha de un plan de impulso para el autoempleo y para autónomos, con sesiones de formación y asesoramiento, la simplificación de trámites vinculados a la actividad económica y la posibilidad de acceder a bonificaciones de tasas e impuestos locales durante el primer año; mientras que las del comercio y el tejido industrial se dirigen a la posibilidad de pedir subvenciones para la gestión del establecimiento, la incentivación del comercio rubinense y del sector de la restauración entre la ciudadanía o la organización de la noche del comercio y la empresa con promoción económica para reducir costes.

Las acciones previstas en el apartado que se refiere a la cohesión social permitirán que las personas con una situación económica precaria puedan acceder de forma más rápida a ayudas específicas con la agilización de los trámites administrativos, que supondrá la creación de los cinco equipos básicos de atención primaria y la contratación de uno/a informador/a para reducir las listas de espera en Servicios Sociales. Además, se incrementarán las partidas económicas para ayudas de comedor escolar y para cubrir necesidades sociales básicas de familias en situación de precariedad, y se incrementarán las ayudas y la colaboración con entidades como Cruz Roja, Caritas y las Fundaciones La Caixa i Clariana para dotar de más recursos a las diferentes acciones sociales dirigidas a aquellas personas que más las necesitan.