Saltar al contingut Saltar a la navegació Informació de contacte

El Ayuntamiento pide a TMA Grupo Sánchez medidas correctoras para acabar con los malos olores en Can Carreras El consistorio da de plazo hasta mediados de junio para que la empresa lleve a cabo las acciones correctoras o paralizará la actividad de la planta donde se realiza el ensacado del compuesto. https://www.rubi.cat/@@site-logo/ajuntament-de-rubi.svg

El Ayuntamiento pide a TMA Grupo Sánchez medidas correctoras para acabar con los malos olores en Can Carreras

El consistorio da de plazo hasta mediados de junio para que la empresa lleve a cabo las acciones correctoras o paralizará la actividad de la planta donde se realiza el ensacado del compuesto.
El Ayuntamiento de Rubí ha requerido a la empresa Tecnología Medio Ambiente Grupo F. Sánchez SL, que ejerce la actividad de planta de ensacado de compost en Can Carreras, que tome las medidas correctoras pertinentes para evitar la generación de malos olores provenientes de la actividad y su propagación.
El consistorio ha concedido un plazo de un mes para que la empresa adopte las medidas necesarias y las detalle a la administración local, aportando una certificación llevada a cabo por una entidad ambiental de control acreditada por parte de la Generalitat de Cataluña que verifique la aplicación de estas medidas.

Mientras no se adopten estas medidas correctoras y se compruebe su eficacia, el Ayuntamiento ha ordenado que se suspendan las actividades que se desarrollan en la planta de ensacado y que pueden generar malos olores.
La alcaldesa, Carme García, explicó en rueda de prensa que 'nuestra preocupación siempre ha sido la misma. Con el objetivo final de cerrar el vertedero, porque se encuentra en un lugar protegido y cercano a casas y centros escolares, que no se vierta nada más que escombros que es lo que interpretamos que permitía la licencia que se les concedió a finales de la década de los 90'.

Los vecinos de las zonas residenciales cercanas a la planta hace tiempo que se quejan de las molestias que sufren como consecuencia de los malos olores que se intensificaron a partir del verano pasado. Fue entonces cuando el Ayuntamiento hizo varias quejas telefónicas a la Generalitat sin obtener una respuesta efectiva, lo que provocó hasta un total de 5 requerimientos posteriores por escrito entre los meses de julio y septiembre a la agencia de residuos de Cataluña y a la dirección de calidad ambiental, reclamando una respuesta.
Durante la primera quincena de octubre, el concejal de Planificación, Ecología Urbana y Seguridad, Manuel Velasco se encontró con representantes de estos dos organismos para exponer la problemática. Fruto de este encuentro se programaron una serie de controles seguidos durante los meses de enero y febrero para ratificar los olores e intentar averiguar el origen.
Actualmente en Can Carreras la empresa Grupo FSM Vertispania SL ejerce dos actividades: el ensacado de compost y la actividad de depósito controlado de residuos inertes.

Los controles realizados a principios de año se hicieron bajo la dirección de los servicios técnicos de la sección de control de emisiones de la Dirección General de Calidad Ambiental de la Generalidad de Cataluña, inspectores municipales, agentes de la Policía Local y agentes rurales. Consistieron en diferentes medidas olfativas en puntos y momentos concretos en el entorno del paraje de Can Carreras. El objetivo era parametrizar el alcance de las molestias causadas por los olores.

El informe resultante, que fue entregado al Ayuntamiento a mediados de abril, ratificaba la presencia de malos olores y que el origen era Can Carreras sin precisar si provenían del vertedero o de la planta de ensacado de compost.
Dado que esta última actividad tiene licencia municipal, el Ayuntamiento envió el pasado 14 de mayo un requerimiento a la empresa para que, en el plazo de un mes implante las medidas correctoras necesarias para evitar esos malos olores y su propagación. Paralelamente, la Dirección General de Calidad Ambiental también ha requerido a la empresa Grupo FSM Vertispania SL, a que haga lo mismo en la actividad de vertedero que controla directamente la Generalidad de Cataluña.
En el requerimiento El Ayuntamiento advertía a TMA Grupo Sánchez que, en caso de incumplir el requerimiento se pediría la paralización de la actividad de la planta de ensacado.

Ayer la última inspección

Como medida de presión, técnicos municipales hicieron ayer una inspección sorpresa para comprobar 'in situ' si la actividad de ensacado del compuesto depositado en Can Carreras apestaba. El resultado fue negativo. El informe técnico apunta que el compuesto que hay en la planta de ensacado es inodoro y que la actividad parece parada desde hace tiempo por lo que, el Ayuntamiento sospecha que los olores provienen de la actividad de depósito controlado . Por eso esta mañana se ha enviado una carta tanto a la Agencia de Residuos como la Dirección Generales de Calidad Ambiental informando de los resultados del control efectuado, apuntando la posibilidad de que el foco de los malos olores sea el vertedero y requiriéndoles para que tomen las medidas adecuadas que eviten los malos olores.

La actividad de depósito controlado en Can Carreras ha sido controvertida desde que se concedió el año 1998. El Ayuntamiento siempre ha mantenido que la licencia ambiental que tiene la empresa para explotar este espacio sólo le permite verter escombros, mientras que el Grupo Sánchez ha defendido que también se pueden verter materiales denominados 'no peligrosos', como la madera o los plásticos. Esta discrepancia de interpretación provocada por el cambio de legislación ambiental ha hecho que empresa y Ayuntamiento se hayan encontrado judicialmente en varias ocasiones sin que el proceso se haya cerrado.
Mientras que el consistorio considera que si Grupo Sánchez quiere verter materiales que no sean sólo escombros tiene que pedir permiso para hacer una nueva actividad a la Generalitat, y por tanto disponer obligatoriamente de un permiso municipales que le dé la compatibilidad urbanística, la empresa ha optado históricamente por pedir que se adecue la actividad que realizan actualmente en la nueva normativa permitiendo que vierta materiales no peligrosos. Para la adecuación de la licencia no es preceptivo un informe de compatibilidad urbanística otorgado por el Ayuntamiento.

Enero, punto de inflexión

La Generalitat de Cataluña en enero concedió la licencia de adecuación ambiental tipo II a Grupo Sánchez, lo que les permite verter materiales no especiales, como respuesta a un requerimiento judicial que le pedía que se pronunciara sobre la demanda de la empresa.
Ante ello, el Ayuntamiento mantiene su negativa a esta actividad y, en el mes de marzo, abrió dos vías de oposición.
La primera vía es la judicial. el Ayuntamiento pide que no se acepte la concesión hecha por la Generalitat. Los argumentos son los mismos que históricamente ha esgrimido el consistorio: por un lado, que la empresa está haciendo una actividad nueva, y, por tanto no procede conceder una adecuación ambiental sino una nueva licencia para actividad nueva y, por otro lado , porque como actividad nueva sería necesario un informe municipal vinculante de compatibilidad urbanística y el Ayuntamiento informaría desfavorablemente por la proximidad de viviendas y centros educativos.

La segunda vía es la administrativa dirigida a la Generalitat con la misma argumentación anterior. En caso de que el gobierno autonómico desestime el requerimiento del consistorio la alcaldesa ha informado que, 'si es necesario, iniciaremos un nuevo proceso judicial'