Saltar al contingut Saltar a la navegació Informació de contacte

Carme García: 'Nuestro objetivo principal es combatir la crisis y ayudar a las familias que peor lo están pasando' El Ayuntamiento de Rubí destinará cerca de 3 millones de euros a la reactivación económica, la mejora de la cohesión social y el mantenimiento del espacio urbano. https://www.rubi.cat/@@site-logo/ajuntament-de-rubi.svg

Carme García: 'Nuestro objetivo principal es combatir la crisis y ayudar a las familias que peor lo están pasando'

El Ayuntamiento de Rubí destinará cerca de 3 millones de euros a la reactivación económica, la mejora de la cohesión social y el mantenimiento del espacio urbano.
El Ayuntamiento de Rubí destinará este 2013 la cantidad de 2.930.000 euros en el nuevo paquete de medidas extraordinarias de lucha contra la crisis, 1,8 millones de euros más que el año pasado. En aquella ocasión, las medidas excepcionales anticrisis estuvieron dotadas con 1.100.000 euros con un triple objetivo: reactivar la economía de la ciudad, mejorar la cohesión social y mantener la calidad del espacio público. Aquel paquete de acciones excepcionales fue fruto de los acuerdos a los que el equipo de gobierno (PSC y ERC) llegó con diferentes fuerzas políticas. Este año, se han planteado más de una veintena de acciones enfocadas a complementar las iniciadas en 2012 y con los mismos objetivos.

Este lunes, la alcaldesa de Rubí, Carme García, ha presentado el paquete de medidas extraordinarias de lucha contra la crisis de este año a los medios de comunicación. García ha explicado que estas acciones se han consensuado con todos los grupos políticos de la ciudad, 'una de las cosas que valoramos más en un momento en que la imagen que ofrecen muchos partidos es de lucha entre ellos. En Rubí, en cambio, hemos conseguido trabajar todos para aportar ideas a este plan. Todos los partidos estamos trabajando para ayudar a las familias de la ciudad'.

García ha desgranado las diferentes acciones planteadas en cada uno de los ejes del plan: la reactivación económica, la cohesión social y el mantenimiento del espacio urbano.

Reactivación de la economía
La voluntad del consistorio es incrementar la competitividad de Rubí y de sus empresas con el objetivo de facilitar la reactivación económica de la ciudad. Las medidas propuestas en este sentido están enfocadas a reforzar las acciones que se iniciaron a través del paquete de medidas extraordinarias 2012 y las incluidas en el Plan de Reactivación Económica y Trabajo. El objetivo es ayudar a dinamizar la economía de la ciudad, mejorar la empleabilidad de las personas y generar empleo. 'Dinamizar la economía de la ciudad pasa por apoyar a las empresas para que las que están instaladas en Rubí se queden en la ciudad y, paralelamente, intentar que vengan otras al municipio', ha asegurado la alcaldesa.

Este primer eje de actuación se divide en dos líneas: las actuaciones destinadas al apoyo del empleo y el emprendimiento y las medidas para reactivar el tejido productivo de la ciudad.

En cuanto a las actuaciones destinadas al apoyo del empleo y el emprendimiento, se han previsto un total de 9 acciones, entre las que destaca un proyecto de apoyo a la creación de empleo que prevé subvenciones directas para la contratación de personas rubinenses desempleadas de larga duración y que no reciben ninguna prestación. Según García, 'necesitamos que la gente trabaje. Esto es lo que nos hará salir de la crisis. La condición es que esas personas que se contraten sean trabajadores desempleados de Rubí'. También se plantea un programa de formación y orientación para personas en paro, ayudas directas para iniciar proyectos de emprendimiento que se ubiquen en la ciudad y un programa de becas de prácticas de formación para estudiantes universitarios y de Formación Profesional mayores de 18 años empadronados en Rubí, entre otros. Para esta línea de acciones se han previsto un total de 1.150.000 euros.

La otra línea de este eje destinará unos 580.000 euros a impulsar medidas para reactivar el tejido productivo de la ciudad. Concretamente, se han planteado un total de 13 acciones dirigidas a impulsar medidas para atraer a empresas a la ciudad; continuar el Plan de choque de polígonos con acciones de mejora como las desarrolladas durante el año pasado; nuevas propuestas de apoyo a los comercios de la ciudad; acciones para mejorar la eficiencia energética en las dependencias municipales y medidas para mejorar la competitividad empresarial con programas de internacionalización. La alcaldesa ha recordado que 'el año pasado ya apoyamos a 15 empresas que quisieron dar el paso hacia la internacionalización. Nuestra atención se centra especialmente en las pequeñas y medianas empresas, que son las que tienen más dificultades a la hora de iniciar un proceso de este tipo'. En este eje también cabe destacar el proyecto 'Smart PAE', que permitirá optimizar los gastos de alumbrado, limpieza, mantenimiento, recogida de residuos, etc. a través de la sensorización de un polígono industrial. 'Nuestro objetivo es extender la eficiencia y la eficacia energética a las industrias para que sean más competitivas. Somos pioneros en este campo y actualmente ya somos un referente'.

Cohesión social
Otra de las prioridades del equipo de gobierno es mantener la cohesión social, y más teniendo en cuenta que la ciudadanía de Rubí está sufriendo las consecuencias de la crisis económica. El tiempo que hace que dura esta situación hace que los riesgos de precarización y de empobrecimiento sean cada vez más elevados. En este sentido, el paquete de medidas extraordinarias incluye acciones para continuar apoyando a las familias que peor lo están pasando.

Las 9 acciones que se proponen tienen un presupuesto de 650.00 euros. Cuatro de ellas irán encaminadas a continuar ofreciendo ayudas y subvenciones extraordinarias a las familias que peor lo están pasando. Esto se traduce en ayudas para el acceso a la vivienda, en reducciones del IBI para algunos colectivos y el mantenimiento de las ayudas en la plusvalía de inmuebles a ciudadanos afectados por desahucio de la vivienda habitual. De hecho, el Ayuntamiento de Rubí es uno de los consistorios catalanes con más ayudas en forma de bonificaciones, subvenciones y exenciones fiscales. También se reforzará el servicio de intermediación de afectados por las hipotecas. En este sentido, se continuará ofreciendo un refuerzo jurídico a través de la contratación directa de uno o dos abogados. Carme García ha recordado: 'Somos uno de los pocos ayuntamientos que hace un año pusimos en marcha una oficina para evitar los desahucios que, por desgracia, tenemos muchos'. Paralelamente, se acondicionará una nave para el Banco de los alimentos y para todas aquellas entidades de la ciudad que están trabajando para que las familias tengan cubiertas las primeras necesidades de alimentación y artículos de higiene. De esta manera los usuarios no tendrán que hacer cola en la calle y se centralizará el esfuerzo de todas las entidades en un solo punto. Según García, 'aparte de sufrir la crisis, el hecho de tener que hacer cola en la calle todavía agrava más la situación de estas personas, que deben pasar por el trance de que todo el mundo los vea recogiendo alimentos'. También se destinará una partida para la rehabilitación de un piso de emergencias para la Cruz Roja. Y se continuará fomentando el trabajo en red con entidades del tercer sector de la ciudad.

Calidad del espacio público

El consistorio tiene claro que, pese al contexto de crisis actual, no se puede permitir que se degrade el espacio público. Su mantenimiento es fundamental, porque el espacio público es el espacio de encuentro, de relación, de manifestación de la pluralidad y de la diversidad, del ocio y del descanso. Las calles, las plazas y los equipamientos son elementos fundamentales que contribuyen a la calidad de vida de los barrios.

En este sentido, el paquete de medidas extraordinarias destinará 550.000 euros a dos acciones centradas, por un lado, a realizar pequeñas mejoras del espacio público en los barrios, que previamente habrán priorizado los vecinos y entidades que participan en las mesas y plenarios del proyecto Compromiso de barrio y, por otro, a reducir el consumo energético en el marco del proyecto Rubí Brilla. 'Últimamente sólo habíamos hecho actuaciones para mantener el espacio urbano con dignidad, pero no con la misma intensidad que antes de la crisis. Ahora llevaremos a cabo aquellas mejoras urbanas cotidianas que nos sugieran los vecinos, en el marco del proceso participativo que tenemos en marcha dentro del proyecto Compromiso de barrio', ha explicado la alcaldesa.

Creación de un Fondo de garantía
Por otra parte, Carme García ha adelantado que se prevé que las cuentas municipales de 2012 se cerrarán en positivo. 'Si desde Madrid no nos dicen lo contrario, este superávit lo podríamos utilizar para crear un Fondo de garantía con el objetivo de mantener diferentes servicios'. Tal como ha explicado la alcaldesa, 'nos preocupan mucho los recortes en el ámbito de la Educación. Este fondo nos permitiría poder seguir ofreciendo servicios como la Escuela de Arte y Diseño, la Escuela de Música o las guarderías municipales'. La alcaldesa, sin embargo, no ha especificado qué importe se podría destinar a la creación de este fondo.

García ha apostado decididamente por el mundo local: 'La administración local es la garantía para ofrecer servicios básicos, es la más próxima a los ciudadanos y el lugar donde vienen a pedir ayuda. Somos los primeros que detenemos el golpe'. En este sentido, la alcaldesa ha hecho un llamamiento al gobierno del Partido Popular en Madrid para que deje de limitar las competencias de los ayuntamientos: 'Debemos apostar por la administración de proximidad y no hacerla lejana a los ciudadanos'.

La alcaldesa también se ha referido a las declaraciones del consejero de Salud, Boi Ruiz, sobre el futuro incierto del Hospital comarcal Vicente Ferrer. García ha lamentado que el consejero no haya comunicado oficialmente al Ayuntamiento las novedades en relación a la futura construcción de este hospital. 'Nos preocupa que no construyan el hospital, pero es igual de preocupante que haya especialidades básicas que ya no ofrezcan los CAPs de Rubí y que obligan a los pacientes rubinenses a desplazarse al Hospital de Terrassa o a la Mutua'. La alcaldesa ha explicado que 'una ciudad de 75.000 habitantes como Rubí no debería depender de otras ciudades como Terrassa a nivel sanitario'.