Saltar al contingut Saltar a la navegació Informació de contacte

Una decena de escuelas e institutos de la ciudad se suman al proyecto de recogida de aceite de cocina usado "Rubiclak" Durante la Semana Europea de la Prevención de Residuos, el Ayuntamiento reparte 6.500 "clakis" para fomentar el reciclaje de este residuo entre el alumnado y sus familias https://www.rubi.cat/es/actualidad/noticias/una-decena-de-escuelas-e-institutos-de-la-ciudad-se-suman-al-proyecto-de-recogida-de-aceite-de-cocina-usado-rubiclak/@@images/image/preview

Una decena de escuelas e institutos de la ciudad se suman al proyecto de recogida de aceite de cocina usado "Rubiclak"

Durante la Semana Europea de la Prevención de Residuos, el Ayuntamiento reparte 6.500 "clakis" para fomentar el reciclaje de este residuo entre el alumnado y sus familias
"Rubiclak" busca que la ciudadanía recicle el aceite de cocina y no lo tire al desagüe (foto: Ayuntamiento de Rubí - Localpres).
"Rubiclak" busca que la ciudadanía recicle el aceite de cocina y no lo tire al desagüe (foto: Ayuntamiento de Rubí - Localpres)

El Ayuntamiento de Rubí distribuye estos días cerca de 6.500 recipientes clakis a las once escuelas e institutos de la ciudad que recientemente se han sumado al proyecto Rubiclak. El objetivo de esta iniciativa es incentivar que el alumnado y sus familias recojan de forma separada el aceite de cocina usado. Esta es una de las acciones incluidas en la Semana Europea de la Prevención de Residuos, que ha arrancado este fin de semana y que se alargará hasta el 29 de noviembre.

El aceite es un residuo muy común en casa y muy peligroso si no se gestiona como es debido. Cada litro de aceite puede llegar a contaminar 10.000 litros de agua. Por eso es importante no tirarlo al fregadero, una acción que se hace en muchos hogares y que hay que evitar.

Los clakis son unos recipientes que permiten guardar el aceite en casa para, posteriormente, llevarlo a reciclar y que se pueda transformar en biodiesel. Esta recogida se hace a través del proyecto Rubiclak, una iniciativa que, por un lado, evita la contaminación de las aguas ─con el beneficio medioambiental que ello conlleva─ y, por otro, genera puestos de trabajo para personas con diversidad intelectual residentes en Rubí. El proyecto Rubiclak lo impulsaron las madres y padres del AMPA del Centro de Educación Especial de Ca n'Oriol y actualmente está gestionado por la entidad APDIR.

Hasta ahora, un total de 13 centros educativos de la ciudad tenían instaurado el proyecto Rubiclak. Ahora, once escuelas concertadas e institutos públicos se suman a la iniciativa, convirtiéndose en nuevos puntos de recogida, llegando a un total de 24 centros participantes. Aparte de los clakis, el Consistorio también entregará cofres para almacenar estos recipientes en el centro educativo hasta su recogida.

 

¿Cómo funciona el proyecto Rubiclak?

La idea es que las familias depositen el aceite de cocina que ya no se puede aprovechar en el claki y, una vez lleno, lo lleven al punto de recogida más cercano (a la escuela, en cualquiera de las deixalleries de la ciudad, a las entidades colaboradoras, asociaciones de vecinos o dependencias municipales). Cuando entreguen el claki lleno, les proporcionarán uno vacío y limpio.

El personal del proyecto Rubiclak lo recogerá y se encargará de que se someta al tratamiento necesario para que se recicle convirtiéndose en biodiesel, un combustible que proviene de un recurso renovable y es menos contaminante que los combustibles fósiles.

De este modo, entre todos y tdoas contribuimos a mantener el agua limpia y cuidar el medio ambiente, en clara sintonía con la declaración de emergencia climática hecha por el <consistorio.